Si estás buscando disfrutar de una experiencia sensorial y gastronómica, en el transcurso de una velada muy especial, te voy a descubrir una de las inauguraciones más recientes de la capital, que en breve tendrá lista de espera: Diamantes de Sal Rosa. Si el nombre ya seduce, el comedor privado te va a enamorar. ¿Por qué? Porque dispone de una sola mesa. Es decir, vas a tener el privilegio de disfrutar de un restaurante exclusivo para cuatro comensales (aunque podrá ampliarse hasta seis personas cuando las medidas sanitarias lo permitan).

Pero la máxima privacidad no es su único atractivo: además de las orquídeas que decoran cada rincón, estarás rodeada de una atmósfera limpia y purificada con cristales de sal rosa del Himalaya que protagonizan el espacio (el propio suelo que pisas está recubierto de cristales de sal). Y lo vas a notar en el aire que respiras y en el agradable aroma que envuelve el salón. El ambiente es energéticamente armónico. Los cristales rosas del techo y el suelo estimulan los sentidos por la emisión de iones negativos que purifican de forma natural, eliminando pólenes, polvo y otros contaminantes del aire imperceptibles a nuestros ojos. Además, la luz de sal rosa del Himalaya reflejada en las superficies y en los cristales, produce un efecto mágico y envolvente.

En este espacio puedes personalizar cada detalle a tu gusto eligiendo las flores, la intensidad de la luz, la música ambiental y hasta el nivel de privacidad. Si deseas que no te molesten en ningún momento, lo adviertes de antemano y el servicio solamente entrará si les avisas mediante el sonido de una campanilla. Un culto al hedonismo, el buen gusto y la relajación, bajo la inspiración y dirección de Emilio Carcur, fundador del inolvidable Thai Garden, primer tailandés de nivel abierto en España. Tras un cuarto de siglo cosechando éxitos, ahora se embarca en este novedoso proyecto que además de delivery y take away, ofrece esta experiencia de lujo y privacidad.

La gastronomía se disfruta también a través de un viaje por distintas especialidades de la cocina tailandesa. Adaptan la experiencia gastronómica a tus gustos y necesidades: puedes conformar tu propio menú.

Pero si no quieres pensar demasiado, también ofrecen una opción predeterminada en formato degustación ajustada en cuatro tiempos. Podrás probar una gran variedad de platos a un precio muy ajustado para lo exclusivo de la experiencia. Comenzarás con dos aperitivos (finas tiras de carne y degustación de sopa de coco); cinco entrantes (vieira con salsa de ostras, ensalada de carne de pollo picada con leche de coco, brocheta de salmón marinado, pastelillos de pasta rellenos de setas y verduras aromatizadas, y langostinos envueltos de pasta de arroz); tres platos principales (filetes de merluza con verduras, pollo al curry rojo estilo Paneng, y pollo en tempura con salsa de ostras), dos acompañamientos de arroz y una trilogía de postres. Esta opción tiene un precio de 52 euros por persona (sin bebidas) para un mínimo de cuatro personas.

Diamantes de Sal Rosa me ha parecido perfecto no solamente para una velada romántica o especial con amigos, sino que también es ideal para reuniones de negocios o para sorprender a tus clientes. Vas a disfrutar de una experiencia que va más allá de lo gastronómico en un entorno cuidado al detalle.