9 textos para que tu ceremonia civil sea la más romántica

Hace poco he tenido la suerte de poder “preparar” una ceremonia civil. (digo preparar porque no ha sido a lo que se refiere en sí, sino a escribirla). Esta boda se celebrará dentro de poco tiempo, pero ha sido un proceso muy emocionante. De hecho, si los novios me dejan más adelante puede que la comparta con todos vosotros.

Pues bien, el caso es que escribiendo esa bonita y romántica ceremonia he descubierto que para aquellas que se celebran por lo civil no siempre hay una gran variedad de textos donde elegir, algo que hace que los novios se desesperen un pelín… Por ello, quiero compartir algunos de los textos más bonitos que he leído para ayudar a dar forma a una ceremonia civil, tanto en prosa como en verso.

True Romance

  • Texto 1: Fábula del amor y del tiempo

Había una vez una isla muy bonita de naturaleza indescriptible, en la que vivían todos los sentimientos y valores: el Buen Humor, la Tristeza, la Sabiduría, el Amor, etc. Un día se anunció a los sentimientos que la isla iba a hundirse. Entonces, todos prepararon sus barcos y partieron. Únicamente el Amor se quedó esperando solo, pacientemente, hasta el último momento. Cuando la isla estaba a punto de hundirse, el Amor decidió pedir ayuda.

La Riqueza pasó cerca del Amor en una barca lujosísima y el Amor le dijo: “Riqueza, ¿me puedes llevar contigo?”. “No puedo porque tengo mucho oro y plata dentro de mi barca y no hay lugar para ti. Lo siento, Amor”.

Entonces, el Amor decidió pedirle ayuda al Orgullo, que pasaba en una magnífica barca: “Orgullo te ruego, ¿puedes llevarme contigo?”.  “No puedo llevarte Amor”, respondió el Orgullo. “Aquí todo es perfecto, podrías arruinar mi barca y ¿cómo quedaría mi reputación?”.

Después, el Amor dijo a la Tristeza, que se estaba acercando: “Tristeza te lo pido, déjame ir contigo”. “No Amor”, respondió la Tristeza. “Estoy tan triste que necesito estar sola”.

Luego, el Buen Humor pasó frente al Amor, pero estaba tan contento que no sintió que lo estaban llamando. De repente, una voz dijo: “Ven Amor, te llevo conmigo”. El Amor miró a ver quién le hablaba y vio a un viejo. El Amor se sintió tan contento que se olvidó de preguntar el nombre del anciano.

Cuando llegó a tierra firme, el viejo se fue y el Amor se dio cuenta de cuánto le debía. Entonces, le preguntó al Saber: “Saber, ¿puedes decirme quién era este que me ayudó?”. “Ha sido el Tiempo”, respondió el Saber, con voz serena. “¿El Tiempo?”, se preguntó el Amor. “¿Por qué será que me ha ayudado?”. “Porque solo el Tiempo es capaz de comprender cuán importante es el Amor en la vida”.

Lísola
  • Texto 2: Anónimo

Los poetas casi siempre describen el amor como un sentimiento que escapa a nuestro control, que vence a la lógica y al sentido común. En vuestro caso, fue exactamente así. No esperábais enamoraros el uno del otro y, problablemente, ninguno tendríais previsto enamoraros de esta forma. Pero cuando os conocísteis, ninguno de los dos pudo evitarlo. Os habéis enamorado a pesar de las diferencias y, al hacerlo, habéis creado un sentimiento singular y maravilloso. Es un amor que sólo puede existir una vez, y por eso cada minuto que pasáis juntos queda grabado en vuestras memorias, algo que seguirá sucediendo día a día e instante a instante.

  • Texto 3: Poema XII, de Pablo Neruda

“Para mi corazón basta tu pecho,
para tu libertad bastan mis alas.
Desde mi boca llegará hasta el cielo
lo que estaba dormido sobre tu alma.
Es en ti la ilusión de cada día.
Llegas como el rocío a las corolas.
Socavas el horizonte con tu ausencia.
Eternamente en fuga como la ola.
He dicho que cantabas en el viento
como los pinos y como los mástiles.
Como ellos eres alta y taciturna
y entristeces de pronto como un viaje.
Acogedora como un viejo camino,
te pueblan ecos y voces nostálgicas.
Yo desperté y a veces emigran y huyen
pájaros que dormían en tu alma”.

Carlos Aragón
  • Texto 4: ‎Enamórate de alguien…, anónimo

Enamórate de alguien que te ame, que te espere, que te comprenda aún en la locura, de alguien que te ayude, que te guíe, que sea tu apoyo, tu esperanza, tu todo.

Enamórate de alguien que no te traicione, que sea fiel, que sueñe contigo, que sólo piense en ti, en tu rostro, en tu delicadeza, en tu espíritu y no en tu cuerpo o en tus bienes.

