Beba’s Closet 2018: vestidos de novia cargados de sensualidad y delicadeza

 

Esta colección cápsula de Beba’s Closet, titulada Francesca’s Angel, nace en un momento de búsqueda. Belén Barbero, la diseñadora, toma como punto de partida la obra de Francesca Woodman para reflexionar e indagar sobre su propia esencia, la de sus piezas y la fugacidad de las mismas. La dualidad ausencia/presencia en la obra de la fotógrafa americana se traduce en el binomio ocultar/mostrar tan presente en los diseños de la firma.

Con una mayor carga de sensualidad que en anteriores ocasiones, la colección se compone de siete piezas que reivindican una mirada femenina e íntima que toma conciencia de su cuerpo, busca su yo más íntimo y se debate entre la delicadeza y la fuerza inherentes al universo femenino y al imaginario de la diseñadora.

Belén Barbero siempre ha defendido que el concepto de identidad es central en el universo nupcial, siendo esto lo que otorga un aura especial a sus creaciones.

«La mujer en busca de su vestido de novia debe primero encontrarse a sí misma, para después decidir lo que desea mostrar, sugerir y ocultar, tanto física como emocionalmente. De este modo, a través de tejidos y materiales creamos el vestido que será al fin y al cabo un símbolo de su esencia y de sus sueños», detalla Belén Barbero.

Colección Francesca’s Angel

La diseñadora articula esta colección cápsula en torno a tres elementos básicos. En primer lugar la luz y el brillo, ya que a través de tules flocados con detalles en glitter, bordados en cristal, y detalles dorados en tejidos y aplicaciones, la colección transmite un aire de ensoñación e irrealidad y rodea de un aura íntima cada diseño.

En segundo lugar, las transparencias y yuxtaposiciones, que juegan a mostrar/ocultar y provocan la ilusión de desvanecimiento de la propia figura, transmitiendo una sensualidad delicada que se aleja de lo obvio, para explorar el lado más íntimo del cuerpo de la mujer.

En tercer y último lugar, el cuerpo femenino, ya que las siluetas, en unos casos entalladas abrazan, y en otros, gracias al vuelo de sus faldas acarician el cuerpo de la mujer, provocando una sensación de libertad que busca reivindicar la belleza de los rasgos únicos de cada novia sin encorsetar, fluyendo a través del contacto con la piel y acompañando el movimiento en un baile de luces, transparencias y delicadeza.

Fotos: Días de Vino Y Rosas – Muah: Regina Capdevila – Anillos: Tous – Pendientes: My Collect – Guantes: Varadé – Sofá: Borgia Conti – Sandalias: Just Ene – Modelo: View Management

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *