¿Hay algo más apetecible que saborear una buena taza de café mientras te seduce la lectura de un gran libro? Ahora ambas pasiones las podéis compatibilizar con una tendencia en alza: las cafeterías literarias. Aunque hemos de ser conscientes de que esta costumbre ya la adoptaron desde el siglo XIX genios de las letras como Pío Baroja, Valle Inclán y Ramón Gómez de la Serna en el mítico Café Gijón; o Antonio Machado, Gabriel Celaya y José Hierro en Café Comercial de la glorieta de Bilbao.  Ambos los podéis visitar hoy en día y son estupendos. Pero además os descubro algunos otros espacios que aúnan el arte de leer acompañados de una buena merienda y una mejor lectura.

 

Ocho y Medio. En la madrileña calle de Martín de los Heros se encuentra esta librería bautizada en honor a Fellini, todo un clásico con más de 15 años de historia. Además de sus miles de libros también venden curiosos objetos relacionados con el séptimo arte: fotos de rodajes, carteles de cine, atrezzos…  Ocho y Medio es un café ideal para lectoras y cinéfilas. Podéis pasar una estupenda velada entre libros, sillones o tocadores de película… Pero lo mejor del local os espera al fondo: allí cuentan con una segunda librería, El Gatopardo, que entre sus estanterías esconde libros muy bien seleccionados que abarcan todos los géneros. Al mismo tiempo es un café íntimo y acogedor, el llamado Via Margutta.

La Central. Se trata de una macro cafetería literaria. Situada en una casa palacio de 1.200 metros cercana a Callao, La Central alberga más de 70.000 volúmenes de fondo especializado en filosofía, historia, ciencias sociales y literatura. En las tres plantas del edificio también podéis encontrar un café-restaurante, El Bistró, y hasta una coctelería, El Garito, así como una variada programación de actividades culturales. Cuando crucéis sus puertas es muy posible que permanezcáis durante horas atrapadas entre sus tres plantas… ¡Y también hay una Central en Barcelona!

 

Tipos Infames. En pleno barrio de Malasaña se ubica una librería especializada en narrativa literaria de carácter independiente. Han intentado diversificar la actividad articulando un espacio dinámico y abierto a la cultura. Para ello este coqueto local cuenta con diferentes ámbitos en los que desarrollar diversas actividades: librería, cafetería, enoteca, sala de exposiciones… Apuestan por editoriales y autores independientes y también ofrecen vinos de autor o una selección de cervezas artesanas. Completan su oferta con una amplia gama de actividades: presentaciones de libros, catas de vino, exposiciones, talleres y cursos.

Nollegiu. Nos trasladamos hasta la Ciudad Condal donde el periodista Xavier Vidal regenta una pequeña librería situada en Poblenou. Este establecimiento se presenta con un original concepto: es un “probador de libros”. Antes de comprar un ejemplar solo por el aspecto de la portada o la sinopsis, podéis hojearlo juntos en cualquiera de los sofás que dispone, tomaros un café -al que seréis invitado si finalmente os lleváis el libro a casa- y ver si os convence. También organizan club de lectura donde poder conversar con los autores mientras se hace una cata de vinos.

¡Me encantan este tipo de iniciativas! ¿Y a vosotras?