A punto de terminar el año, hoy os desvelo mi TOP 10 de hoteles de los últimos meses. Los hay para todos los gustos y estilos: palaciegos, tropicales, cercanos, al otro lado del mundo, para una escapada de fin de semana, para una celebración especial… Pero todos ellos son excepciones y merecen una visita. ¡Os los recomiendo 100%! El orden en el que están escritos es indiferente porque todos son sobresalientes.

Casa Sandra (Holbox). Os voy a descubrir un tesoro desconocido para muchos: el paraíso de Holbox. Es una isla situada entre el Caribe y el golfo de México. ¿Su encanto? Es un territorio virgen, solo se llega en barco desde el puerto de Chiquilá. Podrás caminar descalza: no hay asfalto (ni construcciones ni resorts). Pertenece a la reserva natural Yum Balam y está separada del continente por la laguna de Yalahau, donde habitan flamencos, garzas, milanos, cormoranes y pelícanos. Las aguas que rodean la isla se encuentran repletas de cocodrilos en las lagunas, delfines y tortugas. Cada verano acuden allí unos 1.500 ejemplares de tiburón ballena. ¡Un espectáculo inolvidable! Los encantos de la isla son infinitos: aguas cristalinas, arena dorada, palmerales, coloridas hamacas, artesanía local y un solo pueblo donde el único medio de transporte son los carritos de golf. Las fachadas de los cafés, restaurantes y posadas son multicolores. También te vas a enamorar de los murales tropicales pintados en sus paredes.  Los alojamientos son cabañas o suites de lujo ubicadas sobre la arena del mar, villas con palapas o pequeñas posadas. La más célebre es Casa Sandra que me ha fascinado. Fue el compositor Pablo Milanés quien lo inauguró a principios de siglo junto a su exmujer, Sandra, el alma del establecimiento y una dama todoterreno, empresaria, pintora y escritora. Merece la pena elegirlo puesto que la ubicación es perfecta, no le falta detalle y la decoración es exquisita. Los fines de semana celebran noches cubanas con asados, mojitos y jazz. ¡Un lujo!

Centurion Palace (Venecia). En un palacio ubicado en el Gran Canal para saborear la esencia genuina de la Serenessima. El Centurion Palace, perteneciente a Small Luxury Hotels of the World, es un alojamiento boutique situado a menos de cien metros de Santa Maria della Salute y ofrece impresionantes vistas sobre canal. El hotel fusiona una portentosa fachada de inspiración gótica del antiguo edificio (el Palazzo Genovese, construido en 1892) con el acertado diseño moderno de los interiores: todos sus espejos, lámparas, alfombras o esculturas son pequeñas obras de arte. Cuenta con un muelle privado para las llegadas y salidas en taxi acuático, aunque el verdadero lujo es disfrutar de su desayuno en el epicentro del Gran Canal, una experiencia al alcance de muy pocos establecimientos en la ciudad.

KAI (Tulum). Ya os he confesado que Tulum es mi rincón favorito de la Riviera mexicana, un destino alternativo, alejado de los resorts de todo incluido, un refugio de moda entre las celebrities del continente americano. El ambiente es cool, selvático y relajado. Para mí es uno de los mejores lugares del mundo para escaparte a un destino paradisíaco. Yo repito una y otra vez. En sus proximidades vas a encontrar naturaleza virgen, playas caribeñas turquesas y extra-cristalinas, yacimientos arqueológicos mayas, cenotes, una gastronomía deliciosa y la selva a tan solo unos metros de la costa.  KAI es mi último descubrimiento: un hotel boutique donde el lujo armoniza con la belleza natural de Tulum. Ubicado en playa Pescadores solo tiene once villas en una localización privilegiada, muy cerca de las imponentes ruinas mayas. Bajo palapas, su estética se inspira en su entorno natural y sincroniza la arena, el mar y los colores de la selva. Las villas -luminosas, elegantes y espaciosas- están construidas sobre pilotes minimizando así la huella y el impacto en la biodiversidad de la tierra. Y no dejéis de probar su gastronomía, es deliciosa y a un precio estupendo.

Sina the Gray (Milán). Dispone de tan solo 21 habitaciones a menos de cien metros del Duomo y de la Galería de Vittorio Emanuele. Es la opción perfecta para conocer a pie el corazón de la ciudad y estar alojado en medio del bullicio. ¡No necesitarás taxi para nada! Incluso en la misma puerta del hotel se encuentra uno de los locales de copas más animados de la ciudad. Cada suite está decorada de manera diferente; algunas tienen las camas suspendidas e incluso disponen de baño turco, jacuzzi y gimnasio privado dentro de la habitación. Si abres la ventana te parecerá que puedes tocar con las manos uno de los laterales de la catedral. Acero, vidrio, ébano, seda y estampados de animal print son algunas de las señas de identidad de Sina the Gray.

