Especial veladas románticas y primeras citas

¿Estáis buscando restaurante para una primera cita o una cena especial? Si es vuestro caso hoy os recomiendo seis establecimientos muy recomendables, todos de estilo bistró. Siempre me ha gustado ese concepto francés de pequeños restaurantes de pocas mesas donde se sirve comida casera. Suelen estar decorados con detalles hogareños y resultan perfectos para encuentros íntimos. Comenzamos.

El más chic. Beker 6 os seducirá por un entorno elegante, refinado y una decoración con mucho estilo. Otro valor añadido es que cuenta con pocas mesas que mantienen la separación adecuada para salvaguardar la magia de una cena solo para dos. Rostros conocidos y comensales sibaritas presiden el ambiente.  Escargots bourguignon, coquelet al romero, hamburguesa bañada en cerveza negra o los platos armenios son algunas de sus especialidades.

Un clásico intemporal. Una foto panorámica de París preside el comedor de Moncalvillo, un bistró con cocina de raíces francesas que incorpora con acierto toques modernos. Un refugio escondido en la calle de San Lucas, casi esquina con Barquillo. Allí nos encontramos un coqueto establecimiento con muy pocas mesas, pero sobrio y elegante que ofrece una gastronomía interesante. Hay que dejarse aconsejar por los platos del día, pero yo siempre pido las alcachofas con foie, el pato y el steak tartar. Aunque cualquier otra propuesta de la carta suele estar bien elaborada.

 

El más cool. Os sugiero que os trasladéis hasta el barrio de Chamberí, en plena plaza de Olavide, para conocer Lili´s, un espacio inaugurado recientemente. Es un restaurante plagado de detalles, decorado con toques cosmopolita y mucho gusto. Su especialidad es la cocina mediterránea y las carnes y pescados a las brasas. Están muy buenos y a un precio más que razonable. Si os gusta el dulce no dejéis de probar la tarta de queso de maracuyá ¡deliciosa! Un consejo: pedid mesa en el salón rosa ubicado al fondo. Apenas tiene un puñado de mesas y la atmósfera es íntima y encantadora.

Para enamorados golosos. Pensando en una cita dulce y a la luz del día (no solo de noche vive el amor) os recomiendo Madeleine Mon Amour ubicado en la Ciudad Condal. Es un espacio afrancesado especializado en la elaboración de unas galletas típicas de Lorraine. Su atmósfera evoca las calles y los cafés más bohemios de París. En su carta descubriréis una variedad única de madeleines saladas, como la de sobrasada ibérica o la de queso de cabra, y dulces, como las clásicas de piel de limón o la de mermelada de chocolate y vainilla de bourbon. Podréis acompañarlas de deliciosos cafés y tés. Pero esto no es todo: cuenta con una selección de productos artesanales franceses como el foie gras, los quesos curados y buenos vinos y champanes para que ese brindis especial tenga lugar.

Arte y vanguardia. Y ha llegado el momento de aportar un toque de modernidad a nuestros planes. Las parejas que hagáis una escapada a Bilbao podéis cenar en el emblemático museo. Os recomiendo elegir las mesas que se ubican frente a los ventanales: por la noche ofrecen unas maravillosas (y románticas vistas) sobre la ría. El comedor está diseñado por Frank Gehry y las mesas a veces están adornadas con orquídeas. Quienes acudan en verano a cenar a Bistró Guggenheim también disfrutarán de una carta de cócteles que podrán degustar en la original terraza rodeada de titanio.

Un legendario. Frente al edificio del Senado en Madrid se encuentra Caripén, un bistró mítico por la historia que atesora: fue el tablao flamenco de Lola Flores y por sus paredes han desfilado celebridades patrias e internacionales. Presumen de servir el mejor magret de pato de toda la ciudad, aunque también destacan por su selección de foies, los caracoles, las ostras guillardeau y, sobre todo, por sus mejillones de roca que suelen convertirse en el favorito de casi todos. En un lugar pequeño, de luz tenue, noctámbulo, clandestino… Se trata de una buena opción si estáis organizando una cena tardía porque mantienen la cocina abierta hasta altas horas de la noche.

Pistas para visitar lo mejor de Miami en pocos días

Os confieso que es una ciudad en la que no me importaría vivir. Rodeada de palmerales, decorada en tonos pastel, envuelta en un ambiente cálido, bañada por playas interminables y en la que el español suena tanto como el inglés. Es imposible no enamorarse de Miami: un entorno que aúna lo mejor de una metrópoli estadounidense con todo lo bueno que las islas caribeñas ofrecen. Hoy os doy pistas para visitar lo mejor de Miami en pocos días.

South Beach. Si no disfrutas de Miami Beach no conoces la ciudad. Pero como es un área de muchos kilómetros, si tienes que elegir hay que centrarse en South Beach. En el distrito Art Déco te esperan más de 800 edificios de este estilo que junto a las innumerables palmeras y a los coches de los años 50, te trasladan a otra época. En Lincoln Road podrás pasear a tu ritmo ya que es una calle peatonal llena de puestos de artesanía, souvenirs, food trucks, shopping… Muy cerca de allí te vas a encontrar una figura familiar… ¡una estatua de nuestro Quijote! Preside Española Way, una calle de ambiente latino con restaurantes españoles, mejicanos y cubanos. Está amenizada por acordes de salsa y, por supuesto, de flamenco. Por último, hay que visitar Ocean Drive: un largo paseo marítimo donde se encuentran los restaurantes y discotecas de moda. Cuando cae la noche comienza un desfile de coches de alta gama, cuerpos esculturales y ganas de pasarlo bien. Nikky Beach es una buena opción para tomarte un cóctel mientras disfrutas la caída del sol, Dilido para cenar (el restaurante del Ritz Carlton es uno de los únicos en la que las mesas están a pie de playa) o el famoso Joe´s Stone Crab si lo que buscas es entorno genuino y cocina autóctona. No puedes marcharte de South Beach sin fotografiar sus legendarias casetas.

Little Havana. La pequeña Habana es una parada obligada para entender a la comunidad cubana que tuvo que huir de la isla y que mantiene vivas sus tradiciones, gastronomía y forma de vivir. Su corazón es la calle Ocho, alrededor de la cual puedes encontrar establecimientos para probar el auténtico café cubano, cigarrerías donde se fabrican los puros como en la isla, murales multicolores, restaurantes típicos… En el parque Máximo Gómez se reúnen a diario los cubanos de más edad para jugar al dominó. Por cierto, el restaurante cubano más famoso del mundo se encuentra en Miami. El Versailles, un establecimiento de enormes dimensiones, ofrece la mejor gastronomía de la isla a unos precios muy por debajo de los habituales en la ciudad.

Bay Biscaine y Bayside. Es una de las mejores zonas para alojarse. Los hoteles de Bay Biscaine están a un paso del Downtown, a cinco minutos en taxi de South Beach y ofrecen desde sus pisos altos unas panorámicas fantásticas de la ciudad. Bayside, que está al lado, es una bonita zona comercial y de ocio a orillas del mar. Desde aquí zarpan cruceros que navegan por la bahía durante un par de horas. Si amáis la NBA podéis acudir al American Airlines Arena a ver un partido de los Miami Heat.

Coral Gables. Es un área residencial en el que se ubican casas de películas (aunque las mansiones de las estrellan están en Venetian Islands una cadena de islas artificiales de ultra lujo). En este barrio se encuentra un hotel legendario: el Biltmore, cuyo arquitecto se inspiró en la Giralda de Sevilla para diseñar la torre. A pocas calles se encuentran las Venetian Pool un recinto de pintorescas piscinas con cascadas, cuevas…

Key Biscayne. Cayo Vizcaíno es una isla unida a la ciudad por carretera en media hora. En el pasado fue una plantación de cocoteros y ahora es un distrito que ofrece el mejor skyline de Miami. Bonitas playas menos concurridas que las de Miami Beach, restaurantes selectos, naturaleza pura, parajes subtropicales, pelícanos, unos atardeceres preciosos, buenos restaurantes de marisco, el mundialmente famoso centro de tenis Ritz-Carlton, así como unas panorámicas inigualables del sur de Florida desde su faro completamente blanco (el actual fue construido en 1846, tras el incendio del originario, de 1825) hacen indispensable visitarlo.

¿Viajas sola? Conoce la fórmula de moda para conocer destinos

Cada vez más mujeres de todas las edades viajamos solas, tanto en nuestros momentos de ocio como por motivos de trabajo. Seguro que a vosotras también os ha pasado: llegáis a una nueva ciudad y no sabéis por dónde comenzar. O bien habéis terminado vuestras reuniones y tenéis toda la tarde libre para conocer los rincones de algún destino apetecible. Pero os da pereza salir a descubrirlos porque no tenéis compañía en un lugar desconocido.

Hace poco probé una alternativa interesante para solucionar estas situaciones: los free tours. Es otra forma de visitar destinos a través de recorridos y actividades por los principales puntos de interés de las ciudades de forma gratuita, aunque lo normal es que al finalizar se deje una propina al guía. El importe va a depender únicamente de cómo valores tú el servicio. Existe una gama infinita de free tours dependiendo de tus gustos y preferencias: históricos, fantasmagóricos, cinematográficos, musicales, monumentales, gastronómicos, nocturnos, artísticos, sobre leyendas y mitos locales, paseos en bicicleta… En los últimos tiempos y debido al crecimiento de la demanda cada vez hay más empresas dedicadas a los free tours. Una de las plataformas que está creciendo de forma imparable precisamente es española: GuruWalk En poco más de un año ya están en más de sesenta y cuatro países, cuentan con más de ochocientos guías y ofrecen más de mil tours. Os voy a descubrir algunos de los más TOP.

  • Itinerario especial sobre Harry Potter en Londres y Edimburgo. Si eres fan de esta saga lo pasarás genial descubriendo lugares míticos del mundo mágico de Harry y sus amigos. El lugar donde está enterrado Voldemort, las puertas de la escuela de magia, el famoso Elephant House, lugar donde JK Rowling escribió los primeros capítulos…

 

  • De compras por Dubái. Visita el mall más grande del mundo (imposible verlo por completo en un solo día). Conoce sus acuarios, parques de nieve, degusta platos exquisitos, haz compras en un sinfín de tiendas, contempla el espectáculo de la fuente del Burj Khalifa, el edificio más alto del planeta…
  • Tours gastronómicos. Una degustación de chocolate belga en Brujas, otra de cervezas en los genuinos pubs irlandeses de Galway, un tour de cervezas artesanales en Viena, uno de tacos en Puerto Vallarta, de especialidades colombianas en Bogotá, un food tour con vino en Burdeos, comida árabe en Marrakech, tapeo en Barcelona… Aquí ya depende de vuestras preferencias y gustos culinarios. ¿Tú cuál te quieres comer? ¡Yo todos!

 

  • Monográfico de Juego de Tronos en Dubrovnik. Si eres una apasionada de Juego de Tronos (y mientras esperas impaciente a que se estrene la última temporada) puedes conocer todos los escenarios que tuvieron como protagonista a la capital croata. Entre ellos el famoso paseo de la vergüenza de Cercei.

Los grupos no son demasiado numerosos y las visitas tienen una duración aproximada de entre dos y tres horas. Además, los guías pueden proporcionarte recomendaciones para exprimir lo mejor de cada ciudad y se suelen esforzar para conseguir que la experiencia sea lo más divertida posible (su propina depende de ello). ¿Un plus adicional? Normalmente otras de los participantes están en la misma situación que tú y después de conoceros en el tour podéis quedar para realizar otras actividades en común durante vuestra estancia.  ¿Os animáis a probar estas experiencias? Ya me contaréis…

Fotografía: Javier Zapata

La experiencia beach-chic definitiva: TULUM

Hoy os voy a descubrir mi rincón favorito de la Riviera mexicana, un destino alternativo, alejado de la masificación y los resorts de todo incluido, un refugio de moda entre las celebrities del continente americano (poco frecuentado por españoles) donde puedes pasar unas vacaciones de ensueño siempre con unas omnipresentes -y fascinantes- vistas del mar Caribe. Os hablo de Tulum. El ambiente es cool, selvático, aislado y relajado. Para mí es uno de los mejores lugares del mundo para escaparte a un destino paradisíaco que ofrece todo lo que buscamos de un entorno tropical. Yo repito una y otra vez, y espero seguir haciéndolo por muchos años.

En sus proximidades vas a encontrar una naturaleza virgen de extraordinaria vegetación -la riqueza paisajística del Yucatán es infinita-, yacimientos arqueológicos mayas, cenotes -subterráneos y al aire libre-, una gastronomía deliciosa y la selva a tan solo unos metros de la costa.  En Tulum no faltan restaurantes que ofrecen excelentes experiencias culinarias (no os perdáis Hartwood -imprescindible reservar con mucha antelación-, Banana, Gitana y La Rosa Negra), cafés y coctelerías bajo palapas, jardines secretos, centros de masaje, tiendas de moda y artesanía, clases de yoga a pie de playa, animación nocturna con las olas como música de fondo y unos alojamientos especiales (aquí no hay hoteles al uso): cabañas de ultra lujo al borde del Caribe.

La Zebra, (perteneciente a Small Luxury Hotels) es posiblemente el mejor alojamiento de la zona. Cuidan cada detalle para que te sientas como en casa, pero en medio del paraíso. Veintinueve cabañas amplias, lujosas y diseñadas con mucho gusto te saludan sobre una arena tan blanca que da pena pisarla. Por las noches te duermes escuchando el sonido de las olas y puedes observar el amanecer sobre el mar desde tu misma cama king size. ¡Una experiencia inolvidable!

Muchas de estas cabañas son suites con piscina privada a escasos metros del Caribe. Sus desayunos, elaborados al momento con productos locales y que te sirven a pie de aguas turquesas, son memorables: no dejes de probar los huevos rancheros y toda su carta de smoothies. En general su gastronomía de especialidades mexicanas es sobresaliente. Si puedes, elige la experiencia Chef´s Table para disfrutar de una cena única. Si te alojas en domingo podrás conocer una de las veladas más animadas de Tulum: sus fiestas nocturnas en la playa reúnen hasta doscientas personas. Acude también a su spa para darte un masaje con técnicas ancestrales de piedras calientes. Además, desde su servicio de concierge te organizan todas las experiencias que puedas imaginar para disfrutar de tu estancia: avistamiento de aves, paseos para observar a las tortugas desovar -yo tenía un nido al lado de mi cabaña- pesca, buceo, clases de cocina, talleres de vida saludable para familias, monitor de yoga o un día de shopping para conocer a los mejores artesanos locales. Y su personal hace todo lo posible para que seas feliz. ¿Lo único complicado? Alejarte de allí…

Vídeo Entrevista

Fotografía: Sofía Fernández

Si lo que buscas es un alojamiento romántico, tu sitio es Mi Amor. Un hotel boutique solo para parejas ubicado sobre un acantilado salpicado de palmeras (y de enormes camas balinesas) en la reserva natural de Tulum. Cada detalle está pensado para salvaguardar la intimidad de los huéspedes. Suites con piscina privada, una infinity pool de postal, tratamientos en el spa especiales para dos, un fantástico restaurante de cocina mediterránea con toques mexicanos para que no tengas que salir del hotel si no te apetece -prueba su ensalada de pulpo y los pescados locales y a la parrilla, son deliciosos-, velas y flores en cada rincón… En definitiva, el paraíso ideal para los enamorados.

Si queréis hacer alguna excursión la visita imprescindible, además del yacimiento arqueológico, es Sian Ka´an. Su traducción al español desde la lengua maya ya lo dice todo: puerta al cielo. Un espacio protegido, reserva de la biosfera. Allá donde termina el área de Tulum comienza una experiencia inolvidable. Tendrás que realizar el recorrido en jeep puesto que no hay asfalto. Tras dos horas atravesando la selva, cruzándote con manatíes, todo tipo de aves, alguna serpiente y hasta enormes cocodrilos, alcanzarás sus playas cristalinas, arrecifes coralinos y sus piscinas naturales.  Llega hasta Punta Allen, una comunidad de pescadores que habita un entorno privilegiado, un rincón virgen sin apenas turistas.

Tres restaurantes imprescindibles en la rentrée

Después de unas merecidas semanas de desconexión, relax y momentos inolvidables, llega la hora de volver a la rutina. Sí, es duro, durísimo. Pero no tenemos más remedio que aceptarlo y focalizarnos en todas las cosas buenas que nos vamos a encontrar al regresar. Por ejemplo, las novedades gastro imperdibles este otoño. Os dulcifico la vuelta con estas recomendaciones gastro. ¡Id reservando fecha!

     Alta cocina mexicana. Olvida la cocina tex-mex. Iztac destaca por elaborar platos genuinos en una carta que recorre desde el noroeste en baja California hasta el sureste en Quintana Roo. Además, han diseñado un ambiente de lo más elegante y acogedor. La propuesta, ideada por el chef mexicano Nacho Oropeza, os va a transportar a los sabores más auténticos de la gastronomía mexicana. Os recomiendo el mochomo, un suculento vacío de ternera, cocinado lentamente para obtener finas hebras que después se fríen para dejarlas crujientes. Las perdices en mancha manteles, una delicia; están elaboradas con una salsa compuesta de chiles, frutas, frutos secos y especias que baña a unas perdices rostizadas que se colocan sobre un puré de camote.  Pescado del día al acuyo (mero, lubina, rape…) con una salsa de hoja santa, tomatillo y nata que está espectacular. Y las enchiladas rellenas de pato confitado que bañan con una mole tradicional de más de treinta y dos ingredientes. Imprescindibles. Para terminar, pedid la pirámide de chocolate con tequila y el canutillo en nogada. Una advertencia: las margaritas están muy buenas y hay una estupenda carta de tequilas entre los que se encuentra el José Cuervo Tradicional, hasta ahora una etiqueta muy complicada de disfrutar en España.

Una carta con sorpresas. Recién inaugurado hace apenas dos meses, Jimenez 22 (ubicado en el local que antaño fue La Muñoca) va a dar mucho que hablar: el salón es precioso y tiene también una terraza muy coqueta. Pero, sobre todo, su joven chef, Aldo Sebastianelli de tan solo ¡¡¡21 años!!!, os va a dejar boquiabiertas. Curtido en algunas de las mejores salas con estrella Michelin (ha trabajado, entre otros, con Mario Sandoval y David Muñoz), nos presenta platos coloridos, muy elaborados, divertidos, con texturas sorprendentes y presentaciones bien cuidadas. Su objetivo es conseguir que el comensal disfrute con los sabores de alta cocina a precios más que razonables. No os perdáis su puerrifacético -un plato que recoge seis texturas del puerro y está buenísimo-, la semi mojama de atún con espuma de ajo blanco, el chimole de pichón o un postre terminado en mesa que es una explosión de sabor, el huevo abandonado. Merecen mucho la pena el ceviche de corvina emulsionado o las costillas de atún rojo. La carta ofrece también interesantes propuestas para compartir como croquetas mixtas, quesadillas de ibérico asado, crujientes de pollo, ensaladilla con ventresca…

     Un thai canalla (y económico). Los creadores de Silk&Soya, el famoso espacio que fue pionero -hace ya más de una década- en fusionar la cocina mediterránea y tailandesa, acaban de inauguran un nuevo restaurante en pleno centro de Madrid: Bank Cook. ¿Su rasgo más característico? Un ambiente divertido y una estética inspirada en las calles y jardines de Tailandia. La carta ofrece propuestas para todos los gustos enfocadas a compartir. Pedid la sopa de langostinos picante y el curry de langostinos al curry rojo con leche de coco. También, algún básico del street food tailandés con un toque particular como las piruletas kai satay. El rollito de verduras está muy rico (cuya masa preparan con tinta de calamar y acompañan con una salsa agridulce verde de clorofila), el pato deshuesado con parmentier de patata al kimchi y salsa de tamarindo -uno de los platos estrella-. Un imprescindible que no debéis dejar de pedir: los buñuelos de calamar de la abuela Pithut (un homenaje a una de las cocineras más veteranas de Silk&Soya, ya jubilada). Entre los postres, la tarta de té matcha y el brownie con helado de sésamo negro. ¿Lo mejor? El precio medio suele rondar los 25 euros. Y elaboran una estupenda versión de la piña colada, la Bangcooklada (con cardamomo y wasabi) que está espectacular. ¡La tenéis que probar!

 

 

 

¡Vacaciones en Jamaica!

Cultura rastafari, acordes acompasados de reggae, playas caribeñas, naturaleza selvática y la leyenda de Bob Marley convierten a esta isla en un destino muy apetecible y repleto de matices. Os develo qué hacer y qué visitar en este enclave caribeño. Eso sí, os advierto que es una isla grande y las distancias son considerables (aunque hay buenas infraestructuras y carreteras).

Comienzo por una de las zonas más conocidas, Montego Bay. En la ciudad puedes caminar por la plaza principal donde se erige una estatua en recuerdo del líder de las rebeliones de esclavos del siglo XIX. Paseando por sus alrededores se encuentra The Cage una antigua cárcel de esclavos. Si sois fanáticas de Bob Marley debéis visitar el centro dedicado al músico para conocerlo todo sobre su vida y sobre el reggae.  A poco menos de una hora en coche está Martha Brae River, una experiencia divertida que consiste en tumbarte en una balsa de troncos de bambú y dejarte conducir por el curso del río.

