Ideas para cuidarse y entretenerse en casa

Lo más importante estos días es ser responsable, cuidar nuestra salud y apoyar a todos los que lo necesiten. La sociedad española está demostrando fortaleza, solidaridad y responsabilidad. Los días de confinamiento obligado no son fáciles, pero si nos encontramos bien es un momento ideal para dedicarnos a esas pequeñas actividades que nos resultan más complicadas cuando nos encontramos inmersas en la vorágine diaria (que volverá antes de que nos demos cuenta…). Tomad nota de estas ideas. Y lo más importante… ¡cuidaos mucho!

Ponte guapa. Pixi Beauty es una de las marcas que más utilizo en los últimos tiempos. Está ideada, diseñada y pensada para mujeres a las que les gusta sentirse bien por dentro y por fuera, pero no tienen demasiado tiempo para malgastarlo delante del espejo. Si todavía no la conocéis es un buen momento para que descubráis el universo de belleza de Pixi. Algunos de mis productos favoritos de esta marca son los relacionados con la rutina facial: las cremas que tienen vitamina C entre sus ingredientes son muy refrescantes, fluidas y sientes como penetran tu piel, la sensación de bienestar cuando te las aplicas es muy agradable; el bálsamo con extracto de rosa ayuda a eliminar los signos de fatiga instantáneamente, además de hidratar e iluminar la piel; también son muy buenos sus tónicos y la leche de coco. Tengo pendiente probar los parches de ojos, uno de los productos que más me ha llamado la atención entre sus novedades. ¡Ya os contaré!

Viajar cocinando. Un destino apetecible, cercano y económico para cuando salgamos de esta situación es el Algarve. Desde casa podemos acercarnos a Portimão -donde se localizan las playas más famosas- a través de una receta cuyos ingredientes son fáciles de conseguir. ¡Está buenísima si os gustan las legumbres! Para elaborar la sopa de alubias al estilo de Portimão necesitas alubias rojas (400 g), aceite de oliva (1dl), cebollas (50g), patatas (200g), patatas dulces -o batatas o boniatos- (200g), calabaza (100g), 1 rama de perejil y sal. Se dejan a remojo las alubias en agua fría 12 horas. Luego las cueces en una sartén. Pela la cebolla, lávala y añade a las alubias, el aceite, el perejil y la sal. Corta las patatas y la calabaza peladas en cubos pequeños. Añade todo a la cazuela cuando las alubias estén casi a su punto. Continúa hirviendo hasta que se termine de cocer. La sopa debe quedar espesa. Si eres amante de los gazpachos y las recetas sencillas, hay otra receta del Algarve muy fácil que te va a encantar, el arjamolho. Necesitas tomates maduros (300g), dientes de ajo (3), pimiento verde (1), aceite de oliva (1dl), vinagre (2cls), pan duro (200g), oréganos y sal gorda. Pela los dientes de ajo y macháquelos con sal. Escalda los tomates en agua hirviendo y retira la piel y las semillas. Córtalos en cubos pequeños. Limpia el pimiento y córtalo en trocitos. En un recipiente pon el aceite, orégano, agua fría y vinagre. Añade los dientes de ajo, la sal y los tomates. Corta el pan en rodajas pequeñas y añádelo. Remuévelo todo y sírvelo bien frío.

Lecturas que enganchan y entretienen. Nada mejor para evadirte que los libros que te hacen soñar y te trasladan a épocas apetecibles, a entornos que nos encantaría visitar… Si os gustan las sagas familiares protagonizadas por varias generaciones de mujeres, con localizaciones de lujo, tramas repletas de secretos, historias de amor (de las complicadas) y que además ofrecen una cuidada ambientación histórica (harenes otomanos, corte del último zar de Rusia y el mundo del arte contemporáneo), Amor es la respuesta es vuestra novela para estos días. Si preferís los escenarios exóticos, la intriga, el misterio, dos crímenes por resolver y la sombra mágica de la civilización maya como telón de fondo, vuestra lectura es Tú llevas su nombre. Entre sus páginas descubrirás los escenarios más apetecibles del Caribe Mexicano, a una mujer fascinante que se abrió paso en el mundo de los terratenientes y patronos de principios del siglo XX en Yucatán y, por supuesto, no faltan una (o dos…) preciosas historias de amor.

Tres sitios para comer en familia (cuando podamos salir)

Nada mejor que compartir una comida en familia para celebrar la vuelta a la normalidad. Porque siempre resulta un plan estupendo saborear ricos platos y disfrutar de una divertida sobremesa en la mejor compañía. Y porque en algún momento habrá que celebrar sus días (del Padre y de la Madre; da igual el mes en el calendario, ellos se lo merecen siempre). Apunta las siguientes direcciones.

Sorpréndelo en el mejor restaurante de Madrid. Lo de afirmar que un establecimiento es el mejor de la capital es subjetivo porque cada uno tiene sus propios gustos y todos son válidos, pero lo que no se le puede negar a Saddle es la búsqueda de la excelencia. Después de una reforma integral del espacio que albergó al icónico Jockey (su estilo, entorno y carta son completamente diferentes, no vayáis buscando a Jockey porque no lo vais a encontrar), se han propuesto un gran reto: que cada comensal disfrute de una experiencia de máxima calidad en producto, cocina, servicio y entorno. ¡Y lo consiguen! Su cocina se basa en el respeto al producto, la tradición y la estacionalidad. Aquí todo se sirve con ceremonia y refinamiento. Algunas de las especialidades imprescindibles son el pichón Mont Royal, la lasaña fría con buey de mar y bogavante, el lenguado Meunière, el mero salvaje con escabeche de aceitunas y puré de chirivías, la gamba roja de Garrucha, el arroz meloso con setas, pato azulón y trufa negra o el consomé inspirado en una bullabesa. En la carta de invierno no hay que perderse el cardo rojo con beurre blanc ibérica y angulas o los guisantes con salsa de menta, sapietas y papada confitada. ¡Y se pueden pedir medias raciones en varias propuestas de la carta para probar de todo un poco! En el lobby también se pueden degustar bocados apetecibles como unas anchoas, jamón ibérico, quesos, ostras Amelie, caviar, navajas ligeramente escabechadas, salmón marinado con encurtidos caseros, salazón de corzo o su espléndida gilda. Saddle dispone de una bodega de más de 1.400 referencias entre las que vais a encontrar auténticas joyas. Os recomiendo que os dejéis aconsejar por el sumiller.  Y un aviso: vais a disfrutar como niños con los carritos; el de quesos es de volverse loca y si sois amante de los destilados en ese carro va a encontrar… ¡más de 460 referencias! Algunas etiquetas proceden de destilerías que ya no existen, por lo que disponen de botellas únicas. Y os aseguro que vais a disfrutar con sus rituales y con la manera en la preparan los cafés (pídelo de filtro) y los tés.

Un recién llegado muy elegante. En pleno Chamberí (calle Eduardo Dato, 8) acaba de llegar un restaurante de lo más coqueto y encantador, ideal para padres sibaritas y elegantes, pero con precios muy razonables. Prístino busca dar bien de comer, con platos que reflejan los sabores y el recetario de toda la vida, pero elaborados con técnicas actuales y presentados en mesa de manera perfecta. El espacio es ideal, un edificio de 1945 que ha sido completamente redistribuido, rehabilitado y decorado con tonos claros, diseños clásicos y vegetación natural.

Si tu familia es adicta a los platos de cuchara, aquí vais a disfrutar los callos con morro y pata (melosos y picantitos) servidos en cazuela de barro, las lentejas castellanas con sus sacramentos o las verdinas con pixín. Otras pistas ricas, ricas: el pisto alboronía (con tomate, pimientos y huevo), el rodaballo gallego al horno, la lubina a la sal o el bacalao confitado a la madrileña con una fritada tradicional. Si son carnívoros pueden pedir las albóndigas de presa (para mojar pan), el jarrete de cordero lechal, la lechona mallorquina asada a baja temperatura, el lomo de ternera de Guadarrama con patata monalisa o el chuletón de vaca.

Para los más arroceros. Un ambiente acogedor y familiar, como de casa de comidas tradicional, pero con una decoración marinera en tonos blancos y azules. Un refugio tranquilo en pleno Alberto Alcocer; así es Nuevo Gerardo. Mariscos, pescados, pulpos, arroces y buenos cortes de carne son los protagonistas de una cocina que apuesta por el recetario de toda la vida. En la carta encuentras mariscos frescos de lonja, chacinas y salazones, ensaladilla rusa, pulpos (pide el que elaboran al cobre y a la vista). Y son especialistas en merluza de pincho. Pero la estrella de esta casa y lo que tenéis que probar aquí, son sus arroces. Se puede elegir entre el arroz marinero; el de pollo de corral y setas de temporada; el de chipironcitos de potera y verduras; el arroz negro a la tinta del calamar; el de solomillo salteado con ajos tiernos y verduras de temporada o el de rape y almejas en salsa verde. Todos están muy ricos, pero tenéis que elegir el que elaboran con carabineros de sur o el arroz con bogavante. ¡Os va a encantar!

La novela que querrás leer este año

Hay lugares que te seducen en cuanto los pisas. Que atrapan tus sentidos sin saber por qué. Con los que estableces una conexión inexplicable pero intensa. La primera vez que visité la península de Yucatán -una de las zonas más asombrosas y cautivadoras del planeta- supe que volvería una y otra vez, como así ha ocurrido; fue una sensación instintiva, tribal. Pero lo que no pude prever es que me iba a regalar mi sexta novela.

En uno de mis últimos viajes descubrí la historia de las antiguas haciendas henequeneras, muchas de ellas reconvertidas en la actualidad en hoteles de lujo -fabulosos y absolutamente recomendables-. Son tan impresionantes como las plantaciones de algodón que con tanta maestría plasmó Margaret Mitchell en Lo que el viento se llevóY allí, entre majestuosos pórticos de bienvenida, asombrosas galerías con arcos, emblemas familiares tallados en piedra y cultivos de henequén, supe que tenía una novela por escribir. Tú llevas su nombre rememora una de las épocas más glamurosas de México, la etapa del oro verde, así como la vida de las familias yucatecas más poderosas y adineradas. Recrear este mundo idílico y hermoso que ya no existe (la Revolución mexicana se lo llevó por delante) ha sido una delicia.

La herencia maya es otra de las joyas de Yucatán, un legado casi mágico. Mi fascinación desde que tengo memoria por la figura del jaguar, tan emblemática e importante en su cultura, me llevó a idear en su honor una leyenda y una ciudad ficticias que se integran como una parte más de la trama. También he querido homenajear a dos de mis destinos favoritos: la paradisíaca isla de Holbox y, sobre todo, la grandeza de Tulum, un enclave caribeño único que he convertido en otro protagonista más. Cuando visitéis estos tesoros mexicanos debéis conocer todos los rincones que he descrito en Tú llevas su nombre.  ¡Sé que os van a enamorar tanto como a mí!

En la novela vais a encontrar preciosas (y complicadas) historias de amor, misterio, crímenes por resolver, intriga, una ciudad perdida, una ambientación glamurosa, tropical y exótica, y unos protagonistas con los que os vais a encariñar por distintos motivos.  ¿Queréis saber más?

Sinopsis. Katherine Kelly viaja a la península de Yucatán para vender una hacienda centenaria, antaño dedicada al cultivo de henequén, heredada por su familia. En sus imponentes ruinas se va a construir un hotel de lujo rodeado de naturaleza virgen. Pero un hallazgo interrumpe los planes de Katherine: cuando las máquinas comienzan a remover la tierra, aparecen los huesos de una pareja asesinada décadas atrás. Ella piensa que puede tratarse de los restos de Guadalupe Montenegro, su antepasada, quien desapareció sin dejar rastro durante el inicio de la revolución mexicana.

Así comenzará una investigación que llevará a la protagonista a descubrir los secretos que guardan esos muros, una intensa historia de amor y la fascinante vida de Guadalupe, una mujer única que se abrió paso a principios del siglo XX en el mundo de los grandes terratenientes y patrones, consiguiendo que su hacienda fuera una de las más prósperas de todo Yucatán. Pero, ¿quién y por qué acabó con su vida?

El día 4 de marzo llega a todas las librerías y será vuestra.  Ya en:

Amazon

Casa del Libro

El Corte Inglés

Tres sitios perfectos para quedar con amigas

A veces resulta complicado decidir dónde vamos a quedar el fin de semana, ¿verdad? Este restaurante nos pilla lejos, este otro es muy caro, en ese ya estuvimos hace poco… Hoy os descubro tres sitios perfectos para disfrutar con amigas, en los que se come bien, a precios razonables y en un entorno agradable. ¿Queréis conocerlos? ¡Allá vamos!

No os perdáis sus verduras y sus pizzas. Se inauguró hace un año, pero siempre está lleno y es uno de mis favoritos. ¡Repito una y otra vez! ¿Por qué? Por la calidad de la materia prima (que llega diariamente de sus fincas de Ávila) y por su ubicación en pleno Chueca. Roostiq va a encantar y aunque sus carnes son estupendas, quiero destacar sus verduras y las pizzas (de las mejores de Madrid). ¿Un consejo? Reservad en el salón del fondo, el de la cocina vista. Ahora en invierno tenéis que pedir los puerros confitados y a la brasa. Los elaboran en tres fases: los confitan, luego los pasan por las brasas y los rematan en el horno. Si os gustan las acelgas las preparan a la llama con ajo, aceite y sal y están riquísimas; las alcachofas confitadas al horno de leña también son imperdibles y os descubro un platazo que me ha enamorado: las espinacas a la brasa con huevo, rúcula y vinagreta de bacon. Buenísimos también sus pimientos a la leña y siempre sus tomates, para mí uno de los productos TOP de este restaurante. Cuentan con unas sesenta variedades distintas obtenidos mediante la plantación de semillas antiguas. Las pizzas se elaboran artesanalmente en horno napolitano (que mantiene una temperatura de 485 grados); podéis pedir la Portobello; la de rúcula y jamón de bellota; la de enchilada de carne; la de guanciale y cebolleta o la de burrata y cherries.

Los nuevos platos de Madame Sushita. De todos los establecimientos de Grupo Sushita el de Paseo de la Habana es mi favorito. Supongo que su decoración con miles de libros tiene algo que ver. Seguro que muchas de vosotras ya conocéis Madame Sushita y si no es así, ya estáis tardando… Si habéis acudido anteriormente, probar sus nuevos platos es la excusa perfecta para volver. Podéis comenzar con las gyozas de bacalao negro, con salsa harissa picante, ideal para los paladares que buscan nuevos sabores. También han lanzado unos deliciosos rollitos de bogavante con salsa de cacahuete y unos chips de berenjenas con salsa de albahaca para las más veggies. A mí me ha entusiasmado que incluyan una sopa francesa de cebolla (porque me encanta y porque es perfecta para las noches de invierno) con emmental, pan gratinado y miso. Las más golosas estarán encantadas con la tarta templada de queso Idiazábal. Y para mí son imprescindibles dos de sus clásicos: la tempura de gambón rojo con salsa de chile dulce y la pasta roja de uva con sésamo y bogavante. ¿Lo mejor? Por 25 euros por cabeza se cena estupendamente.

El mejor tapeo es… ¡coreano!  LUKE (de igual nombre del chef que lo dirige) es un espacio muy interesante, con mucha personalidad e ideal para tapear con amigas. Pero, ojo, que aquí las tapas que vais a probar son divertidas y originales porque son coreanas, se sirven en barra y se cocinan a la vista. Fusiona platos clásicos de la comida callejera de aquel país con toques creativos y adaptados a los productos españoles. Algunas de las que más me gustan son la gilda coreana, que se sirve con atún rojo Balfegó, sésamo, piparra, shiitake, loto encurtido y kimchi; el kimbap de atún, un temaki coreano con alga nori crujiente a la parrilla, arroz coreano y caviar de guindilla y el bibimbap con erizo de temporada y huevo de codorniz a baja temperatura. Tenéis que probar obligatoriamente es el Korean Fried Chicken, pollo al estilo callejero de Corea que está muy rico. Pero cualquier tapa está deliciosa, la presentación es muy cuidada (súper original y divertida) y la relación calidad-precio es excelente.

¿Con cuál de los tres os quedáis?

Novedades beauty para estar (más) guapa

Sea verano o invierno, haga frío o calor, debemos cuidar la piel. Además, nos gusta ver siempre la mejor versión de nosotras mismas. Por eso en las últimas semanas he probado varios productos que han sido lanzados recientemente al mercado. De entre todos ellos, hoy os descubro las novedades cosméticas que me han fascinado. ¿Queréis conocerlas? Comenzamos.

Oda al rosa. La nueva colección de maquillaje de Juicy Couture es una auténtica maravilla, glamurosa y atrevida. Imposible no enamorarse de su packaging (os confieso que colecciono sus perfumes porque los frascos son pequeñas obras de arte). Además de homenajear a los tonos rosados y morados, hay dos productos que se van a convertir en habituales en mi tocador: el colorete con esa esponjita adornada con un gran lazo -no puede ser más chic- y los labiales con cobertura de purpurina; aparte de su acabado cremoso dan a los labios un toque de brillo extra. ¡Queda fenomenal! Y su precio convence a las más escépticas: tan solo 19 euros.

También son muy interesantes las sombras líquidas de ojos, un producto que cada vez me gusta más. Es ideal para las personas que, como yo, no somos especialmente habilidosas con las técnicas del maquillaje ni tenemos demasiado tiempo para perder frente al espejo. Las sombras líquidas (también a 19 euros las de Juicy) son muy fáciles de aplicar y consiguen un acabado uniforme sin apenas esfuerzo. Estoy deseando probar el iluminador de esta nueva colección, fluido y en tono rosa perlado; además de usarse en los párpados y pómulos, también es apto para aplicarlo solo o debajo de la base de maquillaje.

En frasco pequeño, pero súper efectivo. Otro de los productos que más me han llamado la atención en los últimos meses son los concentrados de Gisèle Denis. Una de los valores que más aprecio de esta marca es la excelente relación calidad-precio que mantienen en todas sus líneas de productos. Por menos de 22 euros vas a encontrar cremas faciales estupendas, con una textura ligera, muy agradable de aplicar. Mi favorita es la crema de hidratación intensiva, aunque también tienen regenerante iluminadora, nutritiva multi-acción (es la próxima que quiero probar) y antiedad reparadora. Pero, sobre todo, os quiero destacar una novedad que merece la pena comprar: sus productos con una alta concentración de activos al estupendo precio de 16,95 euros. Te dejan la piel como nueva en cuanto te los aplicas, más suave, luminosa y radiante. Esta gama cuenta con tres concentrados: el de vitamina C, el de ácido hialurónico y el concentrado de silicio, arginina y aloe vera que produce un efecto regenerador, a la vez que estimula la producción de colágeno natural. Se pueden aplicar solos, al estilo de un sérum, aunque lo más óptimo es combinarlos con las cremas faciales.

Acierta con tu cena de San Valentín. ¿Dónde reservar?

Hay que celebrar el amor, la amistad, la vida o lo que te venga en gana. ¡Pero hay que celebrar! Siempre… Se aproxima el famoso 14 de febrero y te damos tres pistas para acertar con la elección de tu cena. Eso sí, reserva con tiempo porque son restaurantes que están muy de moda.

Para parejas muy animadas. Si os gusta el ambientazo y dejaros caer por uno de los sitios que cuelga cada noche el cartel de completo, elije el nuevo Lobito de Mar de Dani García en Madrid. Ubicado en la calle gastro más frecuentada de la capital (Jorge Juan, 10) el espacio es espectacular, con una decoración elegante, acogedora y repleta de guiños marineros. Hasta la vajilla tiene forma de concha, de pez, de mejillón… Lo mejor en Lobito es pedir un montón de platos ricos para compartir: patata aliñada con tartar de atún, mejillones escabechados con salsa de níscalos, buñuelos, ensaladilla rusa, croquetas de gambas, cigalitas al ajillo, berberechos… Si preferís daros un homenaje gastro debéis probar algunos de sus pescados o la parrilla o un buen marisco: gamba roja, percebes, bogavante, almejas, lubina, lenguado, gallineta… Todos los productos del mar que sirven en esta casa tienen mucha calidad. Luego podéis acercaros a tomar una copa a Amazónico; está al lado y es otro de los imprescindibles de la gente guapa capitalina.

Para sibaritas gourmet. Me encanta este restaurante, uno de mis últimos descubrimientos de Barcelona que más me ha gustado y al que estoy deseando regresar. Os hablo de Mr Porter. El espacio es bestial, bordan la elaboración de todas las carnes y verduras, y os van a tratar de maravilla. Además, han preparado un menú especial de San Valentín con ocho irresistibles platos. Tras el cóctel de bienvenida, llegará la focaccia de la casa, ostras Amélie con salsa verde, cangrejo real al horno, ensalada de langostinos con maíz a la brasa y aguacate (buenísima), lubina al horno con salsa de adobo, espárragos a la brasa con pimientos del padrón, filete Mignon con mantequilla de setas silvestres (delicioso), patata Dauphinoise y un postre afrodisíaco especial… Es un festival gastronómico ideal para paladares gourmet. El precio es de 105 euros por persona, pero una noche es una noche y la ocasión -y el menú- bien lo merecen.