Enamórate de alguien que te espere hasta el final, de alguien que sea lo que tú no elijas, lo que no esperes. Enamórate de alguien que sufra contigo, que ría junto a ti, que seque tus lágrimas, que te abrigue cuando sea necesario, que se alegre con tus alegrías y que te dé fuerzas después de un fracaso.

Enamórate de alguien que vuelva a tí después de las peleas, después del desencuentro, de alguien que camine junto a ti, que sea un buen compañero, que respete tus fantasías, tus ilusiones.

No te enamores del amor. Enamórate de alguien que esté enamorado de ti y enamórate de alguien que de verdad te ame.

  • Texto 5: Película de Love Actually

El amor está en todas partes. No siempre le damos importancia ni aparece en las noticias, pero siempre está ahí. Padres e hijos, madres e hijas, esposos y esposas, novios, novias, viejos amigos. Si lo buscas, tengo la sospecha de que, realmente, el amor está en todas partes y hoy está aquí.

Rock and Weddings
  • Texto 6:  Desde siempre el puente al otro lado, de Richard Bach

Un alma gemela es alguien que tiene cerraduras que encajan en nuestras llaves y, al revés, llaves que encajan en nuestras cerraduras. Cuando nos sentimos lo suficientemente seguros para abrir esas cerraduras, nuestra personalidad sale y nosotros podemos ser completamente honestos con quienes somos, podemos ser amados por quienes somos y no por lo que pretendemos ser. Así, cada uno muestra la mejor parte para el otro. No importa lo que esté mal de nosotros, con esa persona nosotros estamos seguros en nuestro paraíso. Y es que nuestra alma gemela es alguien que comparte nuestros anhelos, nuestro sentido de dirección y vosotros sois almas gemelas.

  • Texto 7: El arte del matrimonio, de Wilferd Arlan Peterson

Las pequeñas cosas son las grandes cosas. Es recordar decir “Te quiero” al menos una vez al día. Es nunca ir a dormir enfadados. Es nunca hablar con el otro solo por ser condescendiente. Es tener un sentido mutuo de valores y objetivos comunes. Es pararse juntos enfrentando al mundo. Es formar un círculo de amor que se alimenta en toda la familia. Es hacer cosas para el otro. Es hablar con palabras de apreciación y demostrar gratitud de maneras consideradas. Es no buscar la perfección en el otro. Es cultivar la flexibilidad, la paciencia, el entendimiento y el sentido del humor. Es tener la capacidad de perdonar y ser perdonados. Es dar al otro un ámbito en el que pueda crecer. Es encontrar espacios para las cosas del espíritu. Es una búsqueda común del bien y la belleza. Es establecer una relación en la cual la independencia sea por igual, la dependencia mutua y las obligaciones recíprocas. Es no solamente casarse con la pareja perfecta. Es ser la pareja perfecta.

Juany Galo
  • Texto 8: Bendición del matrimonio apache

Ahora sentiréis que no llueve, porque cada uno de vosotros será el amparo del otro. Ahora no sentiréis frío, porque cada uno de vosotros será el abrigo del otro. Ahora sois dos personas, pero allí es solamente una vida después. Id ahora a vuestro hogar para comenzar vuestra vida juntos. Y quizás vuestros días sean largos y buenos sobre la Tierra.

Trataros a sí mismos y al otro con respeto y recordaros a menudo qué os ha unido. Dar la mayor prioridad a la ternura, gentileza y bondad que vuestra unión merece. Cuando la frustración, la dificultad y el temor asalten vuestra relación, como aquello que amenaza toda relación tarde o temprano, recordad focalizar qué es lo correcto entre vosotros, no solamente la parte que se ve equivocada. En este camino, podréis cabalgar lejos de las tormentas cuando las nubes oculten la cara del sol en vuestras vidas. Recordad que aún si lo perdéis de vista por un momento, el sol aún sigue allí. Y si cada uno de vosotros se responsabiliza por la calidad de vida juntos, seréis marcados por la abundancia y el gozo.

  • Texto 9: Amar es querer la felicidad del otro, de Martin Gray

El amor jamás es acoso. Es alegría, libertad, fuerza. Y es el amor el que mata la angustia. Allí donde falta el amor, nace el miedo y el aburrimiento. El amor es arrebato, el amor es entusiasmo, el amor es riesgo. No aman y no son amados aquellos que quieren ocultar o esconder sus sentimientos. El amor es generosidad, el amor es entrega, el amor es intercambio. Quien da mucho, recibe mucho a fin de cuentas. Porque nosotros poseemos aquello que damos.

Amar no es dañar al otro, dominarlo, sino acompañarlo en su camino y ayudarlo. Saber aceptar al otro tal como es alegrarse de la felicidad que logre. Amarlo en su totalidad, porque él es lealtad y belleza, defectos y cualidades. He aquí las condiciones del amor. Porque el amor existe en virtud de la indulgencia, del perdón y del respeto al otro.

Pues bien, tras todos ellos (que me parecen a cual más bonito) me gustaría que me comentárais qué os han parecido y si ya os habéis casado, saber qué leísteis vosotros en vuestra boda.

¡Nos vemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *