Queda poquito para las vacaciones. Al fin tendremos unos días para disfrutar del verdadero lujo: ¡la libertad! De horarios, de planificación, de disfrute, de hacer en cada momento lo que nos apetece… Viajar, caminar, navegar, comer, beber, escribir, tumbarse al sol y, por supuesto, leer. Hoy os recomiendo algunos libros para este verano escritos por cuatro mujeres de diferentes nacionalidades (colombiana, española, alemana y argentina).

Reivindicando en femenino. Algún día, hoy (Ángela Becerra). Esta escritora colombiana es una autora cuyas historias siempre me dejan buen sabor de boca desde que leí, hace ya unos cuantos años, su primera novela: De los amores negados. Su nueva obra acaba de ganar el premio literario Fernando de Lara 2019. Basada en un hecho real acontecido en 1920 en Colombia, narra la historia de Betsabé Espinal, quien con tan solo veintitrés años se convirtió en la heroína de una de las primeras huelgas femeninas de la historia. La autora llegó hasta la vida de Betsabé casi por casualidad, pero desde entonces no dejó de investigar hasta dar forma a la historia y recrear su personalidad a través de un potente personaje.

Tramas en diferentes espacios temporales. El color del silencio (Elia Barceló). Aunque se publicó con mucho éxito en 2017, hace pocas semanas que cayó en mis manos. He de confesar que la protagonista es la anti- heroína y que resulta complejo empatizar con ella (resulta fría, egoísta, distante, borde y es una mujer compleja, casi una sociópata), pero la historia merece la pena y engancha. Nos embarcamos en viaje que nos traslada a los orígenes de la Guerra Civil y, sobre todo, al colorido Rabat de finales de la década de los sesenta a través de una familia de la alta sociedad española. Oscuros secretos del pasado, alguna que otra pasión prohibida y hasta un crimen nunca resuelto regresan a la vida de la protagonista cincuenta años después.

Lectura ligera en escenarios exóticos. El año de los delfines (Sara Lark). La autora alemana que se enamoró de España (ahora vive rodeada de caballos en una finca en Almería) nos vuelve a llevar hasta los mares e islas de Nueva Zelanda tras su exitosa trilogía de La Nube Blanca. Pero en esta ocasión y por primera vez lo hace con una trama contemporáneo y no histórica. Nada más comenzar a leerlo vas a encontrar a otra protagonista controvertida: una mujer joven que decide alejarse de su marido y de sus dos hijos de corta edad para cruzar el mundo (desde Alemania hasta nuestras antípodas). ¿La razón de tan brusca decisión? Ir en busca de su gran anhelo: trabajar con ballenas y delfines. ¿Vosotras seríais capaces de dejarlo absolutamente todo -seres queridos incluidos- para perseguir vuestros sueños?

Reflexiones desde la infancia. Adentro tampoco hay luz (Leila Sucari). ¿Conocíais a esta autora? Se trata de uno de los descubrimientos más interesantes de la narrativa argentina reciente. En este libro Leila nos acerca a las primeras reflexiones adultas de una niña que va dejando atrás la infancia para adentrarse en la pubertad. Todo acontece durante unas vacaciones de verano en el campo, acompañada de una excéntrica abuela y una temperamental prima. Tres puntos de vista y divergentes personalidades femeninas que conviven en un lugar aislado.