Cinco planes gastro con amigas  

¿Estáis buscando alternativas para organizar la próxima salida de chicas y no os apetece ir a los bares y restaurantes de siempre? Hoy os descubro cinco propuestas gastro muy diversas, pensando en todos los gustos y bolsillos.

Un mexicano muy castizo (y divertido). Si os gusta este tipo de cocina y buscáis un precio medio ajustado (15-20 euros por comensal) tenéis que conocer Chido. Puede llegar a recordar a un bar de moda de la Riviera Maya. Ubicado en la capitalina avenida de Brasil y de estilo callejero y desenfadado, enamoran sus paredes vestidas con tablones de madera y tapizadas simulando cactus. Vas a fotografiar su gran columpio de tapicería tropical para comer de una manera original y la multitud de monos que aparecen en lámparas y decoraciones. Algunos de sus platos estrella: las croquetas de cochinita pibil con mojo picón de chile poblano, la quesadilla con huitlacoche, patatas bravas con espuma de chipotle (muy ricas), y los chingonachos o la pokinoa de gambones, entre los entrantes; sus tacos de pato, de tempura de gambones (buenísimos), tartar de atún, rabo de toro o de carrillera, el taco de queso majorero (otro recuerdo que evoca a su isla) o el burrito serranito, entre los principales; y, entre los postres elige el polvito oreoguayo o el vaso no mames. Además, los viernes y sábados después de las cenas, se bajan las luces y comienza el copeo: sirven mojitos, caipirinhas, daikiris, margaritas, micheladas…

Tapeo del bueno. Y en pleno barrio de las Letras… Si sois de las que os gustan unas cañas bien tiradas, en una zona animada para continuar luego con las copas sin coger el coche, pero disfrutando antes de un picoteo rico, rico, comparto con vosotras una taberna que he descubierto recientemente y que me ha sorprendido por su buen producto y gran cocina. Me refiero a El Gallo Canta. Hacen una de las mejores tortillas españolas que vais a probar en Madrid, un tomate rosa que sabe a tomate de verdad, un delicioso pisto con huevo, buenas croquetas, ensaladilla, huevos fritos (con sus puntillitas) con jamón y chistorra, boletus y setas… Y si preferís una cena más formal también ofrecen buenas carnes y pescados o especialidades del día que siempre merecen la pena. ¿Lo mejor? Las raciones son muy abundantes (tanto que si no te las terminas te las preparan para que te las lleves a casa) y los precios resultan más que moderados.

 

 

Brunch y fútbol. ¿Recordáis el mítico Café Oliver? ¡Seguro que sí! Pues ahora podéis rememorarlo en el restaurante Behia que se acaba de unir a este reconocido café para hacer una colaboración en forma de brunch. Desde el mes de marzo ofrecen esta opción los domingos desde las 11.30 a las 15.00 horas. Podéis quedar a media mañana para disfrutar de su bollería y panadería casera con el clásico croissant de mantequilla, un brioche con chocolate delicioso, panecillos de cereales… Todo ello acompañado de zumos, cafés o refrescos. Después podéis elegir entre benedictinos con salmón o bacon, huevos cocotte con trufa (¡buenísimos!), revueltos con espinacas y espárragos… Para finalizar hay opciones para todos los gustos: aguacate caprese, ensalada de frutas, la mítica french toast o una deliciosa Behia cheeseburguer. Además, incluyen cócteles tan apetecibles como el Bloody Mary, Mimosa, Aperol Spritz o Bellini. Y como está justo al lado del estadio Santiago Bernabéu, después del brunch podéis planificar una tarde de fútbol acudiendo al partido por la tarde. ¡Un planazo de domingo!

 

Especial cumpleaños. Reservad el salón del fondo del nuevo restaurante Aire de Serrano, recién inaugurado en pleno barrio de Salamanca. Un local agradable de cocina mediterránea con guiños a la gastronomía polaca (de donde procede su propietaria). En el reservado podéis personalizar la decoración para la cumpleañera o recibir la tarta con velas mientras el camarero entona el Happy birthday en honor de la homenajeada. Algunos de sus especialidades son los champiñones rellenos de queso con bechamel, las croquetas de puerro y setas, el arroz meloso de setas, el pierogi (un plato típico polaco), el torrezno a baja temperatura o el calamar a la parrilla con mayonesa de lima. Imprescindible terminar la velada saboreando sus tartas caseras: la de limón, coco, chocolate…

 

Escapada playera y cool. Se aproxima el buen tiempo y las ganas de playa. Si estáis planificando una cena en la orilla del mar, en un entorno cuidado al detalle y con la posibilidad de tomar unas copas sin moveros (pero con muy buen ambiente) vuestro sitio es Marina Beach Club. Cuenta con una ubicación privilegiada en la valenciana playa de Las Arenas y se trata, posiblemente, del beach club mejor montado de todo el litoral mediterráneo. Además, en su restaurante La Marina, podréis degustar muy buenos platos elaborados con producto regional (como los deliciosos tomates del Perelló, el esgarraet, las alcachofas, el sepionet) y una muy rica variedad de arroces.

