Con la llegada del mal tiempo se reducen las opciones de disfrutar al aire libre; por lo tanto, uno de los mejores planes de ocio es disfrutar alrededor de una mesa. Hoy os recomiendo tres de mis últimos descubrimientos gastronómicos. Además, cada uno es perfecto para un tipo de plan distinto.

Para las amantes del mejor producto. Aunque acaba de celebrar su primer aniversario, yo acabo de conocer el restaurante Roostiq y me ha encantado. ¡Lo he visitado tres veces en apenas un mes! Si os gusta la cocina basada en el producto de excelente calidad, este es vuestro sitio. Y sirve, posiblemente, los mejores tomates que yo haya probado en Madrid en los últimos tiempos. Llegados diariamente desde sus huertas de Ávila os vais a deleitar con su sabor y su textura perfecta. Están tan buenos que solamente necesitan un chorrito de AOVE y unas escamas de sal. Desde sus dos fincas abulenses también traen hortalizas, pollos de corral, carnes y embutidos de cerdos de bellota. La carne de ternera la proveen desde Guikar, que siempre es garantía de calidad premium (excelente la chuleta “selección” y la picaña). Las verduras son otro de sus puntos fuertes: estupendas las alcachofas confitadas en horno de leña y muy buenos los puerros. Son famosos sus torreznos: no están elaborados de la manera tradicional, pero merecen la pena. También presumen de elaborar unas pizzas de aplauso. Para finalizar es muy recomendable la piña a la brasa. ¿Lo mejor? Los precios resultan ajustados para la calidad que ofrecen. La decoración y el ambiente son muy acogedores. Pide mesa en el salón del fondo, junto a la cocina a la vista.

Cena romántica y con mucho estilo. Maravilloso el restaurante Haroma del Relais&Chateaux hotel Heritage. Además, con una carta diseñada por Mario Sandoval, el éxito gastro está asegurado. El entorno, decorado por Lorenzo Castillo, es precioso. El salón, rodeado de grandes ventanales a pie de calle, resulta elegante y acogedor. ¡Un enclave en el que apetece quedarse! Mezcla tejidos, materiales nobles y obras de arte. Incluso los paneles de seda están pintados a la manera del siglo XVIII francés a juego con la vajilla. Podéis comenzar con un delicioso arroz meloso con codorniz, el guiso de setas de temporada con trufa blanca, yema de huevo poché y foie (una auténtica delicia) o la bullabesa de pescado y moluscos gallegos. Como principales el cochinillo confitado sobre terrina de vegetales ahumados y encurtidos y la costilla glaseada de Angus con pure de patata, naranja y curry de Jaipur son imprescindibles. Por cierto, el Heritage acaba de poner en marcha un plan perfecto para las tardes invernales: el ritual del té acompañado de scones recién horneados, una copa de champán, sándwiches variados y una irresistible selección de dulces. Todo ello servido en exquisitas vajillas inglesas clásicas. ¿Quién puede resistirse?

Plan divertido con amigas. Acaba de abrir sus puertas Pathio en uno de mis lugares favoritos de la capital: la plaza de Santa Bárbara.  Un restaurante de cocina mediterránea con una carta muy divertida y algunos guiños internacionales. ¿Lo más característico de este establecimiento? Un ambiente desenfadado, ideal para disfrutar de una comida agradable y de su selección de cócteles ambientados con la mejor música con DJ en directo. Tiene diferentes ambientes, desde una zona lounge que da la bienvenida al local con sofás para compartir copas, tapas y raciones, hasta otra zona formal para las mesas del restaurante. Al fondo de la sala y en diferente altura cuentan con gran reservado para eventos privados, además de la cocina vista que preside el salón. También tiene terraza abierta durante todo el año. Lo mejor es pedir platos para compartir (como la ensaladilla meneada con huevos a baja temperatura, los tacos de pollo especiado con salsa de tomatillo verde y aguacate, flor de alcachofa a la plancha con romescu, canelón Wanton de rabo de ternera con salsa suave de boletus, el tiradito de presa Café de París con encurtidos o la picaña a la brasa con patatas confitadas). ¡Y tienes que disfrutar la velada disfrutando de una copa en buena compañía!