Los tres nuevos restaurantes que tienes que visitar  

Con la llegada del mal tiempo se reducen las opciones de disfrutar al aire libre; por lo tanto, uno de los mejores planes de ocio es disfrutar alrededor de una mesa. Hoy os recomiendo tres de mis últimos descubrimientos gastronómicos. Además, cada uno es perfecto para un tipo de plan distinto.

Para las amantes del mejor producto. Aunque acaba de celebrar su primer aniversario, yo acabo de conocer el restaurante Roostiq y me ha encantado. ¡Lo he visitado tres veces en apenas un mes! Si os gusta la cocina basada en el producto de excelente calidad, este es vuestro sitio. Y sirve, posiblemente, los mejores tomates que yo haya probado en Madrid en los últimos tiempos. Llegados diariamente desde sus huertas de Ávila os vais a deleitar con su sabor y su textura perfecta. Están tan buenos que solamente necesitan un chorrito de AOVE y unas escamas de sal. Desde sus dos fincas abulenses también traen hortalizas, pollos de corral, carnes y embutidos de cerdos de bellota. La carne de ternera la proveen desde Guikar, que siempre es garantía de calidad premium (excelente la chuleta “selección” y la picaña). Las verduras son otro de sus puntos fuertes: estupendas las alcachofas confitadas en horno de leña y muy buenos los puerros. Son famosos sus torreznos: no están elaborados de la manera tradicional, pero merecen la pena. También presumen de elaborar unas pizzas de aplauso. Para finalizar es muy recomendable la piña a la brasa. ¿Lo mejor? Los precios resultan ajustados para la calidad que ofrecen. La decoración y el ambiente son muy acogedores. Pide mesa en el salón del fondo, junto a la cocina a la vista.

Cena romántica y con mucho estilo. Maravilloso el restaurante Haroma del Relais&Chateaux hotel Heritage. Además, con una carta diseñada por Mario Sandoval, el éxito gastro está asegurado. El entorno, decorado por Lorenzo Castillo, es precioso. El salón, rodeado de grandes ventanales a pie de calle, resulta elegante y acogedor. ¡Un enclave en el que apetece quedarse! Mezcla tejidos, materiales nobles y obras de arte. Incluso los paneles de seda están pintados a la manera del siglo XVIII francés a juego con la vajilla. Podéis comenzar con un delicioso arroz meloso con codorniz, el guiso de setas de temporada con trufa blanca, yema de huevo poché y foie (una auténtica delicia) o la bullabesa de pescado y moluscos gallegos. Como principales el cochinillo confitado sobre terrina de vegetales ahumados y encurtidos y la costilla glaseada de Angus con pure de patata, naranja y curry de Jaipur son imprescindibles. Por cierto, el Heritage acaba de poner en marcha un plan perfecto para las tardes invernales: el ritual del té acompañado de scones recién horneados, una copa de champán, sándwiches variados y una irresistible selección de dulces. Todo ello servido en exquisitas vajillas inglesas clásicas. ¿Quién puede resistirse?

Plan divertido con amigas. Acaba de abrir sus puertas Pathio en uno de mis lugares favoritos de la capital: la plaza de Santa Bárbara.  Un restaurante de cocina mediterránea con una carta muy divertida y algunos guiños internacionales. ¿Lo más característico de este establecimiento? Un ambiente desenfadado, ideal para disfrutar de una comida agradable y de su selección de cócteles ambientados con la mejor música con DJ en directo. Tiene diferentes ambientes, desde una zona lounge que da la bienvenida al local con sofás para compartir copas, tapas y raciones, hasta otra zona formal para las mesas del restaurante. Al fondo de la sala y en diferente altura cuentan con gran reservado para eventos privados, además de la cocina vista que preside el salón. También tiene terraza abierta durante todo el año. Lo mejor es pedir platos para compartir (como la ensaladilla meneada con huevos a baja temperatura, los tacos de pollo especiado con salsa de tomatillo verde y aguacate, flor de alcachofa a la plancha con romescu, canelón Wanton de rabo de ternera con salsa suave de boletus, el tiradito de presa Café de París con encurtidos o la picaña a la brasa con patatas confitadas). ¡Y tienes que disfrutar la velada disfrutando de una copa en buena compañía!

Carnívoro, mexicano o steak house: ¿cuál eliges este otoño?

Como todas las temporadas en cuanto el verano llega a su fin, comienzan las inauguraciones, renovaciones y novedades. Hoy os descubro tres de los restaurantes que no os debéis perder en las próximas semanas. Entornos de lo más chic y que destacan por lo realmente importante: ¡se come fenomenal!

Mr Porter. Comienzo en la Ciudad Condal. Este establecimiento se está convirtiendo en la revolución gastro de Barcelona. Presenta un concepto único que combina la excelente oferta de un steak house moderno con un tratamiento único de las verduras en un ambiente cosmopolita que lo posiciona entre los mejores de la ciudad. Situado en el nuevo Sir Víctor Hotel (aquí se ubicó durante años el icónico hotel Omm) y a tan solo unos pasos del paseo de Gracia, Mr Porter es un espacio con aires mediterráneos diseñado por BK Architects. En sus 300 metros destaca el bar panorámico con una espectacular barra de madera de roble, así como otros elementos de diseño contemporáneo. Tanto el entorno como los visitantes habituales (mucha gente guapa) invitan a conocerlo. Algunas de sus elaboraciones imprescindibles son sabores clásicos como el sirloin steak, el bistec de costilla o su plato estrella, el bone-in filet. Otras creaciones muy originales que merece la pena probar son el carpaccio de calabacín (delicioso), el carpaccio de patatas al horno con caviar Beluga, el puerro asado (imprescindible), los langostinos con maíz a la brasa, aguacate y salsa de chile seco, el filete chateaubriand con foie gras (una de sus especialidades más demandadas) y las costillas en tira Tomahawk. Los acompañamientos merecen una mención: buenísimas las patatas cerilla con parmesano y alioli de albahaca, el broccolini con ajo negro o la polenta con trufa negra. Para terminar la velada cuentan con una amplia variedad de cócteles como el Silver Fox, estrella de la casa.

 

RIB. Si todavía no conocéis el monumental hotel Pestana Plaza Mayor (perteneciente a su marca Collection, la más exclusiva del grupo) ubicado en el corazón capitalino, merece la pena hacerlo. Y una buena excusa para explorarlo es acercarse a disfrutar de su restaurante RIB. Está especializado en carnes (concepto que han importado de Portugal: los RIB de Lisboa y Oporto resultan imprescindibles para los carnívoros y son muy frecuentados por los locales). Ofrecen muy buenos cortes y una carta interesante a precios estupendos con platos estrella como la chacinería de wagyu, el tuétano con gambón o la ensalada de tomate rosa. Pero aquí hay que venir a probar su carne, como el tomahawk, chateaubriand o rib eye, entre otros. Pide como guarnición el puré de patata trufada y como acompañamiento la salsa de mojo picón verde o la huancaína. Muy recomendables para finalizar la velada los cócteles de Carlos Marqués. Si os gusta el toque picante tenéis que elegir el Spicy Cao con jengibre y guindilla.

La nueva carta de Iztac. ¡Imprescindible! Alguna vez ya os he hablado de Iztac, uno de mis mexicanos favoritos; un restaurante que ha aportado calidad y autenticidad al concepto de la gastronomía de este país en Madrid. Ahora que ya ha cumplido un año de edad, acaba de renovar su carta por completo. ¡Y algunos de sus platos me tienen enamorada! Os desvelo mis favoritos: las pellizcadas veracruzanas, el queso relleno yucateco y el homenaje al platillo más callejero de la cocina mexicana, los esquites acompañados de tuétano (están brutales, solamente los había probado hasta la fecha en DF). Entre sus pescados, la langosta al estilo Puerto Morelos y entre las carnes el chicharrón en salsa verde o el solomillo en coloradito. Si sois amantes de los tacos, en esta nueva carta tienen su espacio el taco árabe, precursor del conocido taco pastor y el taco Gobernador (a mí me encanta) elaborado con trucha asalmonada.

Planes chic para exprimir Madrid en agosto

¿Te quedas en la capital durante el mes de agosto? ¿Vienes a pasar aquí unos días de vacaciones? Tráfico fluido, cenar en cualquier sitio que te apetezca sin reservar ni planificar previamente, aparcar en la misma puerta de tu destino… Pequeños detalles impensables en cualquier otra época del año que lo convierten en un mes para disfrutar a tope. ¿Necesitas ideas? Hoy te desvelo algunos de mis descubrimientos recientes.

Una cena especial. Y una experiencia culinaria de altura. Bistroman, recién inaugurado, es un fantástico restaurante francés. Se encuentra entre el Palacio de Oriente y el Teatro Real y fusiona con acierto la autenticidad del clásico bistró con el toque elegante del atelier. Su bucólica fachada te traslada con la imaginación a algún pueblecito provenzal. Nada más entrar encuentran la cocina vista, pero con un encanto especial, como de caserío campestre. La decoración mezcla ladrillo, vasijas, cobre, ristras de ajos o cestas de mimbre con lámparas de araña, mantelería de hilo, vajilla de porcelana de Limoges, cristalería Riedel, cubiertos de plata y cuchillos con mango de madera de olivo para la carne. Prueba el paté de campaña y el foie gras casero (impresionante el acompañamiento elaborado con cáscaras de limón), el pescado del día a la bullabesa, el sobresaliente onglet de ternera con salsa y acompañamiento de chalotas, o la col rellena con pintada de Bresse.

El cóctel con amigas. Chido es un restaurante mexicano que se inauguró hace pocos meses en la avenida de Brasil y que fusiona la cocina mexicana y la española. ¿Su seña de identidad? Ofrece originales tacos de diseño elaborados con algunos de los ingredientes estrella de nuestro recetario. De estilo callejero, desenfadado y muy divertido, tiene unos tacos ricos, algunos bocados sorprendentes (como las croquetas de cochinita pibil) o sus nuevo poke de gambones a unos precios estupendos; se puede cenar por veinte euros por persona. Lo mejor es que te puedes quedar allí a tomar la primera copa. Podrás elegir entre una amplia carta de cócteles que incluye mojitos, caipiriñas, daiquiris, margaritas, michelada mexicana o limonada de sandía, además del cóctel Waikiki que lleva el conocido ron miel Arehucas de Canarias. ¿El consejo? Saboréalos en su coqueta terracita al final de la tarde.

De shopping. En cuanto la vi me enamoré de ella. Y seguro que a vosotras os va a pasar lo mismo.  Schweppes ha diseñado una chupa vaquera que homenajea a Madrid y está bordada con el icónico luminoso de Callao. Es una auténtica preciosidad y se trata de una edición limitada unisex que puedes conseguir al precio de 120 euros en la tienda Panocha (ubicada en la calle Villanueva, 22).

Hamburgueseando. Si te gustan las hamburguesas de calidad y alejadas del fast food tienes que probar las que elaboran al Josper o en parrilla de carbón de encina en Dingo -todas ellas de rubia gallega y de 225 gramos-. Dos restaurantes de buena cocina americana (ubicados en Recoletos y en Velázquez) en los cuales la relación calidad-precio es estupenda, el ambiente animado… ¡y las raciones abundantes! Sus platos con huevos son otra de sus especialidades: benedictinos, florentinos, nórdicos, rotos con paletilla ibérica o pochados con lascas de foie.

¡Sushi caribeño! Si te gusta la fusión y tienes un paladar atrevido, tienes que conocer Nakama. Acaban de inaugurar restaurante en la calle Sagasta (ya tenían uno en Las Rozas) y su propuesta culinaria aúna la esencia japonesa, mediterránea y caribeña. Su carta está basada en los elementos más representativos de cada una de estas tres gastronomías. No te pierdas su ceviche de pez espada con salsa de guayaba y aguacate o la tempura de boquerones en miso blanco.

Un jardín (casi) secreto. Y se encuentra muy cerquita del Bernabéu, es decir, en pleno centro. Si todavía no conoces el Olivar de Castillejo, no dejes de visitarlo. En los jardines de la fundación vas a encontrar almendros, romeros, jaras y más de un centenar de olivos centenarios. Durante el verano se organizan numerosas actividades culturales y conciertos al aire libre (la entrada solamente cuesta diez euros). Además, promueven a los jóvenes talentos de la música clásica.

Cuatro caprichos gourmet que os tenéis que dar este verano

Tenemos que mimarnos y cuidarnos cada día porque lo valemos y porque los pequeños placeres son los que merecen la pena. Ahora en verano, además, podemos relajarnos y caer en las tentaciones que evitamos durante otras épocas del año… Hoy os descubro cuatro caprichos gourmet que os van a encantar.

Adiós, resaca, adiós. No es exactamente un producto gourmet, pero es la solución que llevábamos esperando toda una vida. Porque a todas nos gusta salir, bailar, divertirnos, beber… Pero claro, las consecuencias se pagan a la mañana siguiente. La temible resaca. Dolor de cabeza, deshidratación, malestar general. ¿Os suena? Y esas mañanas piensas que ojalá existiera una solución para aliviar los efectos de la resaca. ¡Pues existe! Se llama Getaday y acaba de lanzarse en España. Su composición ayuda a un mejor funcionamiento del hígado y de las enzimas responsables de metabolizar el alcohol. Una fórmula que incorpora más de quince componentes naturales y que además tienen propiedades antioxidantes, diuréticas, antiinflamatorias o energizantes. Este remedio es tendencia en países como EE.UU., ciudades como Londres y se ha utilizado desde siempre en países asiáticos. La presentación tuvo lugar en Chicote en una fiesta divertidísima en la que además de pasarlo genial, tuvimos la oportunidad de comprobar que funciona. Puedes combatir la resaca con sus chupitos largos (saben a limón) en www.getaday.es

¡Amor eterno por las ensaimadas! ¿Hay algún dulce más rico que una ensaimada mallorquina? La pastelería Formentor -que las elabora prácticamente perfectas- acaba de inaugurar un nuevo establecimiento en la calle Santa Engracia. Las ensaimadas, con un crujiente hojaldrado exterior y una ligera y algodonosa miga, se preparan con nata, cabello de ángel, crema tostada, frutas y la novedad que me ha dejado enamorada: con sobrasada de Santanyí. ¡Me ha encantado! Tenéis que probarla junto con la última delicatessen de esta casa: una versión de chocolate. También elaboran las cocas de trempó, de patata, empanadas de cordero y sobrasada y otro imprescindible: la horchata de almendra mallorquina (hasta ahora inédita en Madrid). Además de refrescante, está buenísima.

Manzanas y flores. ¿Conocéis las Pink Ladies? Son unas manzanas rosas cultivadas en España que además de visualmente perfectas, están deliciosas. Esta fruta procede del cruce natural entre la variedad Golden Delicious y la Lady Williams. Ofrecen una textura firme y crujiente, un punto óptimo de maduración y un sabor dulce. Hace poco lanzaron una cesta floral en colaboración con Sally Hambleton una de las floristas más prestigiosas de nuestro país.  El centro de edición limitada incluye más de nueve variedades de flores acompañadas de sus manzanas. Está elaborado con flores frescas como tulipanes dobles, lilas, alhelís, gloriosas, mini gerberas, claveles, rosas de jardín y clemátides, entre otras. En la composición predominan los tonos fresa, ciruela, verde ácido y anaranjados; una mezcla cromática que encaja con ese rosa intenso de las manzanas. ¡Es ideal!

Un aceite de premio. Soy una adicta a probar todo aceite de oliva que cae en mis manos. Nada mejor que un desayuno con tostadas empapadas en AOVE mmmm… Recientemente he probado Palacio de Los Olivos reconocido por segundo año consecutivo como el número 1º del mundo en variedad picual, por Evoo World Ranking. Este oro líquido nace en Los Palacios una finca situada en la región volcánica de campo de Calatrava (Almagro), que constituye, junto con la de Olot y la de Cabo de Gata una de las tres zonas de vulcanismo reciente más importantes de la Península Ibérica. Este enclave singular aporta el valor diferenciador a este AOVE de gran calidad. Se trata de un aceite afrutado, con notas equilibradas de amargo y picante, que recuerdan a hierba fresca, tomate y hierbas aromáticas, con toques de almendra, plátano, manzana y kiwi.

Cuatro paradas obligatorias en Marbella

Como todos los veranos hay que dejarse caer unos días por este destino de clima privilegiado, alojamientos de lujo, beach clubs animadísimos, ambientazo internacional y una gastronomía cada vez más TOP. Hoy os descubro cuatro paradas imprescindibles esta temporada.

Un clásico e imprescindible: El Chiringuito. Desde hace tres años Puente Romano (recién galardonado por Conde Nast Traveler como el Mejor Hotel Gastronómico de España) cuenta con el club más cool a pie de playa: bautizado como El Chiringuito es un espacio es precioso y está ubicado sobre la misma orilla del Mediterráneo. Cuenta tanto con terraza como con restaurante interior. Y si lo prefieres, puedes relajarte en una tumbona junto al mar mientras disfrutas de un cóctel. ¡También ofrecen todas las tardes sunset hour con DJ! Durante este mes organizan tres parties nocturnas de lo más animadas, repletas de sorpresas, gente guapa y que merecen mucho la pena: la fiesta de Luna Llena, San Juan (con hogueras incluidas) y la gran inauguración del verano que se ha convertido ya en todo un clásico de la zona.¿Una recomendación? Acude a cenar a El Chiringuito y luego acércate hasta La Plaza de Puente Romano para tomarte unas copas. Es difícil encontrar mejor ambiente nocturno en todo Marbella… Y si quieres trasnochar puede quedarte en Suite, el night club ideal para las copas de última hora.

Un gin-tonic al caer la tarde en Diblu. En pleno paseo marítimo y recientemente inaugurado, es un establecimiento perfecto para tomar unos deliciosos cafés a media mañana en un ambiente tranquilo (pide el capuchino de tiramisú) o una copa relajada cuando comienza a caer el sol. Su situación es inmejorable y vas a brindar casi con los pies en la arena en un ambiente cosmopolita. Además de la terraza a pie de mar cuentan con un precioso salón acristalado para un almuerzo (pide sus pescados o arroces) con buenas vistas. Y también disponen de tumbonas para pasar el día al precio de 18 euros.

El tapeo más divertido en Back Tapas. Es la última sensación de la ciudad. Ingenio, buen producto, elaboraciones excelentes, combinaciones originales y presentaciones que no dejan indiferente a nadie. Un local divertido e informal en el que la barra tiene tanta importancia como el salón o la terraza. El cruasán de centolla es una de sus especialidades estrella, pero no os perdáis el carabinero con su croqueta, el tartar de quisquillas de Motril, el gazpacho verde, los buñuelos de queso Payoyo con pisto de verduritas y yema de huevo o el cochifrito de cerdo de castañas, gazpachuelo de chirlas y camarones.

La gastronomía gourmet en La Milla. Lo recomiendo para los paladares más sibaritas puesto que ofrece la mejor gastronomía de playa. Situado entre el hotel Marbella Club y Puente Romano, el año pasado despuntó y este se ha consolidado como el mejor gastro beach. Aquí se viene a probar su excelente producto, especialmente los pescados (al carbón y a la sal), frituras malagueñas, espetos y arroces (están bien ricos). Tienen un apartado dedicado a los crudos (estupendas las ostras, aunque no os perdáis el ceviche de carabineros y el tartar de lubina). Pero lo mejor es pedir las sugerencias del día. Las ortiguillas, los berberechos, las almejas, las vieras, el salmonete, la gallineta, el salpicón, el gazpacho de centollo… Además, podrás disfrutar de una amplia carta de vinos, cócteles y espumosos.

 

 

¿Dónde cenamos este verano en Madrid?  

Pocas veladas resultan más agradables que una estupenda cena con la mejor compañía durante las noches de verano. Pero cada temporada, cuando se acerca el buen tiempo, todas nos preguntamos cuáles son los locales imprescindibles que toca visitar. Hoy os descubro algunos de los que más me han sorprendido durante las últimas semanas. Comenzamos.

