Tardes glamurosas en el corazón de Madrid

Imaginad por un momento que nos hemos trasladado a tierras escocesas o a la campiña inglesa: iglesias centenarias, cielos cenicientos, fortalezas medievales, callejuelas empedradas, estampados de tartán, épicas historias de clanes y… ¿por qué no? Disfrutar del ritual del afternoon tea, una tradición imprescindible en las islas británicas. Desde el mediodía hasta bien entrada la tade se disfruta de un tentempié servido con ceremonia, pompa y glamour: en torres y sobre delicadas porcelanas.

Pero, ¿en qué consiste exactamente el afternoon tea? Se inició a mediados del siglo XIX en los salones de la élite aristocrática. Su invención se atribuye a Anna Russell, duquesa de Bedford, pero la misma reina Victoria llegó a celebrar recepciones a media tarde para más de doscientos invitados, convocados alrededor del té y de una exquisita selección de emparedados y dulces. En nuestros días estos bocaditos se presentan en una coqueta bandeja de varios pisos. Lo correcto es ir degustando de abajo a arriba. Se comienza con un surtido de mini sándwiches. ¿Los más típicos? Los de salmón ahumado y de pepino con crema de queso. ¿Los más ricos? Los de jamón asado con salsa de mostaza antigua o el de pastrami con pepinillo. Se continúa con esos pastelitos típicos denominados scones, que suelen acompañarse de mantequilla y mermelada casera. Por último, las bandejas superiores se destinan a un festival para los más golosos: degustación de tartas, pastelillos variados (no suelen faltar los de canela), pastas y macarons de numerosos sabores (y colores). Tanto manjar culinario se acompaña del protagonista originario, el té, aunque en los establecimientos de lujo resulta indispensable también el champán de calidad. Una aclaración para los que os vayáis a iniciar en este delicioso ritual: cuando en la carta leáis “high tea” significa que además de todo lo anterior también sirven un plato caliente (generalmente huevos pochados, revueltos, benedictine…).

¿Dónde se puede degustar un buen afternoon tea Madrid? Lo cierto es que no hay muchos establecimientos que lo ofrezcan en la capital, pero acabo de descubrir uno que lleva poco tiempo sirviéndose y es altamente recomendable.  Me refiero al del Rosewood Villa Magna, una de las propiedades más emblemáticas e históricas de Madrid, que ha reabierto sus puertas hace pocos meses bajo la bandera del lujo refinado. Y lo han hecho por todo lo alto, porque desde todos los ámbitos se alaba unánimemente su renovación que muestra un claro compromiso con el diseño contemporáneo, la arquitectura y el arte, al tiempo que respeta la esencia tanto del antiguo Palacio Anglada: este edificio del siglo XIX fue el primero en ocupar el sitio donde ahora se erige del hotel.  El nuevo interiorismo se caracteriza por un ambiente cálido y acogedor que rememora el ambiente de residencia privada, elegante y atemporal. 

 

Flor y Nata, es un espacio acogedor que ofrece una propuesta única de pastelería fina. Es donde sirven el afternoon tea. Un ambiente tranquilo presidido por una gran chimenea donde también se puede tomar un café, una merienda o almuerzos ligeros. También puedes llevarte sus especialidades a casa. Respecto al ritual inglés, resulta un planazo altamente recomendable para pasar una tarde única -y con mucho charme– con amigas. Comenzaréis por los sándwiches salados servidos en una torre (junto con otros pastelitos del día) que están todos increíbles, con especial mención al de pollo con manzana y cebolla crujiente. Adictivos también los cannelé, que se deshacen en la boca. Los scones, esos pastelillos típicos ingleses que son deliciosos si están bien hechos, son servidos con crema agria y mermelada casera de fresas. Llegan aún calentitos a la mesa y son una perdición…

Pero todavía hay más. Porque a continuación, en un trolley, llega una nueva torre, esta vez con los pasteles de Belém, también llamados pastéis de nata, bombones variados, la tarta del día y macarons de sabores (buenísimos los de café). Todo se elabora a diario y de manera artesanal en la pastelería del Villa Magna. Por supuesto el afternoon tea, que dura más de dos horas, viene acompañado de una selección de tés y cafés, así como de una copa de champán para los que lo deseen. Y para que la tarde sea redonda, disponéis de tres horas de parking gratis cuando reserváis en cualquiera de las opciones de restauración del hotel. Un lujo de velada que no os podéis perder. 

Saborea exotismo y espiritualidad en forma de cóctel 

¿Singularidad refinada, un entorno evocador, buena cocina y los cócteles más espirituales del momento? Todo esto es posible en pleno corazón de Madrid y el culpable es uno de los mejores restaurantes indios de España.

 

El origen de Benares hay que buscarlo en Londres, en el establecimiento homónimo de fama internacional que abrió su réplica en Madrid en 2015 (calle Zurbano, 5). El nombre hace referencia a la ciudad natal de su propietario, también conocida como Varanasi, una de las urbes más antiguas de la India y considerada la más sagrada del hinduismo. Desde su apertura se ha consolidado como un referente capitalino de alta cocina india. La decoración es uno de sus puntos fuertes; destaca el bar acristalado que encontramos nada más acceder, la sala principal con sus celosías de madera, iluminarias o coloridos terciopelos; así como los amplios ventanales que brindan exóticas vistas a un patio exterior que alberga un estanque. El jardín interior es como un relajante oasis en el centro de la ciudad.

