¡¡¡Buenos días familia!!! Esta mañana nada más abrir un ojo he tenido la necesidad de dar GRACIAS a la vida por tantas cosas bonitas que me da, por darme la posibilidad de  disfrutar de tantas experiencias… Y es que todavía sigo en una especie de nube, la semana pasada viví momentos únicos, especiales, que jamás olvidaré. Ya está mi libro en la calle, me acuerdo que cuando era pequeña me pasaba horas escribiendo cuentos y pensaba por aquel entonces que escribiría algún día un libro.  Y ese día ya llegó. Como llegó volver a subirme a una pasarela, bueno, “La pasarela”, porque para mí desfilar en “Cibeles”, lo que es ahora la Mercedes-Benz Fashion Week era lo más. Y así fue, el sábado como ya os comenté la semana pasada cerré el desfile de mi amigo Hannibal Laguna. Y vosotros vais a ser los primeros en saber cómo fue todo aquello, así que allá vamos:

La semana antes fui a su Atelier para probarme el vestido que iba a cerrar  el desfile. Me probé cuatro opciones y al final nos decantamos por este largo y la elección no me pudo gustar más.

El sábado me recogieron en mi casa sobre 14:30. Si algo teníamos claro Hannibal y yo es que queríamos un maquillaje que resaltase mis ojos, darle fuerza a la mirada para contrastar así el rollo dulce que tenía el vestido. Y el pelo teníamos que apartarlo un poco de un lado para  que las flores que llevaba en un lateral se luciesen. ¿Sabéis quien me maquilló y peinó? Sí, mi Rebe que estaba allí cubriendo los desfiles de toda la semana.

A las 17 h comenzó el desfilé, estaba lleno de gente y de fotógrafos, había mucho lío en el backstage y de repente la música empezó a sonar, las mariposas en mi estómago empezaron a revolotear, la adrenalina hizo acto de presencia y cuando llegó el momento de salir lo hice pisando fuerte, con ganas de disfrutar de ese momento, con la mirada atenta de mis padres, mi hermana y de mi chico que estaban allí para disfrutar conmigo. Aunque si os soy sincera con tanto foco era incapaz de ver el final de la pasarela. Pose, ruido de los flashes, y de vuelta otra vez para recoger a Hannibal y que recibiese un gran aplauso por la colección tan maravillosa que ha sacado…

Y después del desfile estuve atendiendo a la prensa y a la gente que se había acercado a verlo en el Kissing room. Y allí me encontré a mi amiga Eva Isanta, Esmeralda Moya, Mónica Martínez…

Y por la noche nos fuimos a cenar para celebrar tanto acontecimiento a casa de mi amiga Silvia y Cuco. Un finde muy especial.

Desde aquí quiero dar las gracias a Hannibal Laguna por pensar en mi para cerrar su desfile, a su hermana Isabel, y todo su equipo por todo el cariño que me dan siempre.

Y ahora a por el lunes, en un ratito me voy hacer prueba de maquillaje, peluquería y vestuario… En nada arrancamos a grabar nuevos capítulos de LQSA.

¡¡¡Feliz día para todos y no os olvideis de sonreír!!!

img_6953

img_6964

img_6965

img_6981

img_6985

img_6989

img_6990

img_6995

img_6997-2

img_7002

img_7003

img_7008

img_7009

 

PD: Mañana os espero con un vídeo que me habéis pedido muchísimo, jejejejeje

Reflexión del día: Al verdadero amor no se le conoce por lo que exige, sino por lo que ofrece.

Vestido azul: Atos Lombardini

Sandalias: Jimmy Choo