Hoy os voy descubrir mi inolvidable experiencia en el parque Kruguer, uno de los Parques Nacionales de mayor extensión en el mundo: tiene dos millones de hectáreas de naturaleza salvaje y el tamaño de Gales o Bélgica. Es un refugio de vida que alberga una enorme diversidad de grandes animales, entre ellos, los codiciados Big 5, así clasificados por los cazadores de antaño por tratarse de los cinco animales más difíciles de abatir: el elefante africano, el león, el leopardo (el más esquivo y complejo de ver), el rinoceronte y el búfalo. Este parque también cuenta con una de las poblaciones más importantes de rinocerontes. Como sabéis, se encuentran en grave peligro de extinción y constantemente amenazados por cazadores furtivos: el kilo de sus cuernos se está pagando a cien mil dólares por la absurda creencia de que tiene propiedades milagrosas y afrodisíacas. En realidad, está compuesto de queratina como nuestras uñas y pelo. El Kruguer también cuenta con 25.000 búfalos, 2.000 leones, 9.000 jirafas, 3.000 hipopótamos, 1.000 leopardos, unos 12.000 elefantes, 17.000 ñus, 4.000 jabalíes africanos, 2.000 hienas y 170.000 impalas, además de 336 especies de árboles, 49 de peces, 34 de anfibios, 114 de reptiles (entre ellas una de las dos serpientes más peligrosas y venenosas del mundo, la mamba negra), 507 de aves y 147 de mamíferos. ¡Un paraíso para los que amamos los animales! Ver pasear delante de ti a una familia de elefantes con sus crías jugueteando entre ellas, descubrir a un león dormido entre la maleza de la sabana o mirar a los ojos a una hiena es realmente emocionante.

Os voy a resolver algunas preguntas que todos nos hacemos cuando estamos planificando nuestro viaje a África. ¡Espero que os ayuden!

  • ¿Cuánto tiempo es necesario? Os recomiendo pasar dos noches como mínimo. Se realizan tres o cuatro safaris al día (cada game drive -como se denominan allí- dura tres horas) para tener las máximas oportunidades de ver un gran número de animales. Y lo ideal es combinar, al menos, dos sectores del parque. Una buena opción es pasar dos noches en la zona central y luego conocer la parte sur. Esto aumenta la posibilidad de observar vida salvaje: aunque los animales migran dentro del parque a su libre albedrío y es impredecible conocer dónde estarán, hay ciertas poblaciones residentes en determinadas áreas.

  • ¿Alojarse dentro o fuera del Kruguer?Hay opciones para todos los bolsillos, pero si te lo puedes permitir debes alojarte en uno de los lodges de las reservas privadas. Ofrecen el mismo paisaje, la misma fauna (puesto que los animales deambulan libremente), pero la circulación está autorizada únicamente para los vehículos de los lodges ubicados en su interior, no pueden apiñarse más de tres vehículos alrededor de un avistamiento y están autorizados a salirse de los caminos. El coste promedio de los lodges se encuentra entre 200 y 500 euros por persona y noche, dependiendo de la ubicación y categoría. La reserva privada más prestigiosa es Sabi Sands. Elige como alojamiento el Londolozi  o el Kirkmans Kamp. Existen también campamentos dentro del parque que no pertenecen a las reservas privadas a un precio más asequible. Y, por último, también hay hoteles preciosos que se encuentran en los alrededores del parque, especialmente en la zona de White River y Nelspruit. El inconveniente es que se encuentran a una hora de camino de las puertas de acceso (Paul Kruger Gate y Malelane Gate) y estás condicionado a los horarios de apertura y cierre del parque.

  • ¿Solos o con guía? Si normalmente resulta más gratificante y cómodo viajar a tu aire, en un safari no lo dudes: contrata a un rangery un guía. Todos los jeeps están interconectados vía radio, internet y teléfono, de manera que cuando alguno avista un animal, lo pone en conocimiento de los demás. Además, la espesa vegetación nos impide distinguir con claridad muchos animales que están ahí, a escasos metros de nosotros, mientras que ellos los descubren a la primera porque tienen la vista entrenada. Los guías son conocedores del comportamiento animal, de sus hábitos, saben observar las huellas y las características del terreno y conocen perfectamente los sitios preferidos por algunas especies. También realizan mensualmente prácticas de tiro. 

Otras actividades adicionales que os recomiendo:

  • Caminatas guiadas. Las bush walksofrecen una perspectiva distinta de la vida natural del parque. Son conducidas por guías especialmente acreditados para esta actividad y que se encuentran armados por precaución. Esta experiencia ofrece la posibilidad de observar distintas especies animales a pie, pero siempre a distancias que respeten las reglas de seguridad.

  • Paseos en globo. Observar la vida salvaje desde el aire resulta inolvidable. Los paseos se realizan a horas tempranas, momento en el cual el aire fresco permite elevarse a estos gigantescos globos aerostáticos para sobrevolar el parque y sus alrededores. La actividad cuesta alrededor de 450 euros.
  • Sobre los elefantes. Es posible realizar un safari montando elefantes especialmente entrenados para realizar estos paseos. Es importante destacar que la mayoría de estos animales han sido rescatados y se han criado cuidados por los humanos.