 

Para los más románticos. Otro restaurante que me tiene loca desde que lo conocí. Le Bistroman -ubicado a espaldas del Teatro Real- es, posiblemente, el mejor francés que ha tenido Madrid. Y además es precioso, coqueto, romántico y elegante; casi con servicio de Estrella Michelin. ¿Se puede pedir más? Pues sí. Una bucólica fachada en tonos pastel que te traslada a algún pueblecito provenzal, mantelería de hilo, vajilla de porcelana de Limoges, cristalería Riedel, cubiertos de plata, cuchillos con mango de madera de olivo para la carne… Pero lo mejor es su cocina. No os perdáis su sopa de cebolla, las ostras Amélie acompañadas con la típica guarnición francesa (vinagre, chalota y mantequilla), el foie gras casero con un adictivo acompañamiento elaborado con cáscaras de limón, el pescado del día a la bullabesa (uno de los platos imprescindibles) y el sobresaliente onglet de ternera -un corte muy tierno conocido también como bocado de la reina- con salsa y acompañamiento de chalotas. No olvidéis terminar vuestra velada disfrutando su selección de quesos franceses: Comté, Saint Nectaire, Camembert, Epoisses…

Y vosotras, ¿cuál de estos tres restaurantes vais a elegir?

 

Una escapada invernal con sol muy TOP

 

Todavía nos quedan unas cuantas semanas de frío antes de que llegue la primavera. Por suerte, en España tenemos localidades donde brilla el sol casi todo el año y su microclima nos invita a quitarnos el abrigo. Marbella me gusta más en verano que en invierno. Algunos días de febrero el termómetro pasa de los 20 grados. Además, acabo de descubrir un refugio de lujo y relax perfecto para reponernos del ajetreo y los excesos navideños e incluso ideal para organizar un fin de semana de enamorados. Os hablo de Anantara Villa Padierna.

Entre sus muros se han alojado celebrities nacionales e internacionales, la exprimera dama estadounidense y numerosos miembros de casas reales. Es un enclave rodeado de colinas, cipreses, jacarandas y alcornocales, se encuentra este oasis de tranquilidad junto al Mediterráneo que nos incita a disfrutar del clima primaveral. Me ha llamado la atención su arquitectura que recuerda a los palacetes toscanos; también que sus instalaciones son como un pequeño museo: albergan más de mil obras de arte originales entre pinturas, esculturas, ánforas, espejos, cerámicas, tapices… Cuantos más rincones descubres, más te enamoras del lugar. Es uno de esos sitios que en cuanto los pisas sabes que vas a volver. Mención especial para el personal y su sobresaliente servicio: os van a hacer sentir como una reina en todo momento.

Sus habitaciones y suites ofrecen un diseño personalizado (no hay dos iguales) y repleto de detalles en la decoración, con piezas procedentes de todo el mundo. También tiene amplias villas independientes para los que buscan mayor privacidad, gracias a una atención exclusiva con servicio de mayordomo y piscina propia. Estas villas son un auténtico lujo.  Si como a mí os apasiona la gastronomía, estáis de suerte. En Villa Padierna se han esmerado en crear una oferta gastronómica de altura y para todos los gustos. Aquí vais a encontrar:

  • Un 99 Sushi Bar, como sabéis, uno de los mejores japoneses de España. Imprescindibles sus niguiri, langostinos tigre y cualquier opción de wagyu.
  • Paco Roncero, dos estrellas Michelin, tiene su propio restaurante llamado ‘O’ que se inspira en la cocina mediterránea.
  • Diego Cabrera, un bartender de prestigio internacional (no os perdáis en Madrid su Salmón Gurú) es el encargado de la coctelería en Eddy’s Bar.
  • A pie de playa, en el Club de Mar, rodeado de altas palmeras, se puede comer también estupendamente. Muy buenos sus arroces, sus tapas del día o su lubina a la sal.
  • Y lo mejor… Reservad la experiencia Dining by Design para una velada inolvidable. Podéis diseñar una cena completamente personalizada: bajo una pérgola de glicinias en un patio privado, a la luz de las estrellas en un anfiteatro clásico, en una de las terrazas de las villas… Y eligiendo a medida el menú, las flores, colores, decoración, música…

Imprescindible pasar por su spa para disfrutar de sus tratamientos exclusivos. El circuito de hidroterapia, inspirado en los baños romanos, cuenta con tres salas para Aqua Tub Detox Massage y Slimming Jet Shower, y tres para aromaterapia y baños de vapor Hammam, Indian Bath y Bali. El programa de bienestar incluye sesiones privadas de meditación. Y no dejéis de probar algunos de sus masajes, te dejan como nueva.

Si sois amantes del golf Villa Padierna cuenta con tres campos de 18 hoyos: Flamingos, Alferini y Tramores. El complejo tiene también con un espacio conocido como el Racquet Club que ofrece más de 22.000 metros cuadrados para practicar actividades deportivas, incluyendo dos pistas de tenis, once de pádel y un campo de croquet.

