He de confesaros que para mí uno de los mejores momentos del día (cuando dispongo de tiempo) es el desayuno. Disfrutar sin prisa de un humeante café, acompañado de una buena tosta de jamón, un zumo recién exprimido o un buen plato de fruta… ¡Y si puedo desayunar al aire libre en un día soleado, mirando al mar o a la montaña ya es el nirvana! Intento organizar planes alrededor de una mesa desde primera hora de la mañana para comenzar las jornadas con alegría y energía extra. Os desvelo algunos de mis lugares favoritos para desayunar en distintos puntos de España.

Gallofa&Co Santander

En Santander elijo Gallofa&Co. Los coloridos locales de Gallofa&Co están siempre concurridos y animados. Desde esta casa elaboran diariamente delicatessen panaderas como las chapatas, gallofas, tortas y preñaos. También ofrecen una amplia variedad de bollería, bizcochos y una de sus especialidades más aclamada: el hojaldre de mantequilla elaborado por sus pasteleros en obrador. También están muy ricos sus bocados salados y artesanales entre los que destacan las empanadas, empanadillas y los quiches. El único problema es que cuando me encuentro delante de sus mostradores no sé qué elegir. ¡Lo quiero probar todo!

Cappuccino Marbella

Mi favorito de Marbella. En general me encantan los establecimientos del grupo Cappuccino Gran Café. Pero los que tienen frente al mar (como los de Baleares) son un acierto por sus extraordinarias localizaciones. Y entre todos siento debilidad por el marbellí. Ubicado bajo los jardines del Meliá Don Pepe y en el mismo paseo marítimo, puedes pasarte horas frente al mar, disfrutando del panorama, la brisa y observado el devenir de los paseantes mientras saboreas sus cafés, zumos o sus opciones healthy. Los precios son elevados, pero el ambiente es fantástico, la clientela la conforma gente guapa de todas las nacionalidades y al entorno no le falta detalle. Un consejo: si te quedas hasta el mediodía puedes almorzar en Tahini, un japonés que está justo al lado y pertenece al mismo grupo.

Una buena opción en Málaga, El Mortal. En un ambiente luminoso se desayuna estupendamente a base de ricos molletes, buen café o las clásicas tostadas de pan con tomate y jamón, aunque también ofrecen otras no tan típicas como las de tomate rallado, aguacate, queso y jamón asado. Pero lo más recomendable es probar su opción “festival”: se trata de una tabla que incluye queso, jamón asado, jamón serrano, aguacate, tomate, bollería y diferentes panes. Los dulces no faltan y entre sus propuestas destacan los bizcochos caseros que varían diariamente.

El Mortal

Un desayuno elegante en Barcelona. Cecconi’s es un restaurante italiano del barrio gótico con un encanto especial y que lleva impreso el refinamiento italiano más exquisito. Sus brunchs son de nivel. Además de una buena selección de cafés, tés, zumos y batidos, se puede elegir entre huevos cocinados al gusto, pancakes, salchichas, yogures, bollería, frutas o embutidos. Aunque sin duda la mayor tentación matutina son sus huevos revueltos con trufa negra. ¡Siempre los pido!

Cecconis

Mi jardín secreto madrileño. Os voy a desvelar uno de mis rincones favoritos de la capital para disfrutar de un desayuno íntimo, ideal ahora que se acerca la primavera. Se trata de un jardín oculto en la calle San Mateo. Un remanso de paz con muy pocas mesas estratégicamente situadas entre flores, árboles, vegetación de hoja perenne, adoquines y una fuente central de época. Allí puedes relajarte mientras degustas un excelente café o saboreas bollería y tartas caseras.  Vas a sorprenderte con un salón de té en sintonía con la vertiente romántica del museo del Romanticismo donde se ubica.