¡¡¡¡Buenos días!!!! y ¡¡¡¡Bienvenido Febrero!!!! Arrancamos la primera semana de un nuevo mes, nuevas expectativas, nuevas ilusiones, nuevos retos, nuevos días para construir la vida que deseamos tener… Sólo hay que enfocarse en lo que queremos. Hay una frase que a mí me gusta mucho: Donde uno se enfoca, se expande. Y es así, ya sabéis que yo creo mucho en la ley de la atracción y esto es básicamente lo que viene a decir: Si nos enfocamos en nuestros miedos es lo que atraeremos, en cambio si pensamos en lo bueno que tenemos o queremos es lo que tendremos.

A lo largo del día nos van surgiendo muchos pensamientos y de ellos depende nuestro futuro. Nuestra mente se pone en modo automático y está constantemente emitiendo pensamientos, da igual que sean malos o buenos… La clave es saber si a lo largo del día emitimos más pensamientos negativos o positivos. Y una manera de saberlo es llevar una libreta e ir apuntando esos pensamientos para saber por dónde nuestra mente se mueve y lo más importante ser consciente de ello. Yo hace mucho tiempo lo hice y me quedé impresionada de cómo mi cabecita me iba torturando día a día. Esto me sirvió para darme cuenta que iba por el camino equivocado y que tenía que coger otro rumbo.

Hay muchos libros que nos hablan del poder del pensamiento positivo, el cómo manejar el negativo, y la mayoría coincide en que la clave está en no juzgar, en dejarlos pasar, en no hacer ninguna valoración. En realidad es como estar sentados y ver pasar un tren… Y esta es una manera también de manejar nosotros nuestra mente y que no nos maneje ella. Es decir, nosotros somos los encargados de meter las marchas que queramos: ahora primera, luego segunda, ahora me apetece más cuarta… Dejando apagado el «piloto automático” que tanto le gusta a nuestra mente…

Y ahora a por el lunes con nuestros mejores pensamientos y nuestra mejor sonrisa… ¡¡¡FELIZ DÍA PARA TODOS Y NO OS OLVIDÉIS DE SONREÍR!!!

Snapseed_4

Snapseed

Snapseed_1

Snapseed_2

Snapseed_3

Reflexión del día: Las emociones deben fluir encauzadas. No se trata de «hacer lo que siento» sino de «elegir qué hacer con lo que siento».

Mi look: TatuSpirit