Lore + Sandra: amor a la mexicana

Para mi corazón basta tu pecho,  para tu libertad bastan mis alas. Desde mi boca llegará hasta el cielo lo que estaba dormido sobre tu alma. Es en ti la ilusión de cada día. Llegas como el rocío a las corolas. Socavas el horizonte con tu ausencia. Eternamente en fuga como la ola. He dicho que cantabas en el viento como los pinos y como los mástiles.  Como ellos eres alta y taciturna.  Y entristeces de pronto, como un viaje. Acogedora como un viejo camino. Te pueblan ecos y voces nostálgicas.  Yo desperté y a veces emigran y huyen pájaros que dormían en tu alma”, Poema XII de 20 poemas de amor y una canción desesperada, de Pablo Neruda.

Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas

Tras el bonito poema de este escritor os quiero mostrar una boda especial, de esas que dejan huella. ¿Las protagonistas? Lore y Sandra, Sandra y Lore. ¿El lugar elegido? La casona rural de Artiñano Etxea, ubicada en Orozco, un pequeño pueblo cerca de Bilbao.

Cuentan las fotógrafas de Días de Vino y Rosas que ésta es una pareja de la que te enamoras “en lo que se termina un viernes y transcurre un sábado”. Los motivos son sencillos: por su encanto, su dulzura y su forma de hacerte sentir parte de esa familia de amigos con la que iban a celebrar su boda.

Todos los que organizaron este día fueron amigos e invitados. Unos colocaban las flores mientras otros improvisaban la ceremonia en el exterior. Algunos colocaban las cervezas y limonadas a la entrada y otros los detalles de la decoración por la planta baja. Por su parte desde el catering empezaban a preparar el cóctel y banquete, con toques catalanes pero desarrollo principalmente mejicano. De hecho, el tequila fue una clara declaración de intenciones. ¡No te pierdas esta preciosa boda!

Días de Vino y Rosas2
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas3
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas4
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas5
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas6
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas7
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas8
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas9
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas10
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas11
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas12
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas13
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas14
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas15
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas16
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas17
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas18
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas19
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas20
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas21
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas22
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas23
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas24
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas25
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas26
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas27
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas28
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas29
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas30
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas31
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas32
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas34
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas33
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas35
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas36
Días de Vino y Rosas
Días de Vino y Rosas37
Días de Vino y Rosas

Los vestidos de novias, los ramos, sus zapatos, los detalles, el banquete, la decoración… Todo hizo que esta pareja crease un día a su gusto y a su manera que, sin duda, ¡ninguno de sus invitados olvidará jamás!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *