En el laboratorio de un tetra estrella Michelin

¿Nunca os habéis preguntado que bulle en la cabeza de los chefs que acaparan las estrellas Michelin edición tras edición? ¿Qué inquietudes les asaltan para ser capaces de crear unas elaboraciones culinarias tan sorprendentes como estéticas y deliciosas?

Quizá nos pueda dar alguna pista al respecto el cruzar las puertas de DSPOT, el laboratorio de investigación de Diego Guerrero (cuatro estrellas Michelin a lo largo de su carrera, dos conseguidas en Club Allard y dos en DSTAGE). Aunque a Diego no le gusta llamarlo exactamente así. “Más que un laboratorio es un espacio en el que estudiamos, nos documentamos, experimentamos y tratamos de establecer los caminos que van dibujando nuestro trabajo”, me confiesa. No puedo evitar preguntarle qué secretos confesables acontecen en un lugar donde siempre se está probando, testeando, proponiendo… Aunque en este punto el chef se muestra más cauto “aquí disfrutamos de momentos muy divertidos; como puedes comprobar DSPOT es un espacio muy personal e íntimo, peeeero… lo que ocurre en DSPOT se queda en DSPOT”.  Me encantaría averiguar qué creación gastronómica le daría a probar a alguien que no le conociese para que comprendiese la magnitud de su cocina. Y, aunque le costaría elegir, Diego Guerrero se decanta por el calamar “porque habla de creatividad, de sabor, pero también de sostenibilidad y de aprovechamiento, algo con lo que en esta casa estamos muy concienciados”.

9

El chef nos ha abierto las puertas de DSPOT para la presentación de un producto singular y pionero que va a revolucionar el mercado gourmet en los próximos meses: el aceite de pipas de calabaza. Los Anzi’s, una empresa familiar de origen austriaco, acaba de llegar a España para presentar un aceite único que está sorprendiendo a los paladares más exquisitos. De momento ya se ha introducido en las cocinas de muchos de los más prestigiosos chefs de nuestro país, incluso en los estrellas Michelin como Diego. Durante esta presentación Guerrero elaboró un menú especial para la ocasión en el cual las calabazas, además de su ingenio, fueron las protagonistas. Cada pase (hasta diez) resultó un festival culinario de altura.

 

A mí me enamoró el plato maya (con una estética sobresaliente inspirada en un calendario maya y con un juego de texturas sublime), el bao crunchy (una genialidad de Diego que sabe distinto según cómo te lo tomes) y maíz (un postre que convierte un algodón de azúcar en un taco mexicano).

 

Por cierto, además de su intenso aroma a pipas y su especial sabor, el aceite de calabaza cuenta con múltiples beneficios para la salud: proporciona gran cantidad de ácidos grasos, aporta una cantidad muy alta de vitamina E -beneficiosa para la piel y el pelo-, o minerales como magnesio, hierro y selenio. También ayuda a personas con diabetes, beneficia al corazón, al hígado y al sistema inmunológico, es un potenciador de energía natural y bloquea la absorción del colesterol malo sin modificar los niveles del colesterol bueno. Es más suave que el aceite de oliva virgen extra, ya que no tiene ningún punto picante en el paladar o la garganta. Esta suavidad le proporciona una gran versatilidad a la hora de combinarlo y enriquece platos y recetas: ensaladas, cremas de verduras, pastas, arroces, carnes, pescados, salsas, panadería, pastelería, helados…  Además del aceite, Los Anzi´s también comercializa en España aceite de semillas de calabaza y nueces, pipas de calabaza natural, pipas de calabaza con wasabi (¡están buenísimas!) y harina de pipas de calabaza.

 

Antes de despedirme de Diego le pregunto sobre sus nuevos proyectos. “Además de seguir innovando y buscando soluciones a nuestras inquietudes creativas pronto podremos comunicar un nuevo proyecto que en breve verá la luz. Sí puedo adelantar que será en Madrid”. Y aunque él no desvela más, yo no puedo dejar de preguntarme ¿será un nuevo restaurante…?

Con María Pardo, directora de Marie Claire

Explorando Bahamas

¡Resulta todo un drama alejarse de un destino como Bahamas! Os lo aseguro… Ubicadas entre Cuba y Florida, son un conjunto de islas que constituyen una gigantesca reserva natural. Tiene las aguas más limpias del planeta y la tercera barrera de coral más larga del mundo. Horizontes turquesas, anaranjados y violetas, ritmo de tambores, arquitectura colonial, fachadas de colores pastel, arenas rosas y muchas leyendas sobre sus espaldas: archipiélago de piratas, guardián de tesoros, base de operaciones de los contrabandistas de ron durante la Ley Seca…  Os aseguro que posiblemente es uno de los puntos más hermosos del planeta al sobrevolarlo.

Nassau, su capital, os va a seducir por su encanto colonial inglés fusionado con una genuina esencia tropical. Os cuento los puntos de imprescindible visita.

  • Bay Street. Es la arteria histórica y discurre paralela al mar. Se encuentra repleta de tiendas, desde las clásicas de souvenirs marcas de ultra lujo. Numerosos policías con una vestimenta peculiar -casaca blanca tipo safari, pantalón azul con franja roja al estilo militar y casco rígido- contribuyen a incrementar el exotismo del entorno. En Bay Street y en las calles de alrededor se encuentran restaurantes, cafés y terrazas para reponer fuerzas. Indispensable probar la cerveza local, Kalik, y la conch salad, una ensalada elaborada con la sabrosa carne de las caracolas recién pescadas, cebollas, apio y marinada con lima y pimientos. ¡Deliciosa!
  • Straw Market. Es el mercado de artesanía local. Mercancía hecha a mano, maderas talladas, todo tipo de artículos elaborados con paja y mucho colorido. A tan solo un par de calles de distancia se encuentra el Museo de los Piratas.
  • Jardines Ardastra. En su interior, entre una vegetación exuberante, conviven más de trescientos animales que representan a los habitantes originales de la isla. Entre ellos destacan los flamencos, uno de los iconos de Bahamas.
  • Las escaleras de la Reina. Las mejores panorámicas para Instagram se encuentran tras ascender a la cima de esta escalinata de piedra caliza que se construyó para homenajear a la reina Victoria de Inglaterra.

Paradise Island. Un puente une isla Paraíso con Nassau. Aquí se encuentran algunas de las mejores playas de Bahamas y el hotel Atlantis. Cruzar este puente implica adentrarse en un mundo de fantasía. Todo en Paradise Island es tan bonito, ordenado, colorista, idílico y lujoso que crees estar protagonizando un cuento de hadas. Y luego está el Atlantis (solo existen dos en el mundo: su gemelo está en Dubái). Es un gran parque de atracciones al estilo de los hoteles de las Vegas, pero gigantesco (necesitas mapa al menos el primer día), ideado para grandes fortunas y rodeado de playas únicas. Merece la pena visitarlo (bajo previo pago) si no te hospedas allí. Lagos, piscinas naturales, cascadas, el mayor hábitat marino artificial del mundo -acoge más de cincuenta mil criaturas marinas-, un parque acuático gobernado por una réplica de un templo maya, el mayor casino del Caribe, campo de golf, una recreación de la ciudad perdida de la Atlántida y hasta veinte restaurantes de lujo.

Sin embargo, si sois de las que disfrutáis más con un ambiente elegante, genuino y vintage deben acudir a tomar el té al Colonial Hilton en el centro de Nassau, uno de los hoteles con más historia del Caribe.

Una excursión imprescindible. Si tenéis oportunidad desplazaos hasta Las Exumas. Son 365 islas y cayos que se extienden por más de 200 kilómetros al sur de Nassau y forman la más bella agrupación de las Bahamas. El contraste entre las playas desiertas de arena blanca y los distintos tonos de azul que ofrece el mar regala una vista impresionante. Aquí encontraréis incluso algodón en bruto, testimonio de la gran época de las plantaciones

¿Qué platos debéis probar? Bahamas es un paraíso de la pesca. Se puede degustar gran variedad de pescado y mariscos, pero en todas las cartas siempre encontraréis caracolas de todas las formas (sopa, rellenas, guisadas…), mero y langostas. También el aceite de coco que acompaña las especialidades culinarias de la zona, y las frutas, que sorprenden por sus sabores exóticos como los tomates de Abaco y las piñas de Eleuthera. Pero lo que no os debéis perder:

  • El conch chowder, un delicioso consomé de tomate que combina de forma original las caracolas con la carne de cerdo dorada a fuego lento, con legumbres y hierbas.
  • La conch salad, una ensalada preparada con cebollas y apio marinada con lima y pimientos.
  • El Johnny Cake es un dulce típico dorado y crujiente.
  • El mero es el pescado nacional. Se cocina de múltiples formas y se sirve siempre recién sacado del mar.

 

¿Viajas sola? Conoce la fórmula de moda para conocer destinos

Cada vez más mujeres de todas las edades viajamos solas, tanto en nuestros momentos de ocio como por motivos de trabajo. Seguro que a vosotras también os ha pasado: llegáis a una nueva ciudad y no sabéis por dónde comenzar. O bien habéis terminado vuestras reuniones y tenéis toda la tarde libre para conocer los rincones de algún destino apetecible. Pero os da pereza salir a descubrirlos porque no tenéis compañía en un lugar desconocido.

Hace poco probé una alternativa interesante para solucionar estas situaciones: los free tours. Es otra forma de visitar destinos a través de recorridos y actividades por los principales puntos de interés de las ciudades de forma gratuita, aunque lo normal es que al finalizar se deje una propina al guía. El importe va a depender únicamente de cómo valores tú el servicio. Existe una gama infinita de free tours dependiendo de tus gustos y preferencias: históricos, fantasmagóricos, cinematográficos, musicales, monumentales, gastronómicos, nocturnos, artísticos, sobre leyendas y mitos locales, paseos en bicicleta… En los últimos tiempos y debido al crecimiento de la demanda cada vez hay más empresas dedicadas a los free tours. Una de las plataformas que está creciendo de forma imparable precisamente es española: GuruWalk En poco más de un año ya están en más de sesenta y cuatro países, cuentan con más de ochocientos guías y ofrecen más de mil tours. Os voy a descubrir algunos de los más TOP.

  • Itinerario especial sobre Harry Potter en Londres y Edimburgo. Si eres fan de esta saga lo pasarás genial descubriendo lugares míticos del mundo mágico de Harry y sus amigos. El lugar donde está enterrado Voldemort, las puertas de la escuela de magia, el famoso Elephant House, lugar donde JK Rowling escribió los primeros capítulos…

 

  • De compras por Dubái. Visita el mall más grande del mundo (imposible verlo por completo en un solo día). Conoce sus acuarios, parques de nieve, degusta platos exquisitos, haz compras en un sinfín de tiendas, contempla el espectáculo de la fuente del Burj Khalifa, el edificio más alto del planeta…
  • Tours gastronómicos. Una degustación de chocolate belga en Brujas, otra de cervezas en los genuinos pubs irlandeses de Galway, un tour de cervezas artesanales en Viena, uno de tacos en Puerto Vallarta, de especialidades colombianas en Bogotá, un food tour con vino en Burdeos, comida árabe en Marrakech, tapeo en Barcelona… Aquí ya depende de vuestras preferencias y gustos culinarios. ¿Tú cuál te quieres comer? ¡Yo todos!

 

  • Monográfico de Juego de Tronos en Dubrovnik. Si eres una apasionada de Juego de Tronos (y mientras esperas impaciente a que se estrene la última temporada) puedes conocer todos los escenarios que tuvieron como protagonista a la capital croata. Entre ellos el famoso paseo de la vergüenza de Cercei.

Los grupos no son demasiado numerosos y las visitas tienen una duración aproximada de entre dos y tres horas. Además, los guías pueden proporcionarte recomendaciones para exprimir lo mejor de cada ciudad y se suelen esforzar para conseguir que la experiencia sea lo más divertida posible (su propina depende de ello). ¿Un plus adicional? Normalmente otras de los participantes están en la misma situación que tú y después de conoceros en el tour podéis quedar para realizar otras actividades en común durante vuestra estancia.  ¿Os animáis a probar estas experiencias? Ya me contaréis…

Fotografía: Javier Zapata