Negril es una de las zonas más animada y concurrida. Aquí se encuentran algunas de las mejores playas de Jamaica y uno de los locales míticos: el Rick’s Café. Entre imponentes acantilados los jamaicanos y los viajeros más valientes realizan increíbles saltos; el café ofrece unas excelentes vistas sobre el mar y una puesta de sol inolvidable al ritmo de los acordes de bandas de reggae. Eso sí, suele estar repleto de gente y esto le resta encanto. Pero si preferís un entorno más salvaje y genuino (como es mi caso) tenéis que visitar el Floyd´s Pelican Bar: ¡un árbol-bar situado en medio del mar! Ideal para tomarte una cerveza y darte un baño entre pelícanos y mantarrayas en aguas cristalinas. Solo se puede llegar en barco.

Seguimos nuestro recorrido y llegamos a Ocho Ríos, crisol de culturas indígenas: cataratas espectaculares, frondosos parques naturales y ricos fondos marinos. Sus playas cubiertas de palmeras y aguas turquesa son el lugar perfecto donde disfrutar del saber vivir jamaicano. Hay que visitar la desembocadura del Dunn River, que cae al mar desde 180 metros de altura en una espectacular catarata y disfrutar del paisaje de Dunn’s River Beach, una de las playas más bonitas de la isla.

Kingston es la capital y la mayor ciudad de habla inglesa de todo el Caribe. Se encuentra en una amplia llanura con el mar al sur y la montaña de San Andrés como telón de fondo. Es una mezcla de tradición y modernidad, salpicada de casas tradicionales con balcones elaborados y calados, llenos de flores y de plantas, mansiones clásicas del siglo XVIII. Pero, ojo: Kingston también tiene barrios marginales y muy peligrosos.

Si sois aventureras y preferís hacer excursiones resulta imprescindible visitar un poblado de rastafaris en el que conoceréis su música, su cocina, sus saltos al mar o las barcas que usan para salir a pescar. Si sois amantes de los animales tenéis que acudir al Santuario de Aves de Rocklands en la que son visibles casi 200 especies de aves de llamativos colores, algunas de las cuales podrás alimentar con tus propias manos. Pero, sobre todo, os recomiendo acudir a uno de los más bellos espectáculos nocturnos que ofrece la naturaleza: Glistening Waters, una laguna en la que se produce un curioso espectáculo luminoso provocado por un microbio fosforescente que adquiere luminosidad con el movimiento. ¡Al paso de barcos, peces o de tu propio cuerpo el agua se ilumina!

¿Y qué hay de la gastronomía jamaicana? Es una mezcla entre la cocina africana y la inglesa. La mayoría de sus platos tienen un sabor intenso debido a la gran cantidad de condimentos que se usan para marinar los platos. La base se compone de pescado, pollo, arroz, verduras, frutas y especias. Debéis probar el patty jamaicano, una empanada típica que contiene varios rellenos y especias. El ackee y salfish es conocido como el plato nacional: se compone de bacalao salteado con ají cocido, cebolla, boina escocesa, tomate y especias. Suele servirse para desayunar junto con frutipán, un pan de masa dura o plátano verde cocido.  Otros dos platos que están muy rico son la carne de cerdo con pimienta, trozos de papaya, mango y jengibre marinada en jugo de tamarindo, vinagre y chile y el conejo al ron. Un último consejo: como en cualquier destino tropical, los zumos y batidos de frutas naturales están deliciosos, ¡probadlos todos!

TOP 3 del verano para cuidarnos. ¿Quieres conocerlos?

TOP 3 del verano para cuidarnos. ¿Quieres conocerlos?

TOP 3 del verano para cuidarnos. ¿Quieres conocerlos?

Aire libre, días de sol, relax, brisa marina y tiempo para nosotras. El verano es lo más parecido a la felicidad. Yo siempre he deseado vivir en un eterno verano… ¿Y vosotras? Hoy os descubro tres productos que utilizo habitualmente durante el período estival: al aire libre, en casa y en la rutina urbanita del día a día.

  • Bajo el sol. Desde siempre me ha atraído la piel suave y satinada de las mujeres de la Polinesia. El secreto de su dermis reside en el excepcional patrimonio vegetal de la isla de Tahití y en el encanto de sus flores de tiaré. Con el mayor respeto a sus tradiciones se elaboran los productos de Polysianes. Desde que los descubrí se han convertido en un indispensable de mi maleta. Además de una fragancia maravillosa tienen texturas únicas y utilizan monoï, morinda y vitamina E para cuidar nuestra piel. El monoï es el alma de Tahití y también se conoce como el oro de la Polinesia. Desde hace siglos los nativos transmiten su conocimiento sobre las cualidades de este aceite sagrado obtenido mediante la maceración de las flores de tiaré en aceite de copra. Se necesitan doce flores frescas por litro de aceite de copra. A continuación, durante 24 horas, el monoï se decanta, se filtra y se enriquece con antioxidantes. Este ritual de belleza se transmite de generación en generación. ¿Y la vitamina E? Posiblemente ya sabéis que resulta una buena aliada para protegernos contra las agresiones externas y ralentizar el envejecimiento cutáneo. Por último, os descubro el tercer ingrediente clave, la morinda: el fruto de esta pequeña planta polinesia es utilizada por los isleños como analgésico. Cuenta con un alto poder antiradicales libres para proteger la piel del sol.
  • ¿Mis productos favoritos de Polysianes? Sus aceites, especialmente el seco y el gel nacarado al monoï.

  • En la terraza o el jardín. ¡No hay verano sin sangría! Por eso os quiero contar uno de mis últimos descubrimientos para prepararla en casa casi como un profesional de la hostelería con el kit de la marca Toque.  Incluye jarra y grifo dispensador para poder servirla en cualquier momento, un sobre de panela especiada (hecha con azúcar de caña natural aromatizada con canela, jengibre, macis, anís estrellado, naranja sanguina y lima) y una selección de especias y frutas como canela cassia, anís estrellado, fresa y manzana liofilizadas y rodajas de naranja sanguina y lima deshidratadas mediante un innovador proceso que mantiene intactas las características de los cítricos frescos.
  • Y ahora os desvelo el secreto para preparar una buena sangría casera: dos o tres cucharadas de panela por botella de vino, remover bien, añadir la misma medida de zumo o refresco de naranja que de vino, agregar una pizca de ginebra o ron y terminar incorporando los hielos y la selección de especias y frutas del kit. Después solamente resta… ¡brindar!

  • De paseo por la ciudad. ¿Sabéis que en Asia son las mujeres coreanas las que están a la vanguardia en productos y tratamientos de belleza? Esa fue una de las razones por las que me fijé en Lagom, la firma cosmecéutica número uno en Corea. Y es que durante el periodo estival no solo debemos cuidar la piel en la playa. La radiación ultravioleta, el calor excesivo, el aire acondicionado, el cloro y los químicos en las piscinas también son nocivos para nuestra salud dermatológica. Por eso debemos prestar más atención a la rutina de nuestros cuidados diarios. Incluso en la ciudad. Por eso siempre llevo en el bolso un spray en bruma durante las semanas de máximas temperaturas para tonificar, refrescar, oxigenar y proteger. El Mist Toner de Lagom es el aliado anti-polución por excelencia para las urbanitas como yo. Y, además, entre sus ingredientes está el té verde, el aliado perfecto tras la exposición solar por sus propiedades calmantes.
  • Un consejo. Su gel para protegernos del sol también está genial.
Restaurante Hielo y Carbón

Cuatro restaurantes que debes visitar este verano

Madrid bulle como nunca en primavera. Estas últimas semanas he estado visitando varias aperturas gastronómicas muy interesantes de las que hoy os voy a destacar cuatro. Diversos estilos, distintos conceptos culinarios y un denominador común: ¡os van a encantar!

Cantina Roo. Si buscas TEX MEX, éste no es tu sitio. Cantina Roo no es otro restaurante mexicano del montón. Es una experiencia para conocer, apreciar y disfrutar la nueva cocina mexicana. Combina los sabores populares mexicanos con un excelente producto mediterráneo que da como resultado una cocina contemporánea e innovadora, acompañada de una buena selección de cervezas, tequilas y mezcales. Al frente de la cocina está el chef Guillermo Ortega, formado en Santceloni (dos estrellas Michelin). Su equipo también ha pasado por otros fogones prestigiosos como Viridiana, Horcher o Streetxo. Y eso se nota en los sabores y platos que salen de la cocina.

La carta es corta, pero con unos platos muy logrados. Como entrantes tenéis que probar un estupendo gambón en tempura, con lechuga Batavia y mayonesa de chipotle; la deliciosa tosta de pato azulón con vino de Oporto, calabaza y mole los o el cebiche de róbalo y gambón, con espuma de aguacate, cebolla y ajonjolí. Y entre los platos principales decantaros por un taco de cochinillo, espuma de aguacate, vinagreta de jalapeño y chicharrón; los riquísimos raviolis de huitlacoche con salsa de queso o unos sorprendentes callos a lo pibil con cebolla encurtida que invitan a mojar con pan su sabrosa salsa. Los que prefieren platos tradicionales tienen opciones como la hamburguesa de buey o el T-bone (para 2 personas) con salsa molcajete y patatas. Para postre podéis pedir el taco de cacao, piña caramelizada y crema de maracuyá o el tamal de chocolate, con sopa fría de plátano y helado de vainilla. Los precios están ajustados para la calidad del producto, elaboración y presentación de los platos. Pero, ¿dónde podéis disfrutar de este mexicano que seguro va a dar mucho que hablar? En la calle López de Hoyos, 13, casi esquina con Serrano.

Carbón Negro. Está llamado a ser uno de los estrenos gastronómicos más potentes de la capital este año. Ubicado en lo que era antes la mítica cafetería La Flecha (Juan Bravo, 37), es espacio se ha redecorado con mucho gusto. Enormes cristaleras, barra central, una planta baja con mesas altas y picoteo (aunque también se pueden pedir los platos de la carta) y salón más formal en la planta de arriba. En la cocina la parrilla es la protagonista, la calidad del producto es buena, los precios razonables y un ambiente de gente guapa.  Algunos imprescindibles que debéis pedir: la chistorra (de las mejores de Madrid), la pluma ibérica (deliciosa y en su punto), la chuleta de vaca vieja, los espárragos blancos con salsa romescu y la tarta de queso cremosa. Yo lo visité cuando estaba recién inaugurado y al personal de sala le faltaba rodaje. Cuando subsanen este problema puede ser el nuevo imprescindible de las noches madrileñas.

La Lonja restaurante

La nueva Lonja del Mar. Yo era muy fan en la anterior etapa de este restaurante y me ha encantado conocer que vuelve a estar entre los establecimientos capitalinos más TOP. La misma esencia en dos espacios gastronómicos únicos: un elegante restaurante con vistas al Palacio Real, y una taberna castiza ubicada en la misma plaza de Oriente, cuya especialidad son los arroces. Los protagonistas siguen siendo los productos frescos del mar, así como una muestra de sus nuevos platos como el micuit de foie con pan de especias y reducción de Módena, el tartar de tomate con perlas de queso, vinagreta de albahaca y piñones o los taquitos de bacalao confitado con compota de manzana y salsa tártara. No dejéis de pedir su vermut casero macerado con más de 30 especias.

Y para los amantes del brunch… Hielo y Carbón, el nuevo restaurante ubicado en el recién estrenado hotel Hyatt Centric Gran Vía, ha lanzado con éxito The Brunch que tiene lugar los domingos de 13:00 a 16:00 horas. A un precio de 35 euros por persona incluye una amplia oferta gastronómica acompañada de música en directo. La diversidad de platos y la relación calidad precio lo sitúan entre una de las opciones dominicales a tener muy en cuenta.

El brunch combina gastronomía peruana y española. En la zona del patio encontraréis platos calientes con un toque castizo como el tradicional cocido madrileño, callos, tortilla española, huevos benedictinos o el lomo salteado típico de la cocina peruana. En la zona que han bautizado como Crudo Bar hay causas limeñas, ensaladas, gazpachos, sushi y marisco (muy ricas las ostras y los langostinos). El cava está incluido junto con una interesante selección de zumos détox (no dejéis de probar el de sandía, fresas y arándanos), embutidos y quesos. Los más golosos no os podéis perder su rincón dulce con gofres, pancakes, bollería, crepes y fruta fresca cortada y pelada.

3Ina - cosmetica

Mis últimos descubrimientos fashion Marca España

Muchas veces promovemos marcas y empresas del exterior sin conocer en profundidad las compañías tan innovadoras e internacionales que tenemos en nuestro país. Por eso hoy os voy a contar mis últimos descubrimientos Marca España. ¡Os van a encantar!

Presentación 3INA

La cosmética española que está triunfando en medio mundo. 3INA (atención, se pronuncia MINA) ya ha abierto más de cuarenta tiendas en mercados tan diversos como India, Australia, Reino Unido, América Latina, Rusia o Sudáfrica. Su filosofía, sus precios más que asequibles y, sobre todo, una infinita paleta de colores atrevidos y sorprendentes me han convencido.
La compañía, cofundada por Pablo Rivera y Mark Eve, quiere dar voz y apostar por una nueva generación que se expresa sin barreras, con libertad y mucho color. Con la garantía cruelty free, una máxima que hoy en día exigimos todas las mujeres responsables, 3INA -también libre de parabenos- cuenta con más de setecientas referencias, lanza novedades todos los meses y cualquier compra viene acompañada de un packaging sostenible realizado con plásticos y cartones reciclables.
Su idea es alejarse de los estereotipos del mercado (hasta el punto de que prescinden de la figura del maquillador profesional) para que cada una de nosotras podamos testar y jugar con su cosmética. Nos animan a diseñar nuestros propios looks de belleza y combinarlos a nuestro gusto. 3INA ofrece mascarillas, hidratantes o limpiadores, accesorios como brochas y esponjas, cuidado de uñas, todo lo necesario para embellecer ojos y labios, y productos específicos para la cara: bases, coloretes, correctores, polvos, iluminadores… Sus productos están disponibles en 3ina.com. En España también lo podemos encontrar en sus espacios propios de El Corte Inglés.

Crema solidaria Esdor
Un gigante con alma de vid. ¿Sabéis que Grupo Matarromera además de vino elabora cosmética? Utilizan el hollejo de la uva como ingrediente de belleza. Esdor tiene su origen en pleno corazón de la Ribera del Duero. Más de 500 hectáreas propias de terroir repartidas a lo largo de zonas estratégicas del valle del Duero son trabajadas y mimadas con los mejores avances tecnológicos para que den fruto las mejores uvas, ricas en polifenoles. Por eso las utilizan no solo para producir vino, sino para crear cosmética bajo la firma Esdor. Os recomiendo sus productos. A mí especialmente me encantan su crema de manos y sus mascarillas. Estos días también han lanzado un producto solidario: una crema de manteca corporal hidro-nutritiva cuyos beneficios irán destinados en parte a la lucha contra el cáncer mediante una colaboración con la Fundación Sandra Ibarra.
• Un espacio alucinante. Hoy os quiero descubrir también una idea de espacio de un empresario español, José Juan Perez Solero. The Box es un concepto tan chulo que hasta ha convencido a un príncipe árabe para invertir en el proyecto. Desde que lo conocí me sedujo porque es un entorno ideal para organizar eventos (tanto corporativos como personales) alejados del circuito tradicional madrileño. The Box combina la gastronomía y la decoración de vanguardia en plena Corredera Baja de San Pedro, lo que muchos consideramos el Triball capitalino. Un marco espectacular donde podemos desarrollar ideas que tengan como protagonista la cocina desde un perspectiva lúdica y multisensorial. Te advierto que vas a disfrutar elaborando sopas tailandesas, dulces libaneses, ceviches peruanos o aprendiendo a elaborar un brunch mientras escuchas música y saboreas un buen vino. Todo está cuidado al detalle pensando en los más sibaritas (electrodomésticos SMEG, aceites ECO de Castillo de Canena…). Os lo recomiendo para organizar una cena privada, un cumpleaños o una presentación. Puedes elegir entre una carta de chefs y sumilleres, personalizar el menú, tu tipo de cocina, los cócteles, decorar a tu gusto…

