Ha sido para mí un auténtico honor formar parte del evento más representativo de los últimos tiempos en el universo femenino: me refiero al II Congreso Internacional La Voz de las Mujeres Rurales en el Mundo, un encuentro que ha reunido a casi mil mujeres, ha contado con la participación de personalidades nacionales e internacionales de primer nivel -entre ellos la reina Letizia- y que con tanto cariño y esfuerzo han preparado durante meses AFAMMER y su presidenta Carmen Quintanilla.

Debemos de estar muy orgullosas de este tipo de iniciativas que aúnan a mujeres que sí representan la verdadera esencia y espíritu del feminismo. Mujeres reales, trabajadoras, talentosas, hechas a sí mismas potenciando su valía a través del esfuerzo y afán de superación. Mujeres valientes que asumen retos para el beneficio de todas y los solventan con éxito. Mujeres que a pesar de las dificultades siguen manteniendo sus sueños intactos; que se levantan y siguen luchando cuando las cosas no van bien. En definitiva, personas que no se rinden, que continúan aportando y creciendo.

Con Carmen Quintanilla

He tenido la oportunidad de conocer a protagonistas anónimas extraordinarias (emprendedoras, agricultoras, ganaderas, madres, abuelas, jóvenes, veteranas…) y a otras tan excepcionales como la directora de la consejería de infancia de la Fundación Vicente Ferrer en la India, Doreen Reddy. O como Justina Montalico, la presidenta de la Coordinadora de Mujeres Aymaras de Perú; junto a sus compañeras han sido capaces de acceder a los mercados internacionales con sus creaciones textiles, productos artesanos realizados con materiales de altísima calidad como la lana baby alpaca. Tienen unos ponchos, jerséis y accesorios maravillosos. Echad un vistazo a su web: mujeresaymaras.com/

Por supuesto también ha sido un placer debatir con las integrantes de la mesa redonda que he moderado: Krishanti Dharmaraj, directora ejecutiva del Centro para el Liderazgo Global de las Mujeres de los Estados Unidos, quien lleva más de 25 años trabajando para promover los derechos de las mujeres y las niñas; Inés Hidalgo de Cisneros, directora de Marketing y RR.II. de STIHL: ella y su compañía se han involucrado con ilusión y generosidad, apostando por este congreso y por la fuerza e importancia de las mujeres y familias del ámbito rural. O Elżbieta Bojanowska, viceministra en el Ministerio de Familia, Trabajo y Política Social de Polonia, una eminencia en políticas sociales que nos ha descubierto iniciativas muy reveladoras que están en marcha en su país. Una mesa diversa y enriquecedora en la que hemos puesto el foco en el liderazgo de las mujeres y las niñas en el mundo rural, en cómo lograr la igualdad entre hombres y mujeres. Una temática y un desafío apasionantes.

Con Inés Hidalgo de Cisneros

Después de dos días intensos e inolvidables, se han extraído tantas conclusiones como vivencias y experiencias hemos compartido. Vamos a desterrar complejos, fulminar estereotipos y eliminar etiquetas socialmente establecidas. Y nos hemos concienciado de que todas somos necesarias -cada una desde nuestro ámbito de actuación- para tomar el testigo de las grandes mujeres que nos precedieron en la lucha por nuestros derechos, libertades y por la plena igualdad. Es nuestra obligación (y responsabilidad) por su legado, por nosotras y por el futuro de nuestras hijas. ¿Te apuntas?