Ideas para exprimir vuestra estancia (y los alrededores).

  • Sobrevolar en helicóptero la ciudad de Sevilla o la mágica
  • Hacer la ruta por los Pueblos Blancos en un coche de época descapotable, mientras se contempla la belleza del paisaje de la sierra de Grazalema y los campos de naranjos que rodean el camino.
  • En la ciudad morisca de Casares, el hotel propone una visita donde los huéspedes pueden participar en un taller de acuarela dirigido por un artista local que finaliza con un picnic al atardecer.

¡La última tendencia viajera! Glamour bajo las estrellas

No se trata de una moda pasajera: acampar con elegancia es una nueva tendencia. Si te gustan las escapadas al aire libre sin renunciar a la comodidad tienes que probarlo. ¿Te atreves con el glamping (glamour + camping)? Disfrutar en plena naturaleza y dormir bajo las estrellas en alojamientos con mucho estilo es posible. Y, además, en localizaciones increíbles… Hoy os descubro cómo ejercer de viajera aventurera con un toque chic.

Casa de Mundo. Se trata de un paraíso con espíritu internacional situado en plena Costa Blanca, a tan solo 25 kilómetros de Alicante y sus playas. Lo mejor es elegir el alojamiento según tus gustos viajeros. Bonitas caravanas diseñadas con maderas talladas, un gazebo de Indonesia, un carromato cíngaro o lodges africanos de estilo safari contribuyen a recrear esa atmósfera mundana. Todas sus propuestas están decoradas al detalle. La zona en la que se encuentra el complejo es montañosa por lo que resulta perfecta para pasear al atardecer, hacer senderismo, montar en bicicleta o recorrer sus parajes a caballo.

 

 

Lanzarote Retreats.  Si prefieres los aires isleños te recomiendo este complejo ubicado sobre terreno volcánico en una finca lanzaroteña. Está situada a tan solo 300 metros del mar, en un pequeño pueblo de pescadores. Vas a vivir una escapada en un eco-alojamiento al estilo de las yurtas de Mongolia que te va a sorprender, puesto que la decoración de cada uno de ellos es muy especial. Imperdible la excursión al Parque Nacional de Timanfaya que se encuentra a media hora en coche.

Canonici di San Marco. Es mi favorito y cuanto observéis las fotografías de sus tiendas vais a comprender los porqués… La ciudad de las máscaras, de los palacetes flotantes y los canales serpenteantes también ha sucumbido a la tentación del gampling. ¡Ideal para una escapada en parejas que fusiona naturaleza y cultura de una manera exquisita!  A tan solo trece kilómetros de Venecia existen unas tiendas de campaña fascinantes con una ambientación palaciega, decoración refinada, suelos de madera noble, enormes camas con dosel, lavabos de mármol, detalles de hierro forjado, vajillas de porcelana, lámparas de cristal de Murano… Y atención, porque están disponibles a partir de 150 euros por noche. Estoy tan enamorada de Canonici di San Marco que no lo descarto como alojamiento en una próxima visita a Venecia.

 

Vintage Trailers Resort. Si eres de las planifica viajes de larga distancia te recomiendo hacer glampling en este curioso refugio de Oregón. Te vas a alojar en caravanas clásicas fabricadas en el siglo pasado, entre 1947 y 1965, pero habilitadas en sus interiores con una decoración cálida y con todo tipo de lujos y comodidades.  Además, los propietarios organizan casi a diario actividades típicamente americanas como barbacoas al aire libre, hogueras nocturnas, conciertos country en vivo…

Chewton Glen Hotel and Spa. Es el refugio perfecto para las más aventureras y exploradoras. Esta opción es realmente curiosa porque demuestra que el glamour también puede experimentarse sobre la copa de un árbol. En este resort de cinco estrellas ubicado en el sur de Inglaterra ofrecen lujosísimas habitaciones sobre los árboles. En su interior los espacios están habilitados como suites de hotel (ellos lo llaman private treehouses). Algunas incluso tienen chimeneas y jacuzzis. Un despertar entre ramas con vistas panorámicas es inolvidable, pero debes reservarlo para celebraciones especiales ya que sus precios son muy elevados.

 

 

 

Ranking TOP10 hoteles 2019

A punto de terminar el año, hoy os desvelo mi TOP 10 de hoteles de los últimos meses. Los hay para todos los gustos y estilos: palaciegos, tropicales, cercanos, al otro lado del mundo, para una escapada de fin de semana, para una celebración especial… Pero todos ellos son excepciones y merecen una visita. ¡Os los recomiendo 100%! El orden en el que están escritos es indiferente porque todos son sobresalientes.

