La boda de Linda y John: ¡colores a montones y emociones a flor de piel!

Decía el escritor suizo Johannes Itten que el color significa vida, porque un mundo sin color se nos presenta como muerto. Por ello, los colores son las ideas primordiales, los hijos de la luz. Con esta frase como base os quiero enseñar una boda diferente, muy colorida y en la que no ha faltado detalle.

La boda de Linda y John estuvo llena de color y donde las máximas fueron la alegría y la diversión. El lugar elegido fue el Restaurante The Farm, en Marbella, un espacio acogedor y lleno de encanto en el que celebraron una boda íntima donde todos, novios e invitados lo pasaron en grande, como reflejan cada una de las siguientes imágenes.

Las imágenes son obra de Ana Sedeño Fotografía y captan cada uno de los momentos tal y como sucedieron, contando una historia, la del gran día. «Usé la luz natural que había en el restaurante e inmortalicé todos los detalles decorativos transmitiendo, a la vez, cada una de las emociones e intentando pasar desapercibida», detalla esta gran fotógrafa.

La papelería de la boda corrió a cargo de los profesionales Egus in Love, que diseñaron cada rincón con un estilo boho y pensando en la diversidad cultural que existe en Marbella. «El objetivo era transmitir cercanía, frescura, color, un estilo desenfadado y relajado, diversidad…». De esta forma, puede decirse que la boda siguió un estilo inspirado en lo que Frida Kahlo representa.

De esta forma realizaron ilustraciones a mano en acuarela y eligieron colores vibrantes de la cultura mexicana y formas geométricas. Cuidaron cada detalle dibujando toda la papelería a mano, en cuanto a los números de mesa se optó por incluir frases que transmitieran cercanía, se incluyeron minutas en todas las mesas y un menú en gran formato impreso en tela.

Uno de los elementos que más color y alegría aportó al shooting fueron las flores. La decoración floral fue realizada por Virginia Florista, que dio luz al lugar y aportó color a los centros de mesa y demás rincones. Y es que, con su mix de claveles, girasoles, solidagos, guirnaldas de rosas y hortensias consiguió que todo brillara al máximo.

No faltaron detalles tan innovadores como el del rincón de belleza de Dámaris Beauty Corner. «Es realmente importante que los novios e invitados luzcan perfectos en uno de los días más importantes de su vida», asegura Dámaris. Ofrece un servicio exclusivo de maquillaje en un elegante tocador de luz con productos de alta cosmética.

Tanto la novia como las invitadas combinaron una vestimenta desenfadada con un maquillaje natural resaltando el color de los labios y peinados trabajados con melenas sueltas con ondas, semi-recogidos o recogidos con trenzas, obra de Sara Delgado Peluquero’s.

Todas lucieron preciosos tocados de Mía Bruns, piezas exclusivas inspiradas en el mar y sus misterios, el complemento perfecto a la explosión de color. Han sido elaborados artesanalmente a partir de materiales naturales como conchas o coral, recogidos a mano por las playas de medio mundo. «La temática marina, los materiales poco usuales y la libertad con la que son usados, el desapego a las tendencias y normas en el proceso de creación, y la historia que cada pieza cuenta son mis principales señas de identidad», explica Itzíar Morales, de Mía Bruns.

Por último, nada hubiera sido posible sin la colaboración de la wedding planner Trinchant & Donna, que realizó un trabajo de diez diseñando y organizando cada detalle de esta boda con tanto encanto inspirada en Frida Kahlo y plasmando su fuerza y el estilo llamativo con la explosión de colores.

Y a ti, ¿qué te ha parecido este editorial?

Fotografía: Ana Sedeño – Lugar de celebración: Restaurante The Farm – Papelería: Egus in Love – Peinado: Sara Delgado Peluqueros – Maquillaje: Dámaris Beauty Corner – Tocados: Mía Bruns – Flores: Virginia Florista – Wedding planner: Trinchant & Donna Wedding Planner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *