Si te quedas en la capital durante las próximas semanas, algo que será de lo más común en este atípico verano, no te preocupes; hoy te doy las mejores pistas para organizar algunos planes gastro de lo más diverso. ¡Apunta y disfruta!

Una velada familiar. Después del confinamiento, apreciamos más que nunca el aire puro, los espacios verdes, los árboles y escuchar el trino de los pájaros a nuestro alrededor. Si quieres disfrutar de un espacio natural, con una coqueta y amplia terraza muy cerca de Madrid (a tan solo diez minutos de plaza de Castilla, entre Alcobendas y San Sebastián de los Reyes), Tejas Verdes es una opción ideal. Se come muy bien y el entorno es de lo más apetecible. Su carta se basa en el mercado y en la estacionalidad del producto, en la cocina casera de toda la vida y los platos tradicionales. ¿Qué puedes pedir? Ahora durante el buen tiempo una rica ensalada de tomate y ventresca, un salmorejo fresquito, ensaladilla, gambas cristal con mayonesa de lima, su tempura de verduras con rabas con romescu, unos bocartes a la bilbaína deliciosos… Ahora estamos en temporada de bonito y lo hacen muy rico. Pídelo a la cantábrica. Entre sus segundos, una lubina a la sal, el tataki de atún rojo o el cogote de merluza; si eres carnívora te puedes decantar por un gran chuletón o el steak tartare elaborado ante el comensal. Y toma nota para cuando llegue el frío: sus salones interiores disponen de dos chimeneas, perfectas para comer o cenar frente al fuego y disfrutar de un contundente plato de cuchara, un guiso o un suculento asado.

Un homenaje gastro (y gluten free).  Uno de mis últimos descubrimientos de la capital y absolutamente recomendable. Eso sí, os aviso: este restaurante es perfecto para los amantes de la cocina vasca y para las que os gusta comer de verdad. ¡Sus raciones no defraudan! Hablo de Nebak, un nuevo restaurante ubicado junto al Congreso de Los Diputados (calle Zorrilla, 11). Una carta repleta de las recetas más tradicionales elaboradas con un producto de excelente calidad. ¿Otro valor añadido adicional? Todos sus platos se elaboran libres de gluten al 100%. Para el verano resultan ideales platos como el timbal de pimientos rojos asados y confitados, con ventresca de bonito, cebolla confitada y anchoas del Cantábrico (para mí un entrante redondo); las almejas finas del Cantábrico a la sartén y al txakoli; su lingote de foie hecho en casa o el salmorejo con tomate de Baserri, guarnición de verduras y txangurro, otro plato excelente. Entre los guisos tradicionales os aconsejo el rabo deshuesado de vaca ahumado y relleno con foie fresco o el arroz caldoso con bogavante en cazuela de barro, que es uno de los platos estrella de esta casa. Otra recomendación: no te pierdas su degustación de bacalao al pil-pil, vizcaína y Club Ranero.  Entre las carnes siempre es una garantía pedir sus chuletones con maduración mínima de sesenta días, acompañados de patatas fritas caseras y pimientos de Guernica. En cuanto a los postres atrévete con dos especialidades vascas muy complicadas de probar en la capital: goxua e intxaursalsa.

Una cena clásica en pleno Serrano. Si lo que prefieres es disfrutar de una cena en pleno barrio de Salamanca, en una terraza elegante en las que la calidad del producto no falla, Hevia es tu opción. Llevan más de cincuenta años dando de comer bien en una atmósfera elegante, con manteles largos, flores frescas e hilo musical, con un estilo que recuerda a las terrazas parisinas.  Podéis comenzar con entrantes ligeros como una buena gamba roja de Denia y blanca de Huelva, unas ostras gallegas o sus cigalitas. A mí me encanta su selección de ahumados con guarnición o el revuelto de tuétano con trufa negra. Dentro de los principales nunca me pierdo el tronco de bonito escabechado en salsa de perdiz, una auténtica delicia, aunque también están muy ricos el lenguado, el solomillo a la brasa con ajitos, el steak tartar -también muy apetecible y fresquito ahora en verano- y los chipirones en su tinta.

Noches de verano en el Club de Campo. ¡Y para todos, no hace falta que seas socio para entrar al restaurante! Estas semanas puedes disfrutar de la cocina de Luke Jang (el chef del más que que recomendable restaurante LUKE) al aire libre y con las vistas estupendas que ofrece este lugar tan privilegiado de Madrid. No te pierdas platos como las kyozas de ternera con mahonesa de wasabi o el bacalao confitado con vinagreta suave de curry rojo. Si prefieres una una experiencia más informal elige los sofás de la terraza; allí tienes a tu disposición la carta de las Tapas del Social, entre los cuales se encuentran bocados tan icónicos de la barra de LUKE como el bao bun y la gilda coreana.