Casa Sandra (Holbox). Os voy a descubrir un tesoro desconocido para muchos: el paraíso de Holbox. Es una isla situada entre el Caribe y el golfo de México. ¿Su encanto? Es un territorio virgen, solo se llega en barco desde el puerto de Chiquilá. Podrás caminar descalza: no hay asfalto (ni construcciones ni resorts). Pertenece a la reserva natural Yum Balam y está separada del continente por la laguna de Yalahau, donde habitan flamencos, garzas, milanos, cormoranes y pelícanos. Las aguas que rodean la isla se encuentran repletas de cocodrilos en las lagunas, delfines y tortugas. Cada verano acuden allí unos 1.500 ejemplares de tiburón ballena. ¡Un espectáculo inolvidable! Los encantos de la isla son infinitos: aguas cristalinas, arena dorada, palmerales, coloridas hamacas, artesanía local y un solo pueblo donde el único medio de transporte son los carritos de golf. Las fachadas de los cafés, restaurantes y posadas son multicolores. También te vas a enamorar de los murales tropicales pintados en sus paredes.  Los alojamientos son cabañas o suites de lujo ubicadas sobre la arena del mar, villas con palapas o pequeñas posadas. La más célebre es Casa Sandra que me ha fascinado. Fue el compositor Pablo Milanés quien lo inauguró a principios de siglo junto a su exmujer, Sandra, el alma del establecimiento y una dama todoterreno, empresaria, pintora y escritora. Merece la pena elegirlo puesto que la ubicación es perfecta, no le falta detalle y la decoración es exquisita. Los fines de semana celebran noches cubanas con asados, mojitos y jazz. ¡Un lujo!

Centurion Palace (Venecia). En un palacio ubicado en el Gran Canal para saborear la esencia genuina de la Serenessima. El Centurion Palace, perteneciente a Small Luxury Hotels of the World, es un alojamiento boutique situado a menos de cien metros de Santa Maria della Salute y ofrece impresionantes vistas sobre canal. El hotel fusiona una portentosa fachada de inspiración gótica del antiguo edificio (el Palazzo Genovese, construido en 1892) con el acertado diseño moderno de los interiores: todos sus espejos, lámparas, alfombras o esculturas son pequeñas obras de arte. Cuenta con un muelle privado para las llegadas y salidas en taxi acuático, aunque el verdadero lujo es disfrutar de su desayuno en el epicentro del Gran Canal, una experiencia al alcance de muy pocos establecimientos en la ciudad.

KAI (Tulum). Ya os he confesado que Tulum es mi rincón favorito de la Riviera mexicana, un destino alternativo, alejado de los resorts de todo incluido, un refugio de moda entre las celebrities del continente americano. El ambiente es cool, selvático y relajado. Para mí es uno de los mejores lugares del mundo para escaparte a un destino paradisíaco. Yo repito una y otra vez. En sus proximidades vas a encontrar naturaleza virgen, playas caribeñas turquesas y extra-cristalinas, yacimientos arqueológicos mayas, cenotes, una gastronomía deliciosa y la selva a tan solo unos metros de la costa.  KAI es mi último descubrimiento: un hotel boutique donde el lujo armoniza con la belleza natural de Tulum. Ubicado en playa Pescadores solo tiene once villas en una localización privilegiada, muy cerca de las imponentes ruinas mayas. Bajo palapas, su estética se inspira en su entorno natural y sincroniza la arena, el mar y los colores de la selva. Las villas -luminosas, elegantes y espaciosas- están construidas sobre pilotes minimizando así la huella y el impacto en la biodiversidad de la tierra. Y no dejéis de probar su gastronomía, es deliciosa y a un precio estupendo.

Sina the Gray (Milán). Dispone de tan solo 21 habitaciones a menos de cien metros del Duomo y de la Galería de Vittorio Emanuele. Es la opción perfecta para conocer a pie el corazón de la ciudad y estar alojado en medio del bullicio. ¡No necesitarás taxi para nada! Incluso en la misma puerta del hotel se encuentra uno de los locales de copas más animados de la ciudad. Cada suite está decorada de manera diferente; algunas tienen las camas suspendidas e incluso disponen de baño turco, jacuzzi y gimnasio privado dentro de la habitación. Si abres la ventana te parecerá que puedes tocar con las manos uno de los laterales de la catedral. Acero, vidrio, ébano, seda y estampados de animal print son algunas de las señas de identidad de Sina the Gray.

Pier One (Sídney). Perteneciente a la cadena boutique de Marriot (Autograph Collection) cuenta con una localización inmejorable: junto a los mismos pilares del icónico puente de Harbour y muy cerca de la Opera House. Sus habitaciones son espaciosas, de techos altos y podrás desayunar de fábula sobre el agua del mar con vistas a la impresionante bahía de Sídney. Además, Pier One se ubica en el barrio más bohemio y animado de la ciudad, The Rocks. Aquí podrás asistir a conciertos en vivo en los locales más chic, probar los mejores restaurantes o visitar su mercadillo para comprar joyería y artesanía.

Hotel Valldemossa (Mallorca). Es uno de los rincones más bellos de la isla y tienes que alojarte en el hotel Valldemossa perteneciente a Relais&Châteaux. Este refugio consigue hacerte olvidar del resto del mundo. Y hacerte sentir como una princesa entre su especial arquitectura (con terrazas a diferentes niveles) y el excepcional servicio. Las suites están decoradas al detalle: te querrás llevar a casa sus armarios de madera maciza. Algunas ofrecen fabulosas panorámicas sobre la sierra y sobre el pueblo. Desayunar, comer o cenar en su terraza exterior es inolvidable. Las vistas son increíbles. La cocina es de alto nivel y los fines de semana las amenizan con música en directo (boleros los viernes y piano los sábados). La piscina exterior, entre jardines y árboles centenarios, es una maravilla.