Entre los platos estrella de la carta de Benares figuran el clásico curry chicken tikka masala; los langostinos marinados en chile de Cachemira; mejillones gallegos en curry a base de leche de coco; pescado marinado en cilantro y jengibre, hoja de curry y cilantro; las carrilleras de cerdo ibérico estofadas; y, por supuesto, los currys tradicionales de carne y pescado. Muy buenas las verduras al tandoor, marinadas en mango y tamarindo, y deliciosa la leche de coco que acompaña algunos platos de pescado. Resulta obligatorio probar sus lentejas negras o amarillas al estilo tradicional, que están muy ricas. Tampoco podía faltar uno de los platos más icónicos y representativos de esta gastronomía: el Thali que sirven de lunes a viernes al mediodía (24 euros) y que tiene la misma estructura que el tradicional indio. Va acompañado de un pan tradicional hecho al tandoor, arroz y tres guarniciones, como las lentejas negras tradicionales, la crema de espinacas con paneer y coliflor, o las patatas salteadas con espinacas. Algunos de los platos que se pueden probar en el Thali son el curry de pollo en salsa de moong dal; el curry de salmón en salsa andhra de cebolla; la panceta de cerdo marinada y asada al tandoor con cebolleta china y cilantro; o la coliflor en pakora sobre base de ensalada de pimientos rojos y jengibre. 

Pero la novedad que me ha conquistado por el original trasfondo que tiene y por su cuidado diseño, es su nueva carta de cócteles que se inspira en la medicina tradicional india y rinde homenaje a la búsqueda del equilibrio entre los cuatro elementos que forman al ser humano -alma, mente, emociones y cuerpo-. Ha sido creada por Nathaly Bustamante y Rodolfo Lamanna, los bartenders del restaurante. Y es que, según la tradición india, la naturaleza está compuesta por cinco elementos: tierra, agua, fuego, aire y éter o espacio, que se manifiestan en las cuatro partes del ser humano a través de combinaciones diferentes con las tres bioenergías llamadas doshas: Vata, Pitta y Kapha.

A través de esta novedosa iniciativa, los amantes de la mixología podrán elegir el cóctel que mejor combina con su dosha predominante. La naturaleza de Vata se caracteriza por el movimiento, una mente sensible y creativa, y una constitución que tiende a ser delgada, ligera y activa. Las opciones perfectas para este dosha que representa la unión del aire y el espacio, son cócteles como El Duende, elaborado con ginebra, vino Fino Tío Pepe, limón, citronela y bitter de cardamomo; Figaro, a base de ginebra, licor de higos, Martini Fiero y limón; el Tomato Delight, con ginebra, agua de tomate clarificado, albahaca, limón y top de cava; o Kashi, elaborado con mezcal, Lillet Blanc, licor de hierbas, cordial de lima keffir encurtida y lima. Por su parte, aquellos en los que predomine el dosha Pitta, que representa la unión del fuego y el agua, con predominio del fuego, tienen una naturaleza de carácter fuerte, con metabolismo acelerado, buen apetito y son de mente ambiciosa, clara y sistemática. Para ellos los cócteles adecuados son el Margarita Masala, con tequila, Chartreausse Amarillo, mezcla caliente (a base de dos tipos de naranja) y lima; el Mango Madness, elaborado con whisky, Laphroaig 10, chutney de mango, Cointreau y lima; y el Santa Mezcla, que combina ron, bourbon, mezcla caliente, cold brew y bitter de cacao.

El dosha Kapha representa la unión del agua y la tierra. Los Kaphas son pacientes, reflexivos, leales y tienden a mostrar deseos y apegos excesivos. Su energía es estable. Para ellos proponen cócteles como El Jardín, a base de ginebra, pepino, limón, albahaca, ginger-beer y Green Chartreuse; el Imli, con vodka, licor de flor eléctrica, shrub de tamarindo y lima; o el Indian Tikki, a base de ron infusionado en coco, licor de plátano, fruta de la pasión, raita de coco, piña asada en tandoor y cardamomo.

Os animo a que descubráis estas combinaciones exóticas, protagonizadas por los sabores más característicos de la India -especiados, picantes y frutales- y elaboradas con ingredientes típicamente hindús como el chutney -un tipo de mermelada de frutas con especias-, el tamarindo o el vinagre de coco. ¡Os van a encantar!

Una experiencia hedonista más que recomendable

BLESS Hotel Madrid ha reabierto sus puertas en el corazón de la Milla de Oro (calle Velázquez, 62) para intentar superar las expectativas del público más exigente. Su reapertura se integra en la reactivación del turismo de alto nivel que vive la capital de España y que sitúa a la ciudad entre los destinos mundiales en alza para los viajeros más sibaritas. Pero, ¿lo consigue? Hemos probado la experiencia y este es el veredicto.

El nuevo templo del lujo hedonista destaca con experiencias exclusivas cuidadas al detalle. Y lo más destacable: no solamente está enfocado para los que se alojan allí, sino también para que los madrileños disfruten de la moda, el arte, la música, la gastronomía y la coctelería en un ambiente muy apetecible. Su privilegiada ubicación impulsa este propósito.

 

Además, el equipo de Guest Experience trabaja para descubrir los gustos de cada uno de los huéspedes, antes incluso de que crucen el umbral de la puerta de entrada, para intentar elevar la personalización a sus máximos estándares. Como resultado, los recién llegados se sorprenderán al descubrir que la almohada de su habitación huele a su fragancia favorita; o con regalos personalizados para sus mascotas.  A ello se suman visitas privadas a galerías de arte, museos, boutiques de moda o experiencias gastro de alto nivel.

 

El entorno. Acogedor, cuidado al detalle y decorado con mucho gusto. En algunos rincones te da la sensación de estar en el salón de una casa. Las habitaciones son de estilo clásico, amplias, con acertados toques vintage y con unas camas de las que llaman al sueño en cuanto te tumbas. Los vestidores son tan bonitos que no parecen de hotel; y atención a los albornoces de terciopelo negro porque dan ganas de meterlos en la maleta… No hay que dejar de fijarse en la moqueta alfombrada que cubre los pasillos, cuyas flores se inspiran en las de los mantones de manila, y los enormes adornos de murano que rodean las paredes que dan acceso a una recepción que es una biblioteca.