Planes pet friendly

¿Eres de las que cuenta con su mascota en todos los planes? En las salidas por la ciudad, viajes, escapadas, tiempo con amigas, durante las tardes de compras… Cada vez es más normal que nuestras mascotas puedan entrar con sus humanos en las tiendas, bares, restaurantes, hoteles… Por eso hoy hemos seleccionado diversos lugares pet friendly para que os podáis llevar a vuestro pequeño amigo allá donde vayáis.

El perro y la galleta. Madrid. Su nombre no engaña. En este coqueto restaurante de Madrid, además rendir un homenaje a las galletas María en numerosas propuestas de su carta, los perros buenos son bienvenidos. Una cocina interesante junto a la puerta de Alcalá y frente al Retiro, gente guapa, unos precios moderados, una decoración preciosa y un establecimiento en el que podréis desayunar, comer y merendar tranquilamente con vuestra mascota. ¿Qué más se puede pedir?

Hotel Viceroy. Playa del Carmen, México. Si lo que estás pensando es en unas vacaciones en pareja al otro lado del Atlántico, os recomiendo el Viceroy. Ubicado frente a las arenas blancas y playas cristalinas del Caribe nos encontramos con uno de los hoteles más lujosos de la Riviera Maya. Un establecimiento solo para adultos, pero que permite que viajéis con mascotas (únicamente las menores de nueve kilos). Durante la estancia, vuestros amigos de cuatro patas recibirán premios, agua embotellada y camas de estilo caribeño especialmente diseñadas para ellos. Su comida es a la carta y personalizada en base a sus preferencias.

Can Solé. Barcelona. En uno de los restaurantes más emblemáticos de la Ciudad Condal y con más solera de la Barceloneta. ¡Tiene más de un siglo de historia! Con una oferta gastronómica de calidad basada en la cocina marinera tradicional, no tenéis que dejar de probar sus arroces y sus pescados. En un establecimiento que destaca por la materia prima, en el que comeréis bien y en el que además tratarán estupendamente a vuestro perro.

Westing. Valencia. Si lo que buscáis es una escapada urbana a las costas levantinas, podréis llevar a vuestro perro a este estupendo hotel situado en el centro de Valencia, muy cerca del casco histórico. En el Westin, un establecimiento elegante de estilo Art Decó, también acogen a las mascotas como un huésped más. Casi todos los hoteles de esta cadena ofrecen una cama especialmente diseñada para las mascotas: la Westin Heavenly Dog Bed. Los canes de hasta 18 kilos podrán dormir con sus humanos en sus suites o en sus habitaciones.

Hotel Dos Mares. Tarifa. Si vais a viajar a las playas de Cádiz con vuestro perro el hotel Dos Mares es una opción ideal. Se trata de un original refugio en la playa, teñido con vivos colores y ubicado en un entorno natural con vistas a las costas africanas. Tenéis a dos pasos la misma arena de la playa de los Lances y a pocos kilómetros el pueblo de Tarifa. Los perros de todos los tamaños son bienvenidos a sus bungalós (hay un suplemento de diez euros por noche).

De tiendas. ¿Sabéis que las tiendas del grupo Inditex permiten la entrada de mascotas con independencia de su tamaño? Eso sí, debéis cumplir la normativa vigente dentro del establecimiento: el perro tiene que estar atado, con bozal y no puede molestar al resto de clientes. Así que en vuestra próxima tarde de compras en pareja no dejéis a la mascota en casa.  Si también queréis que vuestro mejor amigo disfrute de las compras y estáis por el barrio de Salamanca, tenéis que acercaros a Luxury Pets. Ofrecen accesorios, moda, cosmética, joyas, alimentación canina de la mejor calidad y servicios personalizados: asesoramiento, peluquería, salón de belleza y spa ideados para cuidar y mimar a vuestros perros.

Pastelería canina. ¿Vuestro compañero se ha portado genial durante estas salidas? Podéis recompensarlo en una pastelería para mascotas. En Miguitas elaboran artesanalmente galletas caseras, premios y dulces para perros y gatos, con ingredientes naturales. Disponen de cookies, bizcochos, muffins y hasta de tartas personalizadas. Sus productos se utilizan como alimentos complementarios, son elaborados a mano y están testados por veterinarios nutricionistas. No usan aditivos, antioxidantes ni conservantes.

Si te gusta el street art esta es tu isla

El sudeste asiático está repleto de joyas por descubrir más allá de Indonesia y Tailandia o del universo cosmopolita de Singapur. Hoy os descubro Penang, antiguo refugio de los piratas malayos, una isla ubicada en la costa noroeste de la península de Malaca. Se encuentra unida al continente por un puente de trece kilómetros que es un icono de la arquitectura local. Entre sus calles descubres un crisol de lenguas, religiones y razas (chinos, indonesios, árabes e indios) que fusionan todo tipo de costumbres y ritos. Un destino interesante, alejado de los tradicionales circuitos occidentales y que sorprende por sus playas, gente hospitalaria, sus templos y la gastronomía. Pero, sobre todo, por el arte urbano.

Georgetown es su núcleo urbano y está repleto de contrastes. Debes visitarlo a pie para descubrir sus mansiones coloniales de fachadas pintadas en tonos pastel y los asombrosos templos con tejados ornamentados. Mientras caminas vas a encontrar multitud de galerías, tiendas, terracitas y cafés semiescondidos donde detenerte para disfrutar una Tiger -la cerveza local- bien fría. Te vendrá bien para sobrellevar la humedad (a veces supera el 90%). Georgetown es un museo al aire libre en el que sus paredes esconden murales que son pequeñas obras de arte. El motivo de esta insólita exposición callejera se debe a un proyecto de embellecimiento de la ciudad que surgió cuando la UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad. En la ciudad te facilitan los mapas de street art para que puedas realizar el recorrido de los murales al completo. La obra más fotografiada es la que representa a unos niños sobre una bicicleta, pero hay otras realmente sorprendentes. También te vas topando en cada rincón con esculturas de forja que recuerdan en su ejecución al estilo de los cómics y que son fabulosas.

Desplázate hasta el templo budista de Kek Lok Si, el más grande de Penang, en el que te van a enamorar sus diez mil budas tallados sobre una gigantesca pagoda y un bullicioso mercado de puestos de recuerdos y artesanía en los alrededores (os aviso: vais a traer la maleta repleta de souvenirs porque son vistosos y muy baratos).

Otra de las visitas imprescindibles en la isla es su Parque Nacional. Cuenta con senderos cuajados de vegetación y entornos selváticos que finalizan en las dos de las playas más representativas de la isla, Turtle y Monkey Beach. A lo largo del recorrido es habitual cruzarte con monos, enormes lagartos, cientos de aves -incluidas el milano brahmán y el águila culebrera chiíla-, mariposas multicolores y hasta tortugas.

Capítulo especial merece la gastronomía de Penang. La diversidad cultural se refleja en la variedad de platos y sabores especiados, potentes y baratísimos. En los puestos callejeros se pueden degustar noodles deliciosos por menos de medio euro… Es fácil probar buenos masalas, cocina china, cantonesa y las imprescindibles especialidades locales como los rotis -similares a nuestros pancakes– o el nasi kandar -un arroz acompañado de una selección de carnes y verduras.

Tres consejos imprescindibles:

  • Cena en Red Garden, un mercado de comida al que acuden los malayos y en el que probarás cocina internacional de todo tipo. Tiene escenario en el cual actúan artistas locales desde que cae el sol.
  • Alójate en el Eastern&Oriental Hotel, fiel reflejo del glamour de la época colonial inglesa. Por alguna de sus cien suites han pasado ilustres huéspedes como Rudyard Kipling.
  • Te llamará la atención su culto a los gatos: les dedican grafitis, souvenirs y hasta tiendas temáticas.

Relax, lujo y gastronomía cerca de Madrid

En muchas ocasiones buscamos destinos alejados para relajarnos el fin de semana sin valorar que muy cerca de Madrid encontramos verdaderas joyas.

Recientemente he descubierto el hotel Valdepalacios un Relais & Châteaux que se convierte en una escapada ideal para pasar unos días de descanso en plena naturaleza. ¡Y a poco más de hora y media desde la capital! Es perfecto para una noche romántica o una velada especial. En mitad del campo y rodeado de seiscientas hectáreas de naturaleza en un entorno exclusivo, vais a encontrar una casa señorial de principios del siglo XIX. Pero también cuenta con otras dependencias con mucho encanto como los establos, las casas de labor, sus patios y múltiples rincones pintorescos. Paseando por sus alrededores vas a tener la oportunidad de observar todo tipo de aves de la zona y hasta te cruzarás con ciervos. Las habitaciones son luminosas, espaciosas, elegantes, con muebles delicados, alfombras, terciopelos… Todas diferentes y decoradas con mucho encanto. ¿Un plus adicional? Las maravillosas vistas a la naturaleza que ofrecen todas las ventanas. Y un rincón irresistible para disfrutar de las mejores sobremesas y de las tardes de invierno: el salón con chimenea.

Como complemento al lujo y el descanso podéis disfrutar de los magníficos platos de su restaurante Tierra, recientemente galardonado con una estrella Michelín y con dos Soles de la Guía Repsol. No dejes de probar sus platos de aves y caza. Y atención a sus completos y deliciosos desayunos: se convertirán en uno de los objetos de deseo de tu estancia.

 

¿Un capricho? Disfrutad de sus tratamientos del spa en la habitación. No os perdáis su piscina climatizada rodeada de cristaleras desde la que se puede divisar la sierra de Gredos.  En Valdepalacios también vais a poder disfrutar de numerosas actividades tanto al aire libre como en interior. Algunas propuestas que os sugiero: paseos a caballo y en calesa por las más de seiscientas hectáreas de dehesa, navegar por el pantano, picnics, clases de cocina o catas y degustaciones de productos de temporada.

Si lo que estáis organizando es una escapada gastronómica de ida y vuelta en el día ¿qué os parece Toledo? En AVE se encuentra a poco más de veinte minutos desde Madrid. Podéis visitar su monumental casco histórico por la mañana y luego comer en el centenario restaurante La Venta de Aires. El enclave es precioso y sus salones decorados con artesonados son muy acogedores. Tienen algunas especialidades imprescindibles como la perdiz estofada, la crema de cangrejos o los asados en horno de leña. También hacen muy buenos los pescados a la sal y el arroz con bogavante. De postre no te puedes perder la sopa de almendra o los crepés preparados en sala. Uno de sus platos más populares y logrados es el cocido de La Sagra. ¡Muchos peregrinan hasta allí para probarlo! La sopa con hierbabuena está deliciosa y estoy casi segura de que no podrás terminarte la gran cantidad los garbanzos de la comarca ni las carnes que sirven. Después te aconsejo que te dirijas hasta el Parador para tomarte un gin-tonic y hacer sobremesa. ¡Las panorámicas de la ciudad desde allí son inolvidables! Y si eres un amante de las croquetas no regreses a la capital sin hacer una parada en Tobiko porque le acaban de conceder el galardón a la mejor de España. El cocinero Javier Ugidos elabora una croqueta perfecta, de bechamel cremosa, rellena de picadillo de jamón y rebozada con panko (pan rallado de estilo japonés). ¡Está buenísima! Si pernoctas en la ciudad tienes que ir a cenar al restaurante La Ermita. Ubicado en la zona de los cigarrales, con el Tajo y la ciudad a sus pies, regala una puesta de sol inolvidable. No te la pierdas.

Cómo organizar la cena romántica perfecta

¿Conquistar por el estómago? Las verdades de las abuelas destilan sabiduría… Además, en ocasiones nos apetece más una velada íntima en casa. Especialmente durante estos días que ponemos fecha a la celebración del amor. Organizar una cena con estilo no solamente implica lucirnos en la cocina.  ¿Queréis conocer todos los pasos (y los trucos) para triunfar como anfitriona? Seguid leyendo…

La invitación. ¿Qué tal un email cariñoso, seductor y con un toque de misterio para agitar su imaginación? Mejor todavía: una tarjeta personalizada escrita a mano. Y ¿por qué no? Si vivís en pareja o habéis pasado la noche juntos, utilizad el labial rojo para escribir vuestra invitación sobre el espejo. Peliculero, sí. Pero os aseguro que sugerente y efectivo.

El ambiente. Luz tenue, velas aromáticas de fragancias sensuales (como la colección Spicy de Suniti Essence) y música romántica son los puntos básicos para crear un entorno cómplice. Pero preparar algo original sin salir de casa no es difícil. Busca una mantelería bonita (los modelos de lino y los de acabado metalizado o adamascado de Zara Home son geniales), bajoplatos, servilletas y servilleteros con glamour, unas copas esbeltas de cristal y un centro de mesa con flores naturales. Incluso pétalos esparcidos por la mesa… ¿Un par de detalles irresistibles? Coloca globos en algún rincón mágico, un marco con una fotografía de los dos en un sitio visible y un mensaje de amor -o erótico- sobre su plato.

El menú. El exceso de comida no es adecuado para una noche especial. Tampoco los ingredientes pesados ni los sabores fuertes. Pero recibir con flores siempre agrada (tanto a ellos como a nosotras). Os aconsejo una bienvenida de impacto elaborando unas rosas de salmón ahumado o un sushi de atún acompañados de una copa de blanco o rosado. ¿Mis favoritos? Probad los vinos DO Cigales (Valladolid). A continuación, os sugiero un aperitivo o entrante ligero y un plato principal elegante. El marisco nunca falla: ostras, centolla, vieras, buey de mar… ¿Qué tal si emplatamos los ingredientes que lo permitan con forma de corazón? Como las gambas y los langostinos. La sonrisa de nuestro invitado estará asegurada. Los carpaccios, tartares y cremas (una propuesta refrescante: crema de manzana verde con lima) son fáciles de elaborar, ligeros y muy apropiados. Como plato principal habrá que tener en cuenta si le gusta más la carne o el pescado:  roast beef o solomillo ibérico son apuestas seguras. También los pescados a la sal se hacen prácticamente solos y el resultado es de lujo si la materia prima es de calidad.