De gira literaria con Amor es la respuesta

Durante el mes de marzo he compartido momentos inolvidables en muchos puntos de España con lectores de mi quinta novela. “Lo único malo de Amor es la respuesta es que se termina”, me decía hace pocos días una lectora malagueña. Cuando alguien te hace semejante confesión, una parte de ti siente que todo ha merecido la pena. Imaginar la historia, construir personajes, hilvanar tramas, recrear diálogos, imprimir ritmo, ir moldeando una narración que enganche, retar al folio en blanco cada mañana…

 

En algún divino momento pones el punto final. A una obra: tu obra. Pero ese instante mágico no es ningún desenlace. Se trata del comienzo de una aventura incierta porque el día que ese libro sale al mercado, comienza la gran batalla: la promoción. Interactuar con tus lectores, acudir a clubs de lectura en los que intercambiar sensaciones, opiniones y experiencias con personas que han disfrutado con tu libro, es uno de los momentos más gratificantes para un autor. Al menos, para mí. Sé de muchos escritores que opinan lo contrario: cuando escribes el punto y final debería terminar la relación con tu obra. ¿Por qué? Pues porque has dedicado muchos meses -incluso años- a la documentación, investigación, creación de unos personajes creíbles, invención de una historia con gancho, desarrollo de una trama atractiva, escritura-tachaduras-reescritura de centenares de páginas, correcciones de estilo y ortotipográficas, elección de un título, selección de una portada… Me comentaba Sánchez Dragó que el escritor tiene que escribir, el editor promocionar y el librero vender. Estoy de acuerdo, pero hay que ser realistas: con la coyuntura actual del mundo editorial, los escritores debemos involucrarnos para que nuestro título destaque.

 

Por si os pica la curiosidad y todavía no habéis leído Amor es la respuesta, os desvelo que es una novela histórica que según la crítica destaca por una gran ambientación, porque atrapa desde el inicio y sorprende al final. Conoceréis una saga familiar de cinco generaciones de mujeres excepcionales a lo largo de tres siglos. En el pasado la trama se desarrolla en uno de los últimos harenes del Imperio Otomano y en la corte rusa. En el presente os adentraréis en los secretos del mundo del arte. Además, cuenta con la participación de personajes reales como la zarina Alexandra y sus hijas, las hermanas Romanov. Amor es la respuesta desvela cómo vivió la familia del último zar de Rusia la prerrevolución desde el punto de vista familiar y personal. Y el título no engaña: también vais a encontrar mucho amor… Pero ¿qué dicen sobre esta novela algunos que ya la han leído?

  • Marie Claire: Una novela escrita y protagonizada por mujeres, y que, de una u otra manera, habla del amor.
  • Semana: Una novela que os va a fascinar en la que no faltan la aventura, el misterio, una gran ambientación histórica y tres apasionantes historias de amor.
  • La Linterna, COPE. Carmela Díaz construye un relato a caballo entre una apasionante historia de espías y la novela romántica con trasfondo histórico durante casi dos siglos y a través de cinco mujeres que acaban engarzando perfectamente la trama como si de un puzle se tratara.
  • Revista Cuore: Una novela que engancha desde la primera página y que vais a devorar de una sentada.
  • Revista AR: Una lectura que engancha, elegante y exquisita, en la que los secretos de familia se dan la mano con la Historia, los amores prohibidos y el mundo del arte como trasfondo.
  • La Razón: La quinta novela de Carmela Díaz es una aventura apasionante.
  • Herrera en COPE (Carlos Herrera): Lean esta novela, les va a entretener mucho.
  • ABC: Una bella, emocionante, lujosa y deslumbrante historia de amor -en realidad varias- encierra entre sus páginas esta novela.
  • El Cultural. Una novela a camino entre la aventura, la intriga y el romance, cuya trama fusiona la Rusia de los zares y los harenes del Imperio otomano, con ecos de actualidad y una clara reivindicación por el arte.
  • Diario Abierto: La novela merece la pena. Carmela Díaz narra, con un ritmo que obliga a luchar contra el tiempo y leer una página más, aunque sea a costa de robarle horas al sueño, las historias de cinco mujeres separadas por tres siglos.
  • El Confidencial: Cinco protagonistas femeninas pertenecientes a tres contextos históricos diferentes y unidas por un misterioso nexo que tejen una historia a caballo entre una trama de espías y la literatura romántica.
  • Revista Qué Leer: Una apasionante novela en la que destaca la participación real de personajes en la trama, especialmente las hermanas Romanov.
  • Radio Castilla La Mancha: Esta novela tiene todos los ingredientes para adaptarse a una película o serie de televisión.

 

Sinopsis.

A mediados del siglo XIX, Selma es elegida por los jinetes reales para formar parte del harén de uno de los últimos sultanes otomanos. Imposible predecir en ese momento que llegará a convertirse en la mujer más enigmática de la corte de los zares.

En la actualidad, Violeta, la joven propietaria de una tienda de antigüedades, descubre que su abuela era en realidad una distinguida lady inglesa. En la búsqueda de sus orígenes, se enfrentará a misterios del pasado, a historias de amor prohibidas y al peligroso trasfondo del negocio ilegal de arte. Lo hará acompañada de un astuto periodista y un mecenas de arte.