 

El placer de cuidarse. El bienestar está muy presente en BLESS Madrid. Se puede disfrutar del ritual ‘Bathology’, un baño sensorial con aceites y aromas naturales. Y se completa con tratamientos de belleza personalizados para cada cliente de la mano de Beldon Beauty una marca que cree en la belleza desde dentro. La carta de rituales ha sido cuidadosamente diseñada para relajar cuerpo y mente, combinando técnicas manuales milenarias con lo último en alta cosmética seleccionada para cada tratamiento. Algunos de los más recomendados son: los masajes con meditación guiada; los masajes con coreografía de manos y faciales diseñados para elevar los rasgos, como el fitness facial o los iluminadores de la doctora Barbara Sturm. Si puedes, no dudes en visitar este espacio para sentir calma, relax y tranquilidad de la buena. Elige sus faciales… ¡saldrás florando!

 

¿Y qué hay de la oferta gastronómica? Hoy en día no se concibe un hotel de lujo sin una propuesta gastro a la altura. Y desde primera hora aquí se intenta cumplir este propósito. El desayuno invita a repetir varios platos de buena mañana; no hay que perderse su tortilla de patata hecha al momento o los huevos camperos elaborados al gusto de los comensales y acompañados de English muffins. Pero, sin duda, la joya culinaria es Salvaje, que conjuga cocina japonesa fusión con un ambiente y un interiorismo asombrosos, unido a la música en directo y sus espectáculos. Me gustan mucho sus restaurantes: han sabido conjugar unas decoraciones de escándalo con una propuesta culinaria divertida, elaborada con productos de calidad. Su carta ofrece ingredientes premium y los platos sorprenden por unas buenas ejecuciones y unas presentaciones ingeniosas, muy cuidadas y que sorprenden. Utilizan materia prima de proximidad -como los mariscos y pescados del Mediterráneo, de donde vienen bogavantes, carabineros, pulpo, ostras, vieras, lubina, gambas rojas, erizos o percebes en temporada- con productos japoneses: especias, fermentados y macerados como el kimchi, así como wagyu japonés de calidad A5, con alto grado de infiltración. Sin olvidar otras delicatessen internacionales, como el apreciado king crab. Hay que pedir los rolls de creación propia como el Dinamita -de cangrejo osaki glaseado en aderezo, envuelto en hoja de soja y acompañado de mantequilla trufada-, sus deliciosos dumpling de hongos o los tacos japoneses.  Dominan la robata, la parrilla japonesa que permite que los alimentos tengan mayor contacto con el carbón. Entre sus especialidades más demandadas destacan la coliflor con puré de coliflor ahumada; los carabineros a la robata; el bacalao negro o el wagyu A5. La propuesta de Salvaje se completa con la coctelería de Borja Goikoetxea y con una sorpresa muy especial: su club clandestino que esconde hasta una bolera. Un espacio único (es obligatoria la reserva previa) para tomar copas o cenar con la misma carta del restaurante.

 

Pero BLESS ofrece también actividades pensadas para cuando cae la tarde. Entonces es recomendable dejarse caer por alguna de las mesas que dan a los grandes ventanales de Versus, el social hub del hotel, abiertos a la calle Velázquez, para probar las opciones de tapeo (tienen buenas opciones pensadas para compartir); sus dulces (buenísimo el pastel de chocolate blanco con yuzu y frambuesa); y la interesante carta de cócteles de autor, que combina propuestas con aires castizos como La Violetera, con las más cosmopolitas como el Lindo con tequila, mezcal, cilantro, espinacas, jalapeños y lima; o el original Breakfast in Mónaco con codka de croissants y mantequilla, lima, sirope de jengibre. Versus es un espacio ideal para el afterwork e incluso cuenta con música de DJ en directo. Pero también es perfecto para quedar con amigas para desayunar con amigas a la carta, tomarse el vermut en el aperitivo o un café en la sobremesa.  Y atención al rooftop del BLESS que se va a inaugurar en pocas semanas. Promete convertirse en uno de los más frecuentados del barrio de Salamanca.

Cinco planes irresistibles para San Valentín

O para cualquier otro momento del año. Porque la amistad y el amor se pueden celebrar con planes especiales y con pequeños detalles en cualquier momento o cuando más nos apetece, sin tener en cuenta la tiranía del calendario.

¡Díselo con chocolate! Regalar bombones siempre es una sorpresa bien recibida. Y San Valentín es uno de los días preferidos para hacerlo: ¿sabéis que durante el mes de febrero en España se disparan las ventas hasta en un 60%? Chocolates Trapa, la mítica firma chocolatera 100 % española –fundada en 1891 por los monjes trapenses– puede ser una buena opción con alguna de sus nuevas cajas. Nosotras elegimos la denominada amantes del chocolate. Contiene un estuche de Bombonísimos, los bombones de mayor gramaje de Trapa –20 gramos cada uno, el doble que el clásico bombón belga–. No llevan gluten ni aceite de palma y presentan once variedades, entre ellas Mandorla (chocolate con leche relleno de praliné de almendras caramelizadas); Arancio (chocolate noir relleno de crema de naranja); Frutti di bosco (chocolate blanco con corazón de gelatina de frutos del bosque) y Nocciolato Bianco (chocolate blanco relleno de crema de avellana). Y también incluye tres tabletas de la gama Intenso y chocolatinas de varios sabores y sin azúcares. Una delicia muy apetecible.