El postre. Las fresas acompañadas de champán son un colofón romántico clásico. Si queremos una presentación diferente podemos mojarlas en chocolate fundido. Otra apuesta ganadora son las tortitas con frutos rojos. Pero si la repostería no es nuestro fuerte podemos encargar una tarta, unos cupcakes o unas galletas personalizadas. Os recomiendo The Cake Project. Hacen virguerías golosas… Las tartas de corazón de VAIT tampoco están nada mal (¡van flechadas!). Aunque para mí, el colmo del refinamiento dulce sin caer en la cursilería son unos deliciosos macarons. Los de Moulin Chocolat son espléndidos. Y no olvidéis el detalle tierno -y dulce-. Las chuches lo derretirán…

El regalo. Aunque cocinar para esa persona especial ya es todo un regalo, el perfecto anfitrión sabe que una velada memorable pasa por poner la guinda sorprendiendo con un detalle inesperado. Ese libro que quería leer, unas entradas para ese concierto por el que suspira, para el partido de su equipo, para la película de moda…  Espero que con tantas ideas disfrutéis de una noche inolvidable. ¡Ya me contaréis!

Cuatro restaurantes que tienes que conocer en 2019

Siempre que comienza el año elaboramos nuestras pequeñas listas de deseos (de todo tipo). También de los restaurantes de moda que nos apetece conocer. Hoy os descubro algunos de los que más me han sorprendido en las últimas semanas… ¡y de estilos y cocinas diversas!

El único hongkonés de la capital. The One. Si vas buscando un chino típico, este no es tu sitio. Pero si quieres conocer una gastronomía repleta de matices y elaboraciones delicadas, te interesa visitarlo. Utilizan el vapor como método de cocción para no maltratar el producto y muchos platos se terminan en wok. Algunos de los imprescindibles que hay que probar aquí: los berberechos al sake, las navajas con judía negra (impresionantes) y el solomillo con salsa de pimienta y setas al wok que es una auténtica delicia. Como platos curiosos -pero muy bien logrados- atreveos con el torrezno ibérico al estilo de Hong Kong sin freír. O con los callos a la hongkonesa, nada que ver con los madrileños, pero que tienen mucho éxito entre los clientes. Como postre hay que elegir el coulant de chocolate con cinco especias que sustituyen el azúcar. Una advertencia: aquí se viene a comer bien, no a posturear…

Fusión canalla. Cantina Roo. Este restaurante fusiona los contrastes ácidos, picantes o dulces de México con los ibéricos, el marisco, el queso o el aceite mediterráneo. Han contratado los servicios de un agricultor que les suministra productos e ingredientes clásicos de la cocina azteca procedentes de su huerta ecológica y que prepara diariamente sus propias tortillas de forma artesanal -todo un acierto que agradece el paladar-. Los platos sorprenden por su originalidad y acertada ejecución. Como entrantes tenéis que probar un estupendo gambón en tempura, con lechuga Batavia y mayonesa de chipotle o la tosta de pato azulón con vino de Oporto, calabaza y mole. Y entre los platos principales debéis decantaros por los riquísimos raviolis de huitlacoche con salsa de queso o unas quesadillas rellenas de guiso de oreja y tamarindo con crema ranchera. No debéis dejar de pedir su sopa de tortilla -de las mejores que he probado-. Cuentan con una buena selección de mezcales, tequilas y cervezas artesanales mexicanas.

Vuelta a los clásicos. Piú di Prima. Fue un referente de la alta cocina italiana en la capital hace una década. Ahora acaba de regresar en el paseo del Pintor Rosales bajo el mando del chef Stefano Franzin con el objetivo de recuperar su lugar entre los mejores. Y han comenzado esta nueva andadura con un gran nivel. Además de los platos de pasta elaborada de forma artesanal -como los tagliatelle con carabineros en su salsa, fuera de carta- o los spaghetti al nero di sepia con langostinos al ajillo y tomate cherry, son imprescindibles el risotto especialidad de la casa (de azafrán acompañado de ossobuco). Muy rico también el vitello tonnato, la burrata della Puglia, la lasaña de conejo estofado, el steak tartare o una riquísima milanesa. El mejor final es un tiramisú clásico veneciano con amaretto y gotas de chocolate. Su plato sobresaliente es una receta del siglo XV que era la favorita de los nobles italianos por su exquisitez: el raviolone con crema de parmesano, yema de huevo de corral, espinaca y trufa blanca rallada directamente en la mesa.

Buena cocina de cantina. Mex&Co es un restaurante ubicado La Moraleja (en la plaza de la Fuente, siempre animada y con ambientazo) que apuesta por una cocina de tradición a precios razonables. Cuentan con una nueva carta que incluye desde los bocados más demandados (guacamole, nachos, tacos), hasta platillos menos conocidos. A través de las distintas regiones de México podemos encontrar sopa de tortilla, tacos de pulpo -deliciosos-, chuletitas de cordero con mole coloradito, oaxaqueño, gambones estilo San Rafael, el conejo adobado en chile morita o la degustación de moles. No hay que perderse el chile relleno de picadillo yucateco ni la cochinita pibil (una de las mejores de la capital). Presumen con razón de su Margarita Premium, elaborada con la receta original inventada en Acapulco para Rita Hayworth con un ingrediente secreto. Y, por supuesto, ofrecen una buena de carta de tequilas que sirven acompañados de una sangrita deliciosa. Como debe ser.

Cafés y lectura: bares literarios que tienes que conocer

¿Hay algo más apetecible que saborear una buena taza de café mientras te seduce la lectura de un gran libro? Ahora ambas pasiones las podéis compatibilizar con una tendencia en alza: las cafeterías literarias. Aunque hemos de ser conscientes de que esta costumbre ya la adoptaron desde el siglo XIX genios de las letras como Pío Baroja, Valle Inclán y Ramón Gómez de la Serna en el mítico Café Gijón; o Antonio Machado, Gabriel Celaya y José Hierro en Café Comercial de la glorieta de Bilbao.  Ambos los podéis visitar hoy en día y son estupendos. Pero además os descubro algunos otros espacios que aúnan el arte de leer acompañados de una buena merienda y una mejor lectura.

 

Ocho y Medio. En la madrileña calle de Martín de los Heros se encuentra esta librería bautizada en honor a Fellini, todo un clásico con más de 15 años de historia. Además de sus miles de libros también venden curiosos objetos relacionados con el séptimo arte: fotos de rodajes, carteles de cine, atrezzos…  Ocho y Medio es un café ideal para lectoras y cinéfilas. Podéis pasar una estupenda velada entre libros, sillones o tocadores de película… Pero lo mejor del local os espera al fondo: allí cuentan con una segunda librería, El Gatopardo, que entre sus estanterías esconde libros muy bien seleccionados que abarcan todos los géneros. Al mismo tiempo es un café íntimo y acogedor, el llamado Via Margutta.

La Central. Se trata de una macro cafetería literaria. Situada en una casa palacio de 1.200 metros cercana a Callao, La Central alberga más de 70.000 volúmenes de fondo especializado en filosofía, historia, ciencias sociales y literatura. En las tres plantas del edificio también podéis encontrar un café-restaurante, El Bistró, y hasta una coctelería, El Garito, así como una variada programación de actividades culturales. Cuando crucéis sus puertas es muy posible que permanezcáis durante horas atrapadas entre sus tres plantas… ¡Y también hay una Central en Barcelona!

 

Tipos Infames. En pleno barrio de Malasaña se ubica una librería especializada en narrativa literaria de carácter independiente. Han intentado diversificar la actividad articulando un espacio dinámico y abierto a la cultura. Para ello este coqueto local cuenta con diferentes ámbitos en los que desarrollar diversas actividades: librería, cafetería, enoteca, sala de exposiciones… Apuestan por editoriales y autores independientes y también ofrecen vinos de autor o una selección de cervezas artesanas. Completan su oferta con una amplia gama de actividades: presentaciones de libros, catas de vino, exposiciones, talleres y cursos.

Nollegiu. Nos trasladamos hasta la Ciudad Condal donde el periodista Xavier Vidal regenta una pequeña librería situada en Poblenou. Este establecimiento se presenta con un original concepto: es un “probador de libros”. Antes de comprar un ejemplar solo por el aspecto de la portada o la sinopsis, podéis hojearlo juntos en cualquiera de los sofás que dispone, tomaros un café -al que seréis invitado si finalmente os lleváis el libro a casa- y ver si os convence. También organizan club de lectura donde poder conversar con los autores mientras se hace una cata de vinos.

¡Me encantan este tipo de iniciativas! ¿Y a vosotras?

Explorando Bahamas

¡Resulta todo un drama alejarse de un destino como Bahamas! Os lo aseguro… Ubicadas entre Cuba y Florida, son un conjunto de islas que constituyen una gigantesca reserva natural. Tiene las aguas más limpias del planeta y la tercera barrera de coral más larga del mundo. Horizontes turquesas, anaranjados y violetas, ritmo de tambores, arquitectura colonial, fachadas de colores pastel, arenas rosas y muchas leyendas sobre sus espaldas: archipiélago de piratas, guardián de tesoros, base de operaciones de los contrabandistas de ron durante la Ley Seca…  Os aseguro que posiblemente es uno de los puntos más hermosos del planeta al sobrevolarlo.

Nassau, su capital, os va a seducir por su encanto colonial inglés fusionado con una genuina esencia tropical. Os cuento los puntos de imprescindible visita.

  • Bay Street. Es la arteria histórica y discurre paralela al mar. Se encuentra repleta de tiendas, desde las clásicas de souvenirs marcas de ultra lujo. Numerosos policías con una vestimenta peculiar -casaca blanca tipo safari, pantalón azul con franja roja al estilo militar y casco rígido- contribuyen a incrementar el exotismo del entorno. En Bay Street y en las calles de alrededor se encuentran restaurantes, cafés y terrazas para reponer fuerzas. Indispensable probar la cerveza local, Kalik, y la conch salad, una ensalada elaborada con la sabrosa carne de las caracolas recién pescadas, cebollas, apio y marinada con lima y pimientos. ¡Deliciosa!
  • Straw Market. Es el mercado de artesanía local. Mercancía hecha a mano, maderas talladas, todo tipo de artículos elaborados con paja y mucho colorido. A tan solo un par de calles de distancia se encuentra el Museo de los Piratas.
  • Jardines Ardastra. En su interior, entre una vegetación exuberante, conviven más de trescientos animales que representan a los habitantes originales de la isla. Entre ellos destacan los flamencos, uno de los iconos de Bahamas.
  • Las escaleras de la Reina. Las mejores panorámicas para Instagram se encuentran tras ascender a la cima de esta escalinata de piedra caliza que se construyó para homenajear a la reina Victoria de Inglaterra.

Paradise Island. Un puente une isla Paraíso con Nassau. Aquí se encuentran algunas de las mejores playas de Bahamas y el hotel Atlantis. Cruzar este puente implica adentrarse en un mundo de fantasía. Todo en Paradise Island es tan bonito, ordenado, colorista, idílico y lujoso que crees estar protagonizando un cuento de hadas. Y luego está el Atlantis (solo existen dos en el mundo: su gemelo está en Dubái). Es un gran parque de atracciones al estilo de los hoteles de las Vegas, pero gigantesco (necesitas mapa al menos el primer día), ideado para grandes fortunas y rodeado de playas únicas. Merece la pena visitarlo (bajo previo pago) si no te hospedas allí. Lagos, piscinas naturales, cascadas, el mayor hábitat marino artificial del mundo -acoge más de cincuenta mil criaturas marinas-, un parque acuático gobernado por una réplica de un templo maya, el mayor casino del Caribe, campo de golf, una recreación de la ciudad perdida de la Atlántida y hasta veinte restaurantes de lujo.

Sin embargo, si sois de las que disfrutáis más con un ambiente elegante, genuino y vintage deben acudir a tomar el té al Colonial Hilton en el centro de Nassau, uno de los hoteles con más historia del Caribe.

Una excursión imprescindible. Si tenéis oportunidad desplazaos hasta Las Exumas. Son 365 islas y cayos que se extienden por más de 200 kilómetros al sur de Nassau y forman la más bella agrupación de las Bahamas. El contraste entre las playas desiertas de arena blanca y los distintos tonos de azul que ofrece el mar regala una vista impresionante. Aquí encontraréis incluso algodón en bruto, testimonio de la gran época de las plantaciones

¿Qué platos debéis probar? Bahamas es un paraíso de la pesca. Se puede degustar gran variedad de pescado y mariscos, pero en todas las cartas siempre encontraréis caracolas de todas las formas (sopa, rellenas, guisadas…), mero y langostas. También el aceite de coco que acompaña las especialidades culinarias de la zona, y las frutas, que sorprenden por sus sabores exóticos como los tomates de Abaco y las piñas de Eleuthera. Pero lo que no os debéis perder:

  • El conch chowder, un delicioso consomé de tomate que combina de forma original las caracolas con la carne de cerdo dorada a fuego lento, con legumbres y hierbas.
  • La conch salad, una ensalada preparada con cebollas y apio marinada con lima y pimientos.
  • El Johnny Cake es un dulce típico dorado y crujiente.
  • El mero es el pescado nacional. Se cocina de múltiples formas y se sirve siempre recién sacado del mar.

 

La gran noche de Marie Claire en el Teatro Real

Queridas amigas, hoy toca compartir con vosotras la fabulosa -por original e inesperada- fiesta de Navidad de nuestra revista. Un entorno incomparable, música, humor, invitados de lujo -personalidades de todos los ámbitos sociales con especial mención a las actrices nominadas a los Goya-, grandes amigos y tantos detalles como rincones tiene el Teatro Real de Madrid.

Las lectoras de Marie Claire somos mujeres divertidas, inquietas, audaces, decididas y con la mente abierta. Dispuestas a experimentar lo inexplorado sin prejuicios. A buscar -y encontrar- caminos alternativos. Por eso supimos apreciar y disfrutar de un espectáculo tan genuino como arriesgado. Mezclar la solemnidad y el escenario del Real con el humor certero y la jaranera puesta en escena de Zapata y Orquesta es osado. Pero el éxito es para los valientes… Reírse de uno mismo, de tus circunstancias y de los tópicos que rodean tu ámbito de actuación (el del tenor y la orquesta de Extremadura es, obviamente, la música clásica) es sinónimo de sabiduría.

Después de escuchar algunas piezas de Rossini, Bach o Strauss, el concierto finalizó con una actuación completamente atípica: Zapara consiguió levantarnos de nuestros asientos con el rock duro de AC/CD y su Highway to hell. Si una de las mejores bandas de todos los tiempos, QUEEN, se atrevió a fusionar la ópera y el rock creando melodías universales que ya forman parte de nuestras vidas a la vez que fulminaba los cánones establecidos, por qué no va a poder Marie Claire crear tendencia…

Y después se sucedieron una concatenación de sorpresas que nos dejaron a todos con la boca abierta. Un coro que a capella nos amenizaba con villancicos de manera personalizada mientras cruzábamos de un salón a otro, las estancias de este bellísimo monumento histórico engalanadas para la ocasión, cocteleros en acción, brindis con Bacardi, ibéricos de Guijuelo con nombre de mujer, Remedios Sánchez, jamones cortados con maestría por Raquel Acosta y un estupendo kit de productos Sensilis en la goodie bag para que esta Navidad luzcamos radiantes.

Es de justicia felicitar al equipo de RR.PP. de Marie Claire. Un evento de esta envergadura conlleva muchas horas de dedicación e infinitos dolores de cabeza que a menudo no se aprecian el día en el que todos nos divertimos gracias al trabajo previo de grandes profesionales.

Ahora toca descansar unos días tras un año marcado por la hiperactividad. Pero, por supuesto, os quiero desear lo mejor a todas vosotras y a vuestras familias.

Y para 2019… ¡atreveos a perseguir tus sueños! A saltaros las normas -como Marie Claire en su gran noche en el Teatro Real-, a dejar fluir vuestra espontaneidad, a desafiar las reglas impuestas, a dejaos llevar por la intuición, a reír o llorar cuando os apetezca, a amar intensa y apasionadamente. A ser libres. Las vivencias inolvidables son las que acarrean riesgos. Cuando intuyas que algo va a ser hermoso, atrápalo y disfruta: la valentía y la transgresión, a priori arriesgadas, culminan en la ansiada felicidad.

¡Nos volvemos a leer en enero!

Mujeres del mundo: es nuestra hora 

Ha sido para mí un auténtico honor formar parte del evento más representativo de los últimos tiempos en el universo femenino: me refiero al II Congreso Internacional La Voz de las Mujeres Rurales en el Mundo, un encuentro que ha reunido a casi mil mujeres, ha contado con la participación de personalidades nacionales e internacionales de primer nivel -entre ellos la reina Letizia- y que con tanto cariño y esfuerzo han preparado durante meses AFAMMER y su presidenta Carmen Quintanilla.

Debemos de estar muy orgullosas de este tipo de iniciativas que aúnan a mujeres que sí representan la verdadera esencia y espíritu del feminismo. Mujeres reales, trabajadoras, talentosas, hechas a sí mismas potenciando su valía a través del esfuerzo y afán de superación. Mujeres valientes que asumen retos para el beneficio de todas y los solventan con éxito. Mujeres que a pesar de las dificultades siguen manteniendo sus sueños intactos; que se levantan y siguen luchando cuando las cosas no van bien. En definitiva, personas que no se rinden, que continúan aportando y creciendo.

Con Carmen Quintanilla

He tenido la oportunidad de conocer a protagonistas anónimas extraordinarias (emprendedoras, agricultoras, ganaderas, madres, abuelas, jóvenes, veteranas…) y a otras tan excepcionales como la directora de la consejería de infancia de la Fundación Vicente Ferrer en la India, Doreen Reddy. O como Justina Montalico, la presidenta de la Coordinadora de Mujeres Aymaras de Perú; junto a sus compañeras han sido capaces de acceder a los mercados internacionales con sus creaciones textiles, productos artesanos realizados con materiales de altísima calidad como la lana baby alpaca. Tienen unos ponchos, jerséis y accesorios maravillosos. Echad un vistazo a su web: mujeresaymaras.com/

Por supuesto también ha sido un placer debatir con las integrantes de la mesa redonda que he moderado: Krishanti Dharmaraj, directora ejecutiva del Centro para el Liderazgo Global de las Mujeres de los Estados Unidos, quien lleva más de 25 años trabajando para promover los derechos de las mujeres y las niñas; Inés Hidalgo de Cisneros, directora de Marketing y RR.II. de STIHL: ella y su compañía se han involucrado con ilusión y generosidad, apostando por este congreso y por la fuerza e importancia de las mujeres y familias del ámbito rural. O Elżbieta Bojanowska, viceministra en el Ministerio de Familia, Trabajo y Política Social de Polonia, una eminencia en políticas sociales que nos ha descubierto iniciativas muy reveladoras que están en marcha en su país. Una mesa diversa y enriquecedora en la que hemos puesto el foco en el liderazgo de las mujeres y las niñas en el mundo rural, en cómo lograr la igualdad entre hombres y mujeres. Una temática y un desafío apasionantes.

Con Inés Hidalgo de Cisneros

Después de dos días intensos e inolvidables, se han extraído tantas conclusiones como vivencias y experiencias hemos compartido. Vamos a desterrar complejos, fulminar estereotipos y eliminar etiquetas socialmente establecidas. Y nos hemos concienciado de que todas somos necesarias -cada una desde nuestro ámbito de actuación- para tomar el testigo de las grandes mujeres que nos precedieron en la lucha por nuestros derechos, libertades y por la plena igualdad. Es nuestra obligación (y responsabilidad) por su legado, por nosotras y por el futuro de nuestras hijas. ¿Te apuntas?