Pier One (Sídney). Perteneciente a la cadena boutique de Marriot (Autograph Collection) cuenta con una localización inmejorable: junto a los mismos pilares del icónico puente de Harbour y muy cerca de la Opera House. Sus habitaciones son espaciosas, de techos altos y podrás desayunar de fábula sobre el agua del mar con vistas a la impresionante bahía de Sídney. Además, Pier One se ubica en el barrio más bohemio y animado de la ciudad, The Rocks. Aquí podrás asistir a conciertos en vivo en los locales más chic, probar los mejores restaurantes o visitar su mercadillo para comprar joyería y artesanía.

Hotel Valldemossa (Mallorca). Es uno de los rincones más bellos de la isla y tienes que alojarte en el hotel Valldemossa perteneciente a Relais&Châteaux. Este refugio consigue hacerte olvidar del resto del mundo. Y hacerte sentir como una princesa entre su especial arquitectura (con terrazas a diferentes niveles) y el excepcional servicio. Las suites están decoradas al detalle: te querrás llevar a casa sus armarios de madera maciza. Algunas ofrecen fabulosas panorámicas sobre la sierra y sobre el pueblo. Desayunar, comer o cenar en su terraza exterior es inolvidable. Las vistas son increíbles. La cocina es de alto nivel y los fines de semana las amenizan con música en directo (boleros los viernes y piano los sábados). La piscina exterior, entre jardines y árboles centenarios, es una maravilla.

Pestana Vintage Porto (Oporto). La Ribeira es la zona más animada de la ciudad. Con el río Duero a tus pies y la parte histórica y monumental al lado, el Pestana Vintage Porto es la mejor opción para ir caminando a todas partes. Una encantadora agrupación de coloridos edificios que además ofrece una completa oferta gastro. Los mejores desayunos con vistas se disfrutan desde su terraza. Si sois carnívoras no os podéis perder su restaurante RIB y sus excelentes cortes. Si preferís alojaros en un palacio he de hacer una mención especial a un impresionante edificio de arquitectura diocechesca rodeado de tranquilidad, antigüedades y en un entorno distinguido: el Palácio do Freixo.

 

La Casa del Presidente (Ávila). Ideal para disfrutar de un fin de semana especial y de una escapada a pocos kilómetros de Madrid. La Casa del Presidente es un hotel boutique de tan solo diez habitaciones que fue la antigua casa de Adolfo Suárez (su despacho se mantiene intacto y es donde se hace el check-in) y cuyos muros han sido testigo de sucesos históricos. A las estancias y salones no les falta ni un detalle, el porche es una preciosidad y el servicio, impecable. La piscina, junto a la muralla, es una joya. Buenísimos (e instagrameables) sus desayunos caseros que elaboran con productos de cercanía, como el pan de La Tahona de Sotillo, mermeladas artesanales, miel de El Barco, quesos de Gredos… Elige la suite abuhardillada denominada Felicidad porque ofrece las mejores vistas.

Londolozi (Sudáfrica). Una de las escenas que todas deseamos protagonizar es un despertar con vistas a tierras africanas. Sentir la emoción que supone detener tu 4×4 para ceder el paso a una familia de elefantes, observar de cerca la imponente piel moteada de un guepardo o escuchar el rugido de los leones al anochecer, son algunas de las sensaciones que perdurarán en tu memoria. Si puedes debes alojarte en una reserva privada: ofrecen el mismo paisaje, la misma fauna (puesto que los animales deambulan libremente), pero la circulación únicamente está autorizada para sus vehículos que pueden salirse de los caminos marcados. Incluso tienen prohibido apiñarse más de tres jeeps alrededor de los avistamientos. La reserva privada más prestigiosa es Sabi Sands. Si quieres darte un capricho alójate en uno de sus lodges más exclusivos: Londolozi.

Pousada de Lisboa (Lisboa). Está situado en el centro de la plaza del Comercio, corazón de la ciudad. El entorno de lujo del Pousada de Lisboa  se completa con unas instalaciones decoradas al detalle, unos desayunos estupendos y un servicio a la altura. Además, si quieres probar algunas de las mejores carnes de la ciudad no tienes que salir de sus instalaciones: su restaurante Rib Beef&Wine ofrece buenos cortes y una carta interesante a precios estupendos. Déjate aconsejar y marida la cena con vinos portugueses. ¡Y no te pierdas sus postres!