Una velada dedicada al relax.  ¿Qué tal compartir un momento de bienestar en mutua compañía en el nuevo spa del maravilloso Rosewood Villa Magna? Este oasis de paz, dedicado a la salud de cuerpo y mente, es un espacio para el disfrute tanto de los huéspedes como del público en general. El espacio de relajación incluye una sala de vapor, una sauna finlandesa y una zona de hidroterapia con una ducha de sensaciones y un jacuzzi. Pero nuestro favorito es su hammam, hecho de mármol procedente de Turquía y con cuatro cabinas terapéuticas, una de ellas de tamaño doble. Por eso elegimos su ritual de Hammam de la marca Charme D’Orient, inspirado en los secretos de belleza marroquíes. El cuerpo se masajea con jabón negro y posteriormente se realiza una exfoliación con el guante Kessa, dejando la piel sedosa y suave. La mascarilla rhassoul, el aceite de argán, la manteca de karité y el agua de azahar purificarán, mineralizarán y nutrirán la piel. Los suaves movimientos de Teksal (técnica tradicional de estiramientos marroquís) combinados con el calor del Hammam, hacen que consigas un estado de relajación profunda. Una auténtica maravilla.

Romanticismo con Relais &Chateau. Los encantos de Cáceres se disfrutan más en Atrio, el hotel-restaurante de autor, dos estrellas Michelin. El plan más top es Lovely Days, que incluye, para dos personas, dos noches de hotel, un menú degustación y un menú ligero por 1.390 euros. Si se prefiere una estancia más corta, el programa Atrio a la luz de las velas ofrece una noche de hotel y menú degustación para dos personas por 785 euros. Otra opción igual de tentadora es dormir en un palacete. Os recomendamos el hotel Orfila, refugio de Carolina de Mónaco en sus escapadas madrileñas. Durante todo el mes de febrero ofrecen su plan de alojamiento romántico (desde 545 euros), gracias al encanto de la habitación, con vistas al jardín, en la que no falta un detalle: bañera de hidromasaje, desayuno en la intimidad y posibilidad de late check-out hasta las 16:00 horas; si se desea, se puede rematar la experiencia con un masaje en pareja. Los más foodies están de suerte, ya que les aguarda una cena firmada por el reconocido chef Mario Sandoval. Una alternativa es su cena romántica, un festín con seis pases (120 euros por persona con maridaje).

Cena especial rodeado las celebrities. Desde Nobu (Marbella) han preparado una cena única con una temática sobre el chocolate que conseguirá hacer palpitar muchos corazones. Seis platos cuidadosamente seleccionados que incluyen sus especialidades más codiciadas, como la selección de sushi del chef. Pero los bocados más seductores son los creados para la ocasión, como las vieras con salsa de wasabi, frambuesa y chocolate; o el misho de naranja con pechuga de pato con trufa de chocolate negro… También hay que probar el cóctel dedicado al amor: elaborado con ginebra aromática, jengibre, lichi y jarabe de cereza. Y luego podéis pasar la noche en el hotel…

En casa y con sabor ibérico. ¿Qué tal disfrutar de un plan para dos, saboreando algunos productos exquisitos, sin salir de casa? Os damos una idea rica, rica: Señorío de Montanera selecciona bocados que nos gustan a todos en un pack muy cuidado que se compone de un foie artesanal de pato, una bandeja de jamón de bellota 100 % ibérico D.O.P. Dehesa de Extremadura (loncheado a cuchillo) y como plato fuerte, una pluma de bellota 100 % ibérica. Esta pieza permite el disfrute de una carne que, al cocinarse a la plancha o a la brasa, resulta excepcionalmente tierna y sabrosa al paladar. Además de estos manjares, incluye una vela aromatizada para crear un ambiente íntimo. Solo resta abrir un buen vino y dejarse llevar…

Regalazos con mucho estilo para esta Navidad

 

Las navidades son una temporada de reencuentros y celebraciones en las que también disfrutando haciendo regalos a los que más queremos. Aunque, a veces, resulta complicado acertar. Por eso os doy algunas ideas originales y con las que seguro vais a triunfar. ¡Toma nota!

Caprile y Villa Massa. Una de las mejores bebidas del Mediterráneo nos vuelve a sorprender con una edición limitada que revive la elegancia innata de la dolce vita.  Para ello, la casa del mejor limoncello, ha contado con Lorenzo Caprile, uno de los máximos exponentes de la elegancia española. Él ha sido el responsable de plasmar la historia y tradición de esta marca, cuya receta se remonta a finales del siglo XIX y ha ido pasando de generación en generación. Un limoncello 100% auténtico, elaborado de forma tradicional exclusivamente con la piel de limones de Sorrento. La icónica botella se encuentra junto a un pañuelo de seda creado por Caprile. Un diseño único que acerca al corazón de Italia, a través de diferentes elementos muy representativos. La prenda destaca por su composición cromática con tonos azules, naranjas, verdes, blancos y amarillos. En su estampado se encuentran los ribetes típicos de las cerámicas amalfitanas, limones y flores.

Precio recomendado del pack: 85 euros.

Belleza para todo el año. Pixi es una marca beauty con una gran relación calidad/precio. ¡Y además cuenta ofrece unos vistosos packaging e interesantes productos! Por eso os presentamos estos dos packs porque pueden ser un regalo perfecto para las amantes de la cosmética.

  • Lo más glow. Este kit cuenta con elementos esenciales para mantener la piel brillante con un tratamiento de lo más completo y muy fácil de llevar si decides hacer una escapada en estas fechas tan señaladas (o en cualquier época del año). Dentro encontraremos un exfoliante para obtener la piel más radiante, Peel&Polish; el producto estrella, Glow Tonic y la Glow Mud Cleanser, exfoliante que limpia y purifica los poros. Tu piel estará limpia, exfoliada y con un aspecto saludable y luminoso.Precio recomendado: 54 euros.

  • Para revitalizar la piel. Tras los excesos o cuando lo necesitemos este kit de vitamina C ilumina la piel y contiene productos estrella de la marca, como el tónico clásico de Vitamina C con antioxidantes; Vitamin C Lotion crema hidratante facial que protege la piel del daño solar; y la bruma Vitamin C Mist para revitalizar la piel.Precio recomendado: 56 euros.

 

Trilogía de caviar. Los paladares más sibaritas van a disfrutar mucho con Trilogía de Caviar Riofrío. La marca ha confiado en el estudio Buenaventura y en la artista cordobesa Lola Moral la creación de tres exclusivas piezas de cerámica mayólica, cada una inspirada en las recetas Ecológico, Russian Style y Tradicional. De venta online, existen tan solo cien creaciones de cada referencia que se convierten en un detalle especial para regalar y en un objeto de deseo para conservar. Llamada a convertirse en una edición para coleccionistas, pueden adquirirse individualmente o en un estuche que contienen las tres creaciones, del que apenas existen veinte unidades. Las compras superiores a 2.000 euros (hasta 20 unidades) recibirán como regalo la edición limitada completa en un estuche.
Precio recomendado. Cada pieza de esta trilogía puede adquirirse por 70 euros /unidad con la compra de los formatos de 100, 120, 200 y 500 gramos.

Un reloj es para siempre. Un modelo atemporal que nunca falla es el Orion de Glashütte: no se trata de un producto de diseño minimalista, sino más bien de un reloj como los que fabricaban los maestros en ciernes de la escuela relojera de Glashütte, con caja de plata, esfera pulida a mano e índices aplicados. Estos relojes están disponibles en dos tamaños y son aptos para cualquier muñeca: mientras que la versión más pequeña en tono oro resulta más femenina, la más grande en tono plata y con índices dorados, es adecuada para todos. Y no hay que olvidar otro detalle muy bonito que lo convierte en un regalo muy especial: se puede añadir un grabado personalizado. Un detalle único para los que saben apreciar una obra maestra de trabajo artesanal con 175 años de tradición de Glashütte: el cristal de zafiro.

Sotogrande está de moda: te damos las mejores pistas

Sotogrande es un destino tan denostado (quizá por prejuicios) como alabado y venerado. ¿Mi veredicto? No dudes en dejarte caer por uno de los rincones con más encanto de toda la Costa del Sol, aunque no seas un apasionado del golf. Y si no sabes por dónde empezar, por aquello de su inmerecida fama de destino aburrido, apunta estas direcciones. Te prometo que te van a enamorar. ¡Comenzamos!

¿Dónde alojarse? Tengo buenas noticias. ¡Por fin se estrena en Sotogrande un alojamiento increíble que te va a motivar (más) para querer visitarlo! Me refiero al primer establecimiento en Europa de SO -la marca de lujo del Grupo Accor-.  Impresiona su aspecto de cortijo contemporáneo desde que lo vislumbras desde el exterior. ¿Lo mejor? Unas instalaciones cuidadas al detalle en las que cada rincón refleja una oda al buen gusto. También resulta muy destacable su idílica ubicación: es un hotel rodeado de naturaleza, creado para disfrutar de los espacios abiertos y situado en un enclave que regala unas panorámicas increíbles sobre el mar y las montañas. Habitaciones amplias -las suites son de ensueño-; camas para llevártelas a casa -se pueden comprar-; amenities orgánicos de Grown Alchemist que huelen de maravilla; y unos empleados que dan un servicio impecable o atienden cualquier necesidad con una perenne sonrisa. Dolores Cortés es la responsable del diseño de los uniformes y de otros muchos toques de color que aportan frescura y originalidad a un ambiente gran lujo. Me ha encantado la diversa y cuidada oferta gastronómica del nuevo SO Sotogrande, pensada para huéspedes y residentes de la zona. El restaurante Cortijo utiliza productos andaluces de calidad y de proximidad basándose en una cocina tradicional, bajo la batuta del gran chef cordobés Leandro Caballero. El Hi-So, al aire libre, ofrece los mejores pescados, mariscos y carnes a la parrilla. El Social- Club resulta perfecto para recrearte con su gastronomía con buenas vistas al campo de golf. Y el Society se convertirá en un restaurante de alta cocina. Merece la pena seguir las recomendaciones del sumiller Igor Visser para saborear los mejores vinos llegados desde bodegas de todo el mundo. También es obligatorio probar su oferta mixológica. Atención a su centro de bienestar porque en pocos meses será uno de los más deseados de la Costa del Sol…

 

El aperitivo y la comida en Trocadero. Muchas lo conoceréis por sus establecimientos de Marbella, puesto que año tras año son cita obligada por su ambientazo. Siempre lleno de gente guapa, a Trocadero Sotogrande (antaño fue el club de playa Cucurucho) se puede ir a tomar una cerveza fresquita sobre la orilla del Mediterráneo, bañarte en su piscina y comer en sus dos restaurantes, uno de cocina mediterránea y otro de gastronomía asiática. La ubicación es inmejorable y la decoración tan instagrameable como exquisita.

Por las tardes, al polo. No lo dudes, acércate hasta Santa María Polo Club, uno de los mejores clubs del mundo con sus siete canchas -cuatro de ellas World Class- y disfruta de este deporte porque te va a enamorar. La destreza de los polistas y la belleza de sus caballos en directo, supone todo un descubrimiento cuando lo contemplas por primera vez. Además, en sus magníficas instalaciones también encontrarás puestos de moda, artesanía, terrazas, sitios para tapear y un enclave único para tomar una copa mientras cae el sol.

¿El club de playa? The Beach. Se encuentra dentro del Country Club de La Reserva, conocido por sus viviendas de alto standing diseñadas por los mejores estudios de arquitectura internacionales. Allí puedes pasar el día en sus hamacas y chambaos, bañándote en su playa artificial en medio de las colinas (con casi tres mil metros de arena). Un entorno exclusivo donde, además, se pueden practicar numerosos deportes acuáticos. Y si solo te apetece conocer este enclave único sin ponerte el bañador, reserva en su más que recomendable restaurante, situado sobre el agua. Pide sushi o sus estupendas carnes y arroces.

La Marina. Por supuesto tienes que pasear por esta zona, quizá la más fotografiada de Sotogrande, con su puerto deportivo -el primero del Mediterráneo tras dejar atrás el Atlántico-, las embarcaciones de recreo que vienen y van, sus edificios pintados en tonalidades pastel y esas vistas asombrosas de África y el Peñón que regalan los días soleados. Tres consejos: desayuna junto al mar en Ke, un mítico de la zona y punto de encuentro de los habituales; si buscan un chiringuito y espetos del sur acude a Gigi´s; y no dejes de hacer shopping en Balakata, una tienda que esconde pequeños tesoros.

El buen tequila ha llegado para quedarse: te damos las claves

Si todavía no te has adentrado en el fascinante mundo del tequila, hoy te facilito unas cuantas pistas para disfrutar de esta bebida que es capaz de conquistar a los paladares más exigentes. Sus posibilidades y matices son infinitos. Incluso Moët Hennessy, el imperio del lujo por excelencia, acaba de lanzar en España su primer tequila. ¡Olvida la sal y el limón para sumergirte en una bebida sofisticada, compleja, elegante y diversa!  Además, el oro azul mexicano está experimentando un gran crecimiento en todo el mundo debido a la creación de unos productos cada vez más premium.

El buen tequila implica un proceso de fabricación artesanal, tierras fértiles con características únicas, años de crecimiento del agave -la planta que le da origen tarda 3.250 días en madurar antes de que se encuentre en su punto óptimo-, hornos especiales -incluso de mampostería-, fermentación lenta en barriles de madera, expertos jimadores -quienes jiman dominan este arte desde muchas generaciones atrás-, destilerías propias, y un cuidado por la excelencia y el detalle a lo largo de todo el proceso de producción, desde la cosecha hasta el embotellado.

Todo este compendio de requisitos reúne Volcán de mi Tierra, el primer tequila de Moët Hennessy que nos llega desde México para deleitar a los amantes y conocedores del tequila o para seducir a los que todavía no se han iniciado en esta bebida apasionante. Creado en 2017, en la región de Jalisco, Volcán de Mi Tierra es fruto de una joint-venture entre el prestigioso grupo internacional y la familia Gallardo. Aunque la creación de la marca sea contemporánea, sus orígenes se remontan a más de doscientos mil años de antigüedad cuando el volcán que tiene el mismo nombre que la bebida, entró en erupción transformando los paisajes y dejando los suelos especialmente fértiles para el cultivo del agave.

Basado en un método artesanal, esta marca forma parte de un círculo muy limitado de tequilas con destilería propia ubicada sobre las mismas faldas del volcán. Su etiqueta blanca da como resultado un tequila que revela los aromas herbáceos y especiados, con las notas afrutadas y florales y es perfecto para disfrutar como base de cóctel, solo o con hielo. El reposado (mi favorito, con esa hipnótica tonalidad ambarina) combina notas frutales con otros sabores como los de los frutos secos y las nueces. De fondo, aparecen notas florales y de miel, que dan como resultado un acabado suave y equilibrado. Es ideal para saborear todos sus matices y disfrutar bien frío solamente acompañado por hielos. El cristalino es una mezcla de tequila añejo y extra-añejo envejecido en barricas para conseguir una complejidad única. El color de la madera se extrae después mediante filtración de carbón para ofrecer un líquido claro con cierta profundidad y fusión de aromas: frutos secos, chocolate, vainilla y sabores de agave cocido. Es perfecto para disfrutar solo o con hielo.

Pero si preferís un buen cóctel, tomad nota de esta receta. ¡Está deliciosa!

Cóctel Lady Valoma. Es una versión de la clásica Paloma, con una kombucha de jengibre y pomelo, y el maravilloso toque del tequila blanco. Ingredientes:

  • 5cl de Volcán Blanco
  • 2cl de sirope de agave
  • 6cl de zumo de pomelo
  • Sal
  • Top de kombucha

Elaboración. Añadimos todos los ingredientes menos la kombucha en una coctelera, agitamos bien hasta quedarnos sin fuerza, y servimos en un vaso con hielo. Terminamos añadiendo la kombucha de jengibre y decoramos con un gajo de pomelo.

¿Dónde probar deliciosos cócteles de tequila? Si sois de las que preferís dejar la mixología en manos de los profesionales y os gusta que sean ellos quienes os sirvan los mejores cócteles, tenéis que visitar Piñata Cocktail Cantina cuando estéis en Barcelona. Fundada por el Magel Monroy (un crack que sabe muchísimo sobre sabores y tradiciones mexicanas), Piñata se nutre de las raíces del país azteca para ofrecer una experiencia única vinculada a sus bebidas autóctonas. Y atención porque completa su oferta con un street food que escapa de lo convencional. ¡Para probar sus deliciosos antojitos y botanas hacen cola en la Ciudad Condal!

Dos direcciones imprescindibles en Ibiza este verano

El hotel perfecto para desconectar y reconectarte. Porque Ibiza es mucho más que playas, fiestas animadas y puestas de sol. La isla también cuenta con espectaculares parajes naturales, abruptos acantilados, montañas, bosques de pinos (de ahí su nombre, Pitiusa) y encantadores pueblos interiores. Y porque también tiene mucho que ofrecer cuando la temporada estival finaliza: es completamente recomendable durante todo el año. Yo acabo de descubrir uno de esos rincones mágicos y atemporales de este universo genuinamente ibicenco; un lugar donde el aire huele a limpio y el trino de los pájaros y las cigarras se convierte en la banda sonora que te acompaña durante tu estancia. Me refiero al hotel rural Can Lluc, protagonista del último spot de Mango rodado aquí. Ubicado en pleno corazón de la isla, domina un tranquilo valle de gran valor ecológico, rodeado de bosques de pinos, árboles frutales, algarrobos y olivos milenarios. ¿Y qué me decís de su plantación de dos mil parras? Un privilegio que nos conquista en plena naturaleza. Su emplazamiento idílico plasma el espíritu mediterráneo en cada detalle de sus instalaciones que combinan tradición y vanguardia.

