La boda de Dulceida y Alba Paul Ferrer: un día después

¡Buenas! Hoy empezaré diciendo que a mí lo de ser egoblogger no me gusta. Primer punto aclarado. Pero dado que hoy es domingo por la tarde, que Servando y yo llevamos todo el fin de semana con la mudanza del piso nuevo y que estoy leyendo mucho sobre el tema, me auto-concedo el honor de hablar (y opinar) acerca de la boda de la gran conocida blogger Dulceida, Aída Domenech, y su novia, Alba Paul Ferrer.

1zegarciaoficial-instagram1
Ze García Oficial Instagram

Diré con respecto a lo de la mudanza que me da mucha pena dejar nuestro primer pisichi, lleno de amor y desde el que comencé la aventura del blog de Momentos para el chachachá en Cosmopolitan (carita triste). Es el último domingo que escribiré aquí…

Evitando tristes y nostálgicas historias continuaré hablando de la boda de estas dos guapas. Parto de la base de que no he visto ningún programa de Quiero Ser, a pesar de mi pasión por Telecinco, y no conozco cómo es Dulceida. Bueno, de hecho, hasta hace poco ni la conocía a ella y mucho menos a Alba. Pues bien, dicho lo cual, quiero resaltar el concepto de que cada novia tiene derecho a elegir el vestido que quiera para cualquier momento de su vida y más para el día de su boda.

La gente es muy cruel (será por eso de esconderse detrás de una pantalla, móvil o yo que sé), pero es que he leído comentarios feos con respecto a este tema. Básicamente hacia los estilismos. ¿Qué pasa si una quiere ir en pantalón y la otra con vestido? ¿Qué pasa si la cola es demasiado larga? ¿Qué ocurre si es demasiado escote o mucha transparencia? ¡¡NADA!! Que cada cual elija qué ponerse y que se sienta a gusto con lo que lleve. Eso es lo más importante. La belleza que se siente dentro se refleja también por fuera.

La bloguera además se cambió de vestido, como hacen las grandes celebs. Uno para la ceremonia y otro para el banquete y posterior fiesta. El segundo, a mi gusto menos impresionante que el primero, era también precioso y tenía un gran escote trasero, volantes, encaje y sirvió para que se soltase la melena y luciese un estilo más romántico. Ambos diseñados y confeccionados por la firma catalana Ze García.

2zegarciaoficial-instagram4
Ze García Oficial Instagram

Alba, por su parte, lució un mono blanco con escote marcado en V delantero, a la rodilla, con pantalón de pinzas y a la cintura. Además apostó por una blaizer blanca y unas sandalias de tacón en el mismo tono.

Las dos confiaron en los servicios de estética, maquillaje y peluquería de de New Look Barcelona. Alba con el pelo suelto y ondas deshechas y Aída con un recogido bajo y corona y, posteriormente, ¡melena al viento!

Se casaron con el escenario del mar de fondo en una ceremonia oficiada por el actor y amigo de ambas, Javier Calvo. El toque musical lo puso Carlos Sadness. Dicen los medios especializados en prensa del corazón que mientras Alba llegaba al altar, en primer lugar, acompañada de su padre sonaba la canción I don’t wanna miss a thing, de Aerosmith. Dulceida lo hizo con su padre también y de fondo se escuchaba Let it go, tema archiconocido de la peli de Disney Frozen.

«Ayer cumplí mi mayor sueño, casarme vestida de princesa con la persona con la que quiero compartir el resto de mi vida, con mi bebé, mi amor, la que con solo una sonrisa me hace feliz. Siempre brillas, pero ayer estabas resplandeciente @albapaulfe Gracias a todos los que compartisteis nuestro día con nosotras y lo hicisteis tan bonito, os amamos ❤️ SOY FELIZ ❤️ #dulcewedding #aidayalba», decía Dulceida en sus redes sociales.

Alba, algo más escueta pero igual de romántica, comentaba esto: «Nuestro cuento empieza aquí ❤️❤️❤️❤️ mi mujer, mi princesa, tenerte es felicidad pura ❤️ «.

3ham-productions
Ham Productions

Pensaba que esto no había que decirlo, pero algo que quiero casi gritar tras leer cosas al respecto: ¡vamos a dejarnos de comentarios homófobos y a respetar a las personas, por favor! Que estamos en el siglo XXI y cada uno puede hacer lo que le dé la real gana (y que así siga siendo hasta el resto de los días). Que el amor no se mide por si te casas con alguien del mismo sexo,  que cada cual viva su amor libremente, que dos mujeres o dos hombres se casen es legal y ahí solo importa el amor, ¡que somos personas, joder!

En fin… Para casi acabar con buen sabor de boca diré que en su primer baile como mujer y mujer sonó una de mis canciones preferidas: Comiéndote a besos, de mi paisana Rozalén. Y, apunto que me encanta la idea de que usasen un hagstag para su boda: #dulcewedding. Ya que las redes están tan de moda, ¿por qué no hacerlo en la tuya? Será más fácil localizar todas las fotos que suban amigos y familiares.

Después de toda esta retaíla de cosas y de saber que ambas descansan sanas y salvas en el Hotel W de Barcelona, os dejo con algunas de las instantáneas más bonitas que he encontrado sobre el enlace, la fiesta y todo lo relacionado con el gran día de esta pareja. ¡Vivan las novias!

4new-look-barcelona1
New Look Barcelona
5new-look-barcelona2
New Look Barcelona
6zegarciaoficial-instagram2
Ze García Oficial Instagram
7zegarciaoficial-instagram3
Ze García Oficial Instagram
8dulceida-instagram1
Dulceida Instagram
9dulceida-instagram2
Dulceida Instagram
10albapaulfe-instagram-foto-abel-bueno1
AlbapauFe Instagram. Foto Abel Bueno
11albapaulfe-instagram-foto-abel-bueno2
AlbapauFe Instagram. Foto Abel Bueno

Que seáis felices y comáis muchas perdices Dulceida y Alba, ¡gracias por compartirnos vuestra encantadora boda en las redes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *