Después de unas merecidas semanas de desconexión, relax y momentos inolvidables, llega la hora de volver a la rutina. Sí, es duro, durísimo. Pero no tenemos más remedio que aceptarlo y focalizarnos en todas las cosas buenas que nos vamos a encontrar al regresar. Por ejemplo, las novedades gastro imperdibles este otoño. Os dulcifico la vuelta con estas recomendaciones gastro. ¡Id reservando fecha!

     Alta cocina mexicana. Olvida la cocina tex-mex. Iztac destaca por elaborar platos genuinos en una carta que recorre desde el noroeste en baja California hasta el sureste en Quintana Roo. Además, han diseñado un ambiente de lo más elegante y acogedor. La propuesta, ideada por el chef mexicano Nacho Oropeza, os va a transportar a los sabores más auténticos de la gastronomía mexicana. Os recomiendo el mochomo, un suculento vacío de ternera, cocinado lentamente para obtener finas hebras que después se fríen para dejarlas crujientes. Las perdices en mancha manteles, una delicia; están elaboradas con una salsa compuesta de chiles, frutas, frutos secos y especias que baña a unas perdices rostizadas que se colocan sobre un puré de camote.  Pescado del día al acuyo (mero, lubina, rape…) con una salsa de hoja santa, tomatillo y nata que está espectacular. Y las enchiladas rellenas de pato confitado que bañan con una mole tradicional de más de treinta y dos ingredientes. Imprescindibles. Para terminar, pedid la pirámide de chocolate con tequila y el canutillo en nogada. Una advertencia: las margaritas están muy buenas y hay una estupenda carta de tequilas entre los que se encuentra el José Cuervo Tradicional, hasta ahora una etiqueta muy complicada de disfrutar en España.

Una carta con sorpresas. Recién inaugurado hace apenas dos meses, Jimenez 22 (ubicado en el local que antaño fue La Muñoca) va a dar mucho que hablar: el salón es precioso y tiene también una terraza muy coqueta. Pero, sobre todo, su joven chef, Aldo Sebastianelli de tan solo ¡¡¡21 años!!!, os va a dejar boquiabiertas. Curtido en algunas de las mejores salas con estrella Michelin (ha trabajado, entre otros, con Mario Sandoval y David Muñoz), nos presenta platos coloridos, muy elaborados, divertidos, con texturas sorprendentes y presentaciones bien cuidadas. Su objetivo es conseguir que el comensal disfrute con los sabores de alta cocina a precios más que razonables. No os perdáis su puerrifacético -un plato que recoge seis texturas del puerro y está buenísimo-, la semi mojama de atún con espuma de ajo blanco, el chimole de pichón o un postre terminado en mesa que es una explosión de sabor, el huevo abandonado. Merecen mucho la pena el ceviche de corvina emulsionado o las costillas de atún rojo. La carta ofrece también interesantes propuestas para compartir como croquetas mixtas, quesadillas de ibérico asado, crujientes de pollo, ensaladilla con ventresca…

     Un thai canalla (y económico). Los creadores de Silk&Soya, el famoso espacio que fue pionero -hace ya más de una década- en fusionar la cocina mediterránea y tailandesa, acaban de inauguran un nuevo restaurante en pleno centro de Madrid: Bank Cook. ¿Su rasgo más característico? Un ambiente divertido y una estética inspirada en las calles y jardines de Tailandia. La carta ofrece propuestas para todos los gustos enfocadas a compartir. Pedid la sopa de langostinos picante y el curry de langostinos al curry rojo con leche de coco. También, algún básico del street food tailandés con un toque particular como las piruletas kai satay. El rollito de verduras está muy rico (cuya masa preparan con tinta de calamar y acompañan con una salsa agridulce verde de clorofila), el pato deshuesado con parmentier de patata al kimchi y salsa de tamarindo -uno de los platos estrella-. Un imprescindible que no debéis dejar de pedir: los buñuelos de calamar de la abuela Pithut (un homenaje a una de las cocineras más veteranas de Silk&Soya, ya jubilada). Entre los postres, la tarta de té matcha y el brownie con helado de sésamo negro. ¿Lo mejor? El precio medio suele rondar los 25 euros. Y elaboran una estupenda versión de la piña colada, la Bangcooklada (con cardamomo y wasabi) que está espectacular. ¡La tenéis que probar!