Estamos disfrutando de la temporada más gélida del año. ¡Es momento de saborear un buen vino frente al crepitar de las brasas! Hoy os descubro algunas de mis opciones imprescindibles si estáis planeando una escapada de nieve y chimenea.

El Lodge. Es el refugio alpino de lujo por excelencia de Sierra Nevada y uno de mis favoritos de toda España. Tiene solo de veinte habitaciones y suites decoradas con un estilo montañés. Construido en madera finlandesa, el chalet está perfectamente integrado en el entorno natural, un enclave privilegiado desde el cual se disfruta de fabulosas vistas a las montañas. Si lo que estáis planeando es un fin de semana romántico os debéis alojar en la suite Lodge. Tampoco hay que dejar de probar su spa. ¿El máximo lujo? Nadar en la única piscina al aire libre de la zona, por supuesto, de agua caliente.

Si preferís una escapada cercana a Madrid… Una de las opciones más interesantes es el hotel rural Nabia que se ubica en Candeleda (Ávila). Las laderas pobladas de robles y castaños, los extensos valles y sus profundas gargantas constituyen una de las zonas más bellas de la vertiente sur de la Sierra de Gredos. Si buscáis intimidad mi recomendación es que reservéis la suite del Valle, una casita separada que parece colgar de la montaña con grandes ventanales, porche, jardín privado, chimenea y jacuzzi. Si vuestro presupuesto es más ajustado, la casona de piedra Las Rozuelas en Cercedilla en una buena alternativa.

 

 

Val de Neu. Me resulta obligatorio presentaros el único cinco estrellas gran lujo de la nieve española que se encuentra en Baqueira. Pertenece a la cadena Santos (soy muy fan de otro de sus establecimientos, el Balneario Las Arenas, y acaban de inaugurar el Miramar en Málaga, de ambos hablaremos en otros posts.) Welcome drink, transporte de esquís o calienta botas antes de salir a esquiar son algunos detalles que marcan la diferencia. Las habitaciones son de lujo y las suites ofrecen vehículos de alta gama sin coste durante la estancia. Tiene cuatro restaurantes (otro para niños), pero para saborear la verdadera cocina de montaña tenéis que probar La Founde: fondues, raclettes, carnes a la piedra… Disfruto especialmente en su zona de chimenea-chillout al estilo suizo y en el jacuzzi abierto.

El alojamiento bucólico. Hablando de entornos montañosos y paisajes blancos hemos de hacer una parada en nuestros Pirineos. Podéis elegir El Privilegio de Tena, un edificio que se remontan al siglo XV, primero como abadía y posteriormente como casa solariega. Todas las habitaciones ofrecen vistas al Pirineo Aragonés y al embalse de Bubal. La mayoría de las suites tienen chimenea y jacuzzi integrado en el salón. Pero si planeáis una velada inolvidable elegid la suite más especial de todas, El Privilegio.

Y para soñadores… El Chalet Brickell es una opción de extra lujo no apta para todos los bolsillos, pero os la quiero descubrir para una escapada memorable o alguna celebración muy especial. Está en Megève, en pleno corazón de los Alpes. Dispone únicamente de siete habitaciones de película. El chalet es una maravilla: maderas nobles, entorno idílico, alfombras a medida, terraza de teca con panorámicas a los valles nevados, varias chimeneas, mobiliario de lujo, decoración vintage… Tiene todos los espacios para no salir: bodega, sala de masajes, sauna finlandesa, jacuzzi, cine, gimnasio, una piscina cubierta y hasta una discoteca. Es el refugio ideal para los amantes del glamour.

Mi secreto del día shhhhh. Ahora apetece chimenea hasta para una sobremesa. Desde Madrid podéis visitar el restaurante Normandie Ondarrieta. Además de unos salones de estilo normando, buena cocina y de elaborar delante de los comensales unos fabulosos crepés sussete, estas semanas siempre tiene encendida la chimenea…