El nuevo Arzak. La ubicación de Ramsés en plena puerta de Alcalá siempre es apetecible. Pero ahora, además, la cocina del maestro Arzak le añade un plus adicional. A la luz de las velas y rodeada de la decoración de Phillipe Stark, podrás disfrutar de unas buenas ostras, caviar sobre blinis, jamón Joselito, ensalada de bogavante o unas patatas al horno con trufa, que están deliciosas. También destacan los pescados como las kokotxas de merluza o el lenguado a la parrilla con limones enterrados al carbón también está muy rico. Para finalizar no lo dudes: elige la pirámide de chocolate. Después podrás disfrutar de un gin-tonic en su siempre animadísima terraza repleta de gente guapa.

 

El jardín más elegante (y romántico). El hotel Orfila, miembro de la élite de los hoteles de lujo y perteneciente a la familia Relais&Châteaux, es una opción que nunca falla para una velada especial. Cortesía, calma, encanto y buena cocina (ahora capitaneada por el gran Mario Sandoval) son el emblema de este palacete del siglo XIX situado en una zona exclusiva y tranquila. Con la llegada del verano su terraza es una excelente opción para planear una cena íntima: pocas mesas, servicio impecable, entorno de cuento y gastronomía de altura. El Orfila cuenta con uno de los jardines urbanos más bonitos de España. Sus detalles, el silencio, la fuente o sus flores hacen de este espacio un auténtico oasis en pleno corazón de la capital. Y os cuento un secreto: si sois amantes del brunch su propuesta de los domingos es una de las más distinguidas y deliciosas.

La mejor puesta de sol (y muy cool). Ginkgo Sky Bar te lo pone fácil si suspiras por organizar una velada casi acompañada de las estrellas. Ubicado en la planta doce del hotel VP Plaza España Design, su joya es la terraza que ofrece unas vistas espectaculares de 360 grados sobre los tejados y las torres de Madrid, así como de la misma plaza de España. Sin duda, la terraza de moda estos meses. Además, está siempre de lo más animada. La carta está inspirada en la cocina mediterránea y de mercado con toques asiáticos. También puedes subir al rooftop para degustar un buen cóctel elaborado al momento con inmejorables vistas; en este caso tendrás que abonar entrada para poder subir que se descontará del importe de tu consumición. Un consejo: acude al atardecer, los colores que ofrece el horizonte capitalino desde aquí son espléndidos.

El espacio Alhambra. Si prefieres algo más informal, tapeo, cervezas artesanales y, por ejemplo, un concierto en directo de música de fondo, acércate a conocer el multiespacio efímero de cervezas Alhambra (situado en el palacio Gans de la calle Princesa hasta el 30 de junio) en colaboración gastronómica con Surtopía. A lo largo de estas semanas en este jardín también se van a organizar catas maridadas, talleres de tiraje, show-cookings, talleres de artesanía, cine al aire libre o conciertos acústicos íntimos. Para poder acudir os tenéis que registrar en: www.cervezasalhambra.es/jardin-alhambra

En el laboratorio de un tetra estrella Michelin

¿Nunca os habéis preguntado que bulle en la cabeza de los chefs que acaparan las estrellas Michelin edición tras edición? ¿Qué inquietudes les asaltan para ser capaces de crear unas elaboraciones culinarias tan sorprendentes como estéticas y deliciosas?

Quizá nos pueda dar alguna pista al respecto el cruzar las puertas de DSPOT, el laboratorio de investigación de Diego Guerrero (cuatro estrellas Michelin a lo largo de su carrera, dos conseguidas en Club Allard y dos en DSTAGE). Aunque a Diego no le gusta llamarlo exactamente así. “Más que un laboratorio es un espacio en el que estudiamos, nos documentamos, experimentamos y tratamos de establecer los caminos que van dibujando nuestro trabajo”, me confiesa. No puedo evitar preguntarle qué secretos confesables acontecen en un lugar donde siempre se está probando, testeando, proponiendo… Aunque en este punto el chef se muestra más cauto “aquí disfrutamos de momentos muy divertidos; como puedes comprobar DSPOT es un espacio muy personal e íntimo, peeeero… lo que ocurre en DSPOT se queda en DSPOT”.  Me encantaría averiguar qué creación gastronómica le daría a probar a alguien que no le conociese para que comprendiese la magnitud de su cocina. Y, aunque le costaría elegir, Diego Guerrero se decanta por el calamar “porque habla de creatividad, de sabor, pero también de sostenibilidad y de aprovechamiento, algo con lo que en esta casa estamos muy concienciados”.

9

El chef nos ha abierto las puertas de DSPOT para la presentación de un producto singular y pionero que va a revolucionar el mercado gourmet en los próximos meses: el aceite de pipas de calabaza. Los Anzi’s, una empresa familiar de origen austriaco, acaba de llegar a España para presentar un aceite único que está sorprendiendo a los paladares más exquisitos. De momento ya se ha introducido en las cocinas de muchos de los más prestigiosos chefs de nuestro país, incluso en los estrellas Michelin como Diego. Durante esta presentación Guerrero elaboró un menú especial para la ocasión en el cual las calabazas, además de su ingenio, fueron las protagonistas. Cada pase (hasta diez) resultó un festival culinario de altura.

 

A mí me enamoró el plato maya (con una estética sobresaliente inspirada en un calendario maya y con un juego de texturas sublime), el bao crunchy (una genialidad de Diego que sabe distinto según cómo te lo tomes) y maíz (un postre que convierte un algodón de azúcar en un taco mexicano).

 

Por cierto, además de su intenso aroma a pipas y su especial sabor, el aceite de calabaza cuenta con múltiples beneficios para la salud: proporciona gran cantidad de ácidos grasos, aporta una cantidad muy alta de vitamina E -beneficiosa para la piel y el pelo-, o minerales como magnesio, hierro y selenio. También ayuda a personas con diabetes, beneficia al corazón, al hígado y al sistema inmunológico, es un potenciador de energía natural y bloquea la absorción del colesterol malo sin modificar los niveles del colesterol bueno. Es más suave que el aceite de oliva virgen extra, ya que no tiene ningún punto picante en el paladar o la garganta. Esta suavidad le proporciona una gran versatilidad a la hora de combinarlo y enriquece platos y recetas: ensaladas, cremas de verduras, pastas, arroces, carnes, pescados, salsas, panadería, pastelería, helados…  Además del aceite, Los Anzi´s también comercializa en España aceite de semillas de calabaza y nueces, pipas de calabaza natural, pipas de calabaza con wasabi (¡están buenísimas!) y harina de pipas de calabaza.

 

Antes de despedirme de Diego le pregunto sobre sus nuevos proyectos. “Además de seguir innovando y buscando soluciones a nuestras inquietudes creativas pronto podremos comunicar un nuevo proyecto que en breve verá la luz. Sí puedo adelantar que será en Madrid”. Y aunque él no desvela más, yo no puedo dejar de preguntarme ¿será un nuevo restaurante…?

Con María Pardo, directora de Marie Claire

Cinco planes gastro con amigas  

¿Estáis buscando alternativas para organizar la próxima salida de chicas y no os apetece ir a los bares y restaurantes de siempre? Hoy os descubro cinco propuestas gastro muy diversas, pensando en todos los gustos y bolsillos.

Un mexicano muy castizo (y divertido). Si os gusta este tipo de cocina y buscáis un precio medio ajustado (15-20 euros por comensal) tenéis que conocer Chido. Puede llegar a recordar a un bar de moda de la Riviera Maya. Ubicado en la capitalina avenida de Brasil y de estilo callejero y desenfadado, enamoran sus paredes vestidas con tablones de madera y tapizadas simulando cactus. Vas a fotografiar su gran columpio de tapicería tropical para comer de una manera original y la multitud de monos que aparecen en lámparas y decoraciones. Algunos de sus platos estrella: las croquetas de cochinita pibil con mojo picón de chile poblano, la quesadilla con huitlacoche, patatas bravas con espuma de chipotle (muy ricas), y los chingonachos o la pokinoa de gambones, entre los entrantes; sus tacos de pato, de tempura de gambones (buenísimos), tartar de atún, rabo de toro o de carrillera, el taco de queso majorero (otro recuerdo que evoca a su isla) o el burrito serranito, entre los principales; y, entre los postres elige el polvito oreoguayo o el vaso no mames. Además, los viernes y sábados después de las cenas, se bajan las luces y comienza el copeo: sirven mojitos, caipirinhas, daikiris, margaritas, micheladas…

Tapeo del bueno. Y en pleno barrio de las Letras… Si sois de las que os gustan unas cañas bien tiradas, en una zona animada para continuar luego con las copas sin coger el coche, pero disfrutando antes de un picoteo rico, rico, comparto con vosotras una taberna que he descubierto recientemente y que me ha sorprendido por su buen producto y gran cocina. Me refiero a El Gallo Canta. Hacen una de las mejores tortillas españolas que vais a probar en Madrid, un tomate rosa que sabe a tomate de verdad, un delicioso pisto con huevo, buenas croquetas, ensaladilla, huevos fritos (con sus puntillitas) con jamón y chistorra, boletus y setas… Y si preferís una cena más formal también ofrecen buenas carnes y pescados o especialidades del día que siempre merecen la pena. ¿Lo mejor? Las raciones son muy abundantes (tanto que si no te las terminas te las preparan para que te las lleves a casa) y los precios resultan más que moderados.

 

 

Brunch y fútbol. ¿Recordáis el mítico Café Oliver? ¡Seguro que sí! Pues ahora podéis rememorarlo en el restaurante Behia que se acaba de unir a este reconocido café para hacer una colaboración en forma de brunch. Desde el mes de marzo ofrecen esta opción los domingos desde las 11.30 a las 15.00 horas. Podéis quedar a media mañana para disfrutar de su bollería y panadería casera con el clásico croissant de mantequilla, un brioche con chocolate delicioso, panecillos de cereales… Todo ello acompañado de zumos, cafés o refrescos. Después podéis elegir entre benedictinos con salmón o bacon, huevos cocotte con trufa (¡buenísimos!), revueltos con espinacas y espárragos… Para finalizar hay opciones para todos los gustos: aguacate caprese, ensalada de frutas, la mítica french toast o una deliciosa Behia cheeseburguer. Además, incluyen cócteles tan apetecibles como el Bloody Mary, Mimosa, Aperol Spritz o Bellini. Y como está justo al lado del estadio Santiago Bernabéu, después del brunch podéis planificar una tarde de fútbol acudiendo al partido por la tarde. ¡Un planazo de domingo!

 

Especial cumpleaños. Reservad el salón del fondo del nuevo restaurante Aire de Serrano, recién inaugurado en pleno barrio de Salamanca. Un local agradable de cocina mediterránea con guiños a la gastronomía polaca (de donde procede su propietaria). En el reservado podéis personalizar la decoración para la cumpleañera o recibir la tarta con velas mientras el camarero entona el Happy birthday en honor de la homenajeada. Algunos de sus especialidades son los champiñones rellenos de queso con bechamel, las croquetas de puerro y setas, el arroz meloso de setas, el pierogi (un plato típico polaco), el torrezno a baja temperatura o el calamar a la parrilla con mayonesa de lima. Imprescindible terminar la velada saboreando sus tartas caseras: la de limón, coco, chocolate…

 

Escapada playera y cool. Se aproxima el buen tiempo y las ganas de playa. Si estáis planificando una cena en la orilla del mar, en un entorno cuidado al detalle y con la posibilidad de tomar unas copas sin moveros (pero con muy buen ambiente) vuestro sitio es Marina Beach Club. Cuenta con una ubicación privilegiada en la valenciana playa de Las Arenas y se trata, posiblemente, del beach club mejor montado de todo el litoral mediterráneo. Además, en su restaurante La Marina, podréis degustar muy buenos platos elaborados con producto regional (como los deliciosos tomates del Perelló, el esgarraet, las alcachofas, el sepionet) y una muy rica variedad de arroces.

Relax, lujo y gastronomía cerca de Madrid

En muchas ocasiones buscamos destinos alejados para relajarnos el fin de semana sin valorar que muy cerca de Madrid encontramos verdaderas joyas.

Recientemente he descubierto el hotel Valdepalacios un Relais & Châteaux que se convierte en una escapada ideal para pasar unos días de descanso en plena naturaleza. ¡Y a poco más de hora y media desde la capital! Es perfecto para una noche romántica o una velada especial. En mitad del campo y rodeado de seiscientas hectáreas de naturaleza en un entorno exclusivo, vais a encontrar una casa señorial de principios del siglo XIX. Pero también cuenta con otras dependencias con mucho encanto como los establos, las casas de labor, sus patios y múltiples rincones pintorescos. Paseando por sus alrededores vas a tener la oportunidad de observar todo tipo de aves de la zona y hasta te cruzarás con ciervos. Las habitaciones son luminosas, espaciosas, elegantes, con muebles delicados, alfombras, terciopelos… Todas diferentes y decoradas con mucho encanto. ¿Un plus adicional? Las maravillosas vistas a la naturaleza que ofrecen todas las ventanas. Y un rincón irresistible para disfrutar de las mejores sobremesas y de las tardes de invierno: el salón con chimenea.

Como complemento al lujo y el descanso podéis disfrutar de los magníficos platos de su restaurante Tierra, recientemente galardonado con una estrella Michelín y con dos Soles de la Guía Repsol. No dejes de probar sus platos de aves y caza. Y atención a sus completos y deliciosos desayunos: se convertirán en uno de los objetos de deseo de tu estancia.

 

¿Un capricho? Disfrutad de sus tratamientos del spa en la habitación. No os perdáis su piscina climatizada rodeada de cristaleras desde la que se puede divisar la sierra de Gredos.  En Valdepalacios también vais a poder disfrutar de numerosas actividades tanto al aire libre como en interior. Algunas propuestas que os sugiero: paseos a caballo y en calesa por las más de seiscientas hectáreas de dehesa, navegar por el pantano, picnics, clases de cocina o catas y degustaciones de productos de temporada.

Si lo que estáis organizando es una escapada gastronómica de ida y vuelta en el día ¿qué os parece Toledo? En AVE se encuentra a poco más de veinte minutos desde Madrid. Podéis visitar su monumental casco histórico por la mañana y luego comer en el centenario restaurante La Venta de Aires. El enclave es precioso y sus salones decorados con artesonados son muy acogedores. Tienen algunas especialidades imprescindibles como la perdiz estofada, la crema de cangrejos o los asados en horno de leña. También hacen muy buenos los pescados a la sal y el arroz con bogavante. De postre no te puedes perder la sopa de almendra o los crepés preparados en sala. Uno de sus platos más populares y logrados es el cocido de La Sagra. ¡Muchos peregrinan hasta allí para probarlo! La sopa con hierbabuena está deliciosa y estoy casi segura de que no podrás terminarte la gran cantidad los garbanzos de la comarca ni las carnes que sirven. Después te aconsejo que te dirijas hasta el Parador para tomarte un gin-tonic y hacer sobremesa. ¡Las panorámicas de la ciudad desde allí son inolvidables! Y si eres un amante de las croquetas no regreses a la capital sin hacer una parada en Tobiko porque le acaban de conceder el galardón a la mejor de España. El cocinero Javier Ugidos elabora una croqueta perfecta, de bechamel cremosa, rellena de picadillo de jamón y rebozada con panko (pan rallado de estilo japonés). ¡Está buenísima! Si pernoctas en la ciudad tienes que ir a cenar al restaurante La Ermita. Ubicado en la zona de los cigarrales, con el Tajo y la ciudad a sus pies, regala una puesta de sol inolvidable. No te la pierdas.

Cuatro restaurantes que tienes que conocer en 2019

Siempre que comienza el año elaboramos nuestras pequeñas listas de deseos (de todo tipo). También de los restaurantes de moda que nos apetece conocer. Hoy os descubro algunos de los que más me han sorprendido en las últimas semanas… ¡y de estilos y cocinas diversas!

El único hongkonés de la capital. The One. Si vas buscando un chino típico, este no es tu sitio. Pero si quieres conocer una gastronomía repleta de matices y elaboraciones delicadas, te interesa visitarlo. Utilizan el vapor como método de cocción para no maltratar el producto y muchos platos se terminan en wok. Algunos de los imprescindibles que hay que probar aquí: los berberechos al sake, las navajas con judía negra (impresionantes) y el solomillo con salsa de pimienta y setas al wok que es una auténtica delicia. Como platos curiosos -pero muy bien logrados- atreveos con el torrezno ibérico al estilo de Hong Kong sin freír. O con los callos a la hongkonesa, nada que ver con los madrileños, pero que tienen mucho éxito entre los clientes. Como postre hay que elegir el coulant de chocolate con cinco especias que sustituyen el azúcar. Una advertencia: aquí se viene a comer bien, no a posturear…

Fusión canalla. Cantina Roo. Este restaurante fusiona los contrastes ácidos, picantes o dulces de México con los ibéricos, el marisco, el queso o el aceite mediterráneo. Han contratado los servicios de un agricultor que les suministra productos e ingredientes clásicos de la cocina azteca procedentes de su huerta ecológica y que prepara diariamente sus propias tortillas de forma artesanal -todo un acierto que agradece el paladar-. Los platos sorprenden por su originalidad y acertada ejecución. Como entrantes tenéis que probar un estupendo gambón en tempura, con lechuga Batavia y mayonesa de chipotle o la tosta de pato azulón con vino de Oporto, calabaza y mole. Y entre los platos principales debéis decantaros por los riquísimos raviolis de huitlacoche con salsa de queso o unas quesadillas rellenas de guiso de oreja y tamarindo con crema ranchera. No debéis dejar de pedir su sopa de tortilla -de las mejores que he probado-. Cuentan con una buena selección de mezcales, tequilas y cervezas artesanales mexicanas.

Vuelta a los clásicos. Piú di Prima. Fue un referente de la alta cocina italiana en la capital hace una década. Ahora acaba de regresar en el paseo del Pintor Rosales bajo el mando del chef Stefano Franzin con el objetivo de recuperar su lugar entre los mejores. Y han comenzado esta nueva andadura con un gran nivel. Además de los platos de pasta elaborada de forma artesanal -como los tagliatelle con carabineros en su salsa, fuera de carta- o los spaghetti al nero di sepia con langostinos al ajillo y tomate cherry, son imprescindibles el risotto especialidad de la casa (de azafrán acompañado de ossobuco). Muy rico también el vitello tonnato, la burrata della Puglia, la lasaña de conejo estofado, el steak tartare o una riquísima milanesa. El mejor final es un tiramisú clásico veneciano con amaretto y gotas de chocolate. Su plato sobresaliente es una receta del siglo XV que era la favorita de los nobles italianos por su exquisitez: el raviolone con crema de parmesano, yema de huevo de corral, espinaca y trufa blanca rallada directamente en la mesa.

Buena cocina de cantina. Mex&Co es un restaurante ubicado La Moraleja (en la plaza de la Fuente, siempre animada y con ambientazo) que apuesta por una cocina de tradición a precios razonables. Cuentan con una nueva carta que incluye desde los bocados más demandados (guacamole, nachos, tacos), hasta platillos menos conocidos. A través de las distintas regiones de México podemos encontrar sopa de tortilla, tacos de pulpo -deliciosos-, chuletitas de cordero con mole coloradito, oaxaqueño, gambones estilo San Rafael, el conejo adobado en chile morita o la degustación de moles. No hay que perderse el chile relleno de picadillo yucateco ni la cochinita pibil (una de las mejores de la capital). Presumen con razón de su Margarita Premium, elaborada con la receta original inventada en Acapulco para Rita Hayworth con un ingrediente secreto. Y, por supuesto, ofrecen una buena de carta de tequilas que sirven acompañados de una sangrita deliciosa. Como debe ser.