Pero como suele ocurrir con los lugares especiales, Can Lluc tiene su propia historia. En el año 2000 el matrimonio formado por Tina Soriano y Lucas Prats comenzó a moldear lo que terminaría por convertirse en uno de los agroturismos ibicencos más aclamados. Decidieron poner en marcha el proyecto junto a un arquitecto local, José Torres. Su misión era transformar una antigua casa de campo, propiedad del abuelo de Lucas y que había pertenecido a la familia durante siglos, en un hotel boutique en pleno campo. De hecho, en la casa payesa original Lucas pasó gran parte de su niñez. La finca se halla en la falda de la montaña denominada Atalaya de Sant Rafael, frente a una zona denominada tradicionalmente Coll den Lluc. Desde este lugar vas a contemplar unas asombrosas vistas panorámicas: todo el paisaje hasta Sa Talaia de Sant Josep, el monte más alto de la isla, así como la bahía de Sant Antoni, la isla Conejera y parte de la zona protegida de Es Amunts, en la parte norte de la isla.

La arquitectura del complejo está muy bien ideada y los diseños modernos contrastan con las vigas de antaño y las antiguas paredes, que cobran protagonismo en esta propiedad salpicada de detalles tradicionales que combinan con el lujo y la comodidad que buscamos cuando viajamos. El hotel dispone tan solo de veinte habitaciones en las que se respeta y mucho la sensación de privacidad; aunque uno de sus grandes aciertos son sus ocho villas con jardín propio, puesto que van mucho más allá del concepto de habitación: son amplias suites en plena naturaleza, entre flores, almendros y vegetación.

Frente a la vivienda principal hay una zona de césped y palmeras que da acceso a la piscina infinity que tiene una entrada de agua permanente como en los antiguos estanques del campo ibicenco con el tradicional color “aumanga” (rojo intenso), que se ha utilizado en otros elementos del establecimiento. El agua de la piscina se trata mediante electrólisis, proceso que genera el cloro de forma natural y ofrece una sensación distinta al bañarse, permitiendo además su uso a cualquier hora. Pero si algo me ha conquistado, además de sus rincones estratégicos (el de la siesta, el de la puesta de sol, el huerto ecológico…) son sus desayunos: servidos al aire libre y elaborados al momento con productos de la tierra. También cuentan con gimnasio, spa, Concierge, y masajes y tratamientos en colaboración con Ibiza Massage; y organizan escapadas de relax, románticas, bodas a medida… Si estás pensando en un evento único, puede ser una opción perfecta.

Can Lluc se encuentra a unos diez minutos de Ibiza y de San Antonio y a menos de tres kilómetros del pueblo de Sant Rafael. Entre sus principales atractivos destaca su iglesia fortificada, cuya silueta domina todo el valle, así como sus restaurantes, sus artesanos ceramistas y la granja criadero de caballos de pura raza española, denominada Yeguada Los Olivos que cuenta con más de un centenar de yeguas, caballos y potros.

Un nuevo templo para foodies. Su mismo nombre ya da una pista: Casa Jondal está ubicado en la cala del mismo nombre, uno de los enclaves imperdibles de la isla. De la mano de Rafa Zafra (su Estimar se ha convertido en lugar de culto en la capital para los amantes del pescado y el marisco), es un restaurante ideado para disfrutar de los mejores pescados de la lonja, cigalas, percebes, carabineros, cangrejo real, bogavante, ostras, caviar, almejas… Todo servido a pie de playa y rodeado de ambientazo. Eso sí, los precios son acordes a la calidad y a la temporada ibicenca de verano. Pero si te quieres dar un capricho marinero, este es tu sitio.

Córcega, la perla de Francia  

Hoy os descubro uno de los destinos mediterráneos menos conocidos y, sin embargo, de los más bellos e interesantes. Los franceses la conocen como la Isla de belleza y la perla de Francia. Ofrece un gran número de paisajes naturales, su esencia corsa y ha forjado a lo largo de los siglos una cultura original, rica y profunda. Tierra genovesa y más tarde francesa, Córcega es un destino cercano a tener muy cuenta. ¿Queréis conocer sus mayores encantos? Aquí os destaco mis preferidos.

 

El entorno. Cuando visitéis la isla vais a descubrir una península repleta de monte bajo, cercana al golfo de Génova, con una costa occidental de rocas esculpidas por el viento y el mar y ciudades luminosas adosadas a los acantilados calcáreos. Tampoco faltan playas de intensos azules, pueblos de montaña y hasta balnearios de moda… Sin olvidar su gastronomía, sus vinos con carácter y las tradiciones corsas.

Una isla montañosa. Es la más montañosa de las islas mediterráneas. Cuenta con varias cumbres que superan los dos mil metros (el punto más alto está a 2.710). Además, en un intento por conservar una isla salvaje, apuesta por un turismo sostenible, evitando el turismo de masas. Cap Corse es buen ejemplo de ello; se trata del territorio más al norte de Córcega, una larga cadena montañosa de 40 kilómetros con bosques, montañas, pequeños pueblos encaramados en la ladera de la montaña y sus magníficas calas. El camino ofrece acantilados, costas rodeadas de naturaleza, torres de la época genovesa y pintorescos pueblos. Visita estos cuatro enclaves repletos de encanto: Erbalunga, adorable pueblo de pescadores, Santa Severa con su agradable puerto, el típico pueblo de Luri, y Pino, ubicado entre higueras y naranjos.

Riqueza natural. Además de sus características montañas, la isla posee bosques de pinos que rodean lagos de altitud, viñedos, más de veinte ríos y los más de mil kilómetros de un litoral variado con numerosas playas de arena fina. Dos tercios de la superficie de la isla son Parque Natural Regional, con cinco Reservas Naturales y un Parque Marino Internacional.

La tierra de Napoleón. Ajaccio, la conocida como ciudad imperial, es el lugar de nacimiento de Bonaparte. Hay que visitar sus principales monumentos, como el palacio de justicia, la corte de Napoleón, la plaza donde se encuentra un monumento ecuestre de bronce que representa al emperador y sus cuatro hermanos, así como la de Austerlitz.

Excursiones. Apunta todas estas porque resultan imprescindibles.

  • Las islas Sanguinaires son un archipiélago imperdible. Hay que comenzar por conocer Calvi y su magnífica bahía, aunque las panorámicas más instagrameables se consiguen desde su ciudadela, rodeada de altas murallas reforzadas por bastiones. También hay que visitar la catedral de San Juan Bautista con su Cristo Negro de los Milagros.
  • Los antiguos pueblos de Balagne denominados el jardín de Córcega. Esta región reúne una treintena de aldeas que se presentan como belvederes en picos rocosos en el corazón de valles estrechos.
  • Bonifacio es un verdadero museo al aire libre; la ciudad de los acantilados está repleta de callejones y senderos. No te pierdas su fortaleza milenaria o sus casas encaramadas a 60 metros sobre el mar.
  • Contrata un barco local para dirigirte hacia el archipiélago de Lavezzi, con sus islotes y arrecifes de granito y sus cuevas marinas.
  • Porto Vecchio es la antigua ciudad de la sal que se forma en dos mitades; arriba está la ciudad alta, con sus pintorescos callejones y los restos de la ciudadela. Abajo, el puerto con la arquitectura más moderna.

Una opción muy recomendable. Puede que desde nuestro país no hayamos visitado Córcega frecuentemente debido a las malas comunicaciones que la isla ha tenido con el continente, pese a su proximidad con las costas francesas, italianas y españolas. Una manera buena manera de conocer la isla si no queréis viajar por vuestra cuenta, es a través de CroisiEurope, la principal empresa de cruceros fluviales del mundo. Tiene una propuesta de crucero de ocho días muy completa para conocer lo mejor de la isla con salida y regreso en Niza, que tiene vuelos directos desde varias ciudades españolas.

 

Hoteles que han reabierto sus puertas y te van a enamorar

Poco a poco se va retomando la normalidad en la hostelería, transportes y hoteles. Y aunque no debemos relajar las medidas de seguridad en ningún caso… ¡qué ganas tenemos de volver a viajar, aunque sea dentro de España! Por eso hoy os recomiendo tres hoteles que me encantan y que acaban de abrir sus puertas de nuevo. Os van a inspirar una escapada o el destino de este verano. Un consejo: también son ideales para que los disfruten los locales comiendo, tomando una copa, degustando el brunch

La Torre del Canónigo. Este emblemático hotel, miembro de Small Luxury Hotels of the World, reabre para que disfrutemos de nuevo de Ibiza por todo lo alto. Se encuentra situado en la cima de la colina de Dalt Vila, entre estrechas callejuelas y maravillosas vistas al mar. El hotel lo conforman diferentes espacios: La Torre (3 exclusivas suites y 5 habitaciones Deluxe) destaca por su pelicular arquitectura fruto de la mezcla cultural árabe y cristiana, y cuyo rastro pervive en sus pasadizos secretos y en el acueducto ibicenco en el interior del hall. El Corsario (1 suite, 5 superiores y 6 basics con vistas al mar) esconde anécdotas protagonizadas por celebridades como Grace Kelly, Rainiero de Mónaco, Salvador Dalí o Úrsula Andrew. Por último, Casa Puget (3 habitaciones estándar y 2 premium) es un convento jesuita construido en el siglo XVI del que se destaca su capilla y su excepcional jardín de los olivos, que acoge también la piscina y el chill-out.

No olvides acudir a El Corsario Restaurant & Terrace para conocer su cocina payesa y visitar El Club, un espacio exclusivo situado en la planta baja del restaurante, para probar sus originales propuestas de copas y cócteles.  Pero mi favorita es La Bendita, un homenaje al mundo marinero que alberga una bodeguita para saborear buenos vino y unas tapas españolas de chuparse los dedos.

Bela Vista. Además de disfrutar de nuestras costas, Portugal siempre es un acierto. Además, ¡ya están abiertas las fronteras! Por eso quiero recomendaros este hotel boutique ubicado en el Algarve, frente al océano Atlántico. En un palacete familiar de 1918, que combina todo tipo de comodidades con el sabor de la historia y la estética romántica de la construcción original. Techos de madera pintados, mosaicos de azulejos portugueses en las paredes, objetos de época, muchos colores, diferentes texturas y pinceladas del interiorismo más actual se dan cita en este singular establecimiento que cuenta con 38 habitaciones, casi todas ellas con vistas a la Praia da Rocha, y el único spa L’Occitane de Portugal. En lo gastronómico tenéis que deleitaron con Vista, su restaurante con estrella Michelin dirigido por el chef João Oliveira, quien además ofrece la oportunidad a los clientes del hotel de disfrutar de una jornada de pesca con él. ¡Una delicia!

Hotel VP Plaza España Design 5*. Esta reapertura supone el regreso de uno de los hoteles más galardonados de la capital y de una de sus mejores (y más animadas) terrazas con las vistas más instagrameables, el Sky Bar. Uno de sus puntos fuertes es su ubicación, puesto que se encuentra situado en plena Plaza de España. Además de sus 214 habitaciones, grandes espacios para eventos y el spa, sus dos restaurantes son imprescindibles: Ginkgo Restaurante (en la planta 12 del edificio, donde se encuentra la increíble terraza), se caracteriza por su gastronomía fusión asiática & española y su coctelería canalla. En la planta baja del hotel está el restaurante Botania, del archifamoso Grupo Larrumba, que destaca por su llamativa decoración.