Pestana Vintage Porto (Oporto). La Ribeira es la zona más animada de la ciudad. Con el río Duero a tus pies y la parte histórica y monumental al lado, el Pestana Vintage Porto es la mejor opción para ir caminando a todas partes. Una encantadora agrupación de coloridos edificios que además ofrece una completa oferta gastro. Los mejores desayunos con vistas se disfrutan desde su terraza. Si sois carnívoras no os podéis perder su restaurante RIB y sus excelentes cortes. Si preferís alojaros en un palacio he de hacer una mención especial a un impresionante edificio de arquitectura diocechesca rodeado de tranquilidad, antigüedades y en un entorno distinguido: el Palácio do Freixo.

 

La Casa del Presidente (Ávila). Ideal para disfrutar de un fin de semana especial y de una escapada a pocos kilómetros de Madrid. La Casa del Presidente es un hotel boutique de tan solo diez habitaciones que fue la antigua casa de Adolfo Suárez (su despacho se mantiene intacto y es donde se hace el check-in) y cuyos muros han sido testigo de sucesos históricos. A las estancias y salones no les falta ni un detalle, el porche es una preciosidad y el servicio, impecable. La piscina, junto a la muralla, es una joya. Buenísimos (e instagrameables) sus desayunos caseros que elaboran con productos de cercanía, como el pan de La Tahona de Sotillo, mermeladas artesanales, miel de El Barco, quesos de Gredos… Elige la suite abuhardillada denominada Felicidad porque ofrece las mejores vistas.

Londolozi (Sudáfrica). Una de las escenas que todas deseamos protagonizar es un despertar con vistas a tierras africanas. Sentir la emoción que supone detener tu 4×4 para ceder el paso a una familia de elefantes, observar de cerca la imponente piel moteada de un guepardo o escuchar el rugido de los leones al anochecer, son algunas de las sensaciones que perdurarán en tu memoria. Si puedes debes alojarte en una reserva privada: ofrecen el mismo paisaje, la misma fauna (puesto que los animales deambulan libremente), pero la circulación únicamente está autorizada para sus vehículos que pueden salirse de los caminos marcados. Incluso tienen prohibido apiñarse más de tres jeeps alrededor de los avistamientos. La reserva privada más prestigiosa es Sabi Sands. Si quieres darte un capricho alójate en uno de sus lodges más exclusivos: Londolozi.

Pousada de Lisboa (Lisboa). Está situado en el centro de la plaza del Comercio, corazón de la ciudad. El entorno de lujo del Pousada de Lisboa  se completa con unas instalaciones decoradas al detalle, unos desayunos estupendos y un servicio a la altura. Además, si quieres probar algunas de las mejores carnes de la ciudad no tienes que salir de sus instalaciones: su restaurante Rib Beef&Wine ofrece buenos cortes y una carta interesante a precios estupendos. Déjate aconsejar y marida la cena con vinos portugueses. ¡Y no te pierdas sus postres!

Los tres nuevos restaurantes que tienes que visitar  

Con la llegada del mal tiempo se reducen las opciones de disfrutar al aire libre; por lo tanto, uno de los mejores planes de ocio es disfrutar alrededor de una mesa. Hoy os recomiendo tres de mis últimos descubrimientos gastronómicos. Además, cada uno es perfecto para un tipo de plan distinto.

Para las amantes del mejor producto. Aunque acaba de celebrar su primer aniversario, yo acabo de conocer el restaurante Roostiq y me ha encantado. ¡Lo he visitado tres veces en apenas un mes! Si os gusta la cocina basada en el producto de excelente calidad, este es vuestro sitio. Y sirve, posiblemente, los mejores tomates que yo haya probado en Madrid en los últimos tiempos. Llegados diariamente desde sus huertas de Ávila os vais a deleitar con su sabor y su textura perfecta. Están tan buenos que solamente necesitan un chorrito de AOVE y unas escamas de sal. Desde sus dos fincas abulenses también traen hortalizas, pollos de corral, carnes y embutidos de cerdos de bellota. La carne de ternera la proveen desde Guikar, que siempre es garantía de calidad premium (excelente la chuleta “selección” y la picaña). Las verduras son otro de sus puntos fuertes: estupendas las alcachofas confitadas en horno de leña y muy buenos los puerros. Son famosos sus torreznos: no están elaborados de la manera tradicional, pero merecen la pena. También presumen de elaborar unas pizzas de aplauso. Para finalizar es muy recomendable la piña a la brasa. ¿Lo mejor? Los precios resultan ajustados para la calidad que ofrecen. La decoración y el ambiente son muy acogedores. Pide mesa en el salón del fondo, junto a la cocina a la vista.

Cena romántica y con mucho estilo. Maravilloso el restaurante Haroma del Relais&Chateaux hotel Heritage. Además, con una carta diseñada por Mario Sandoval, el éxito gastro está asegurado. El entorno, decorado por Lorenzo Castillo, es precioso. El salón, rodeado de grandes ventanales a pie de calle, resulta elegante y acogedor. ¡Un enclave en el que apetece quedarse! Mezcla tejidos, materiales nobles y obras de arte. Incluso los paneles de seda están pintados a la manera del siglo XVIII francés a juego con la vajilla. Podéis comenzar con un delicioso arroz meloso con codorniz, el guiso de setas de temporada con trufa blanca, yema de huevo poché y foie (una auténtica delicia) o la bullabesa de pescado y moluscos gallegos. Como principales el cochinillo confitado sobre terrina de vegetales ahumados y encurtidos y la costilla glaseada de Angus con pure de patata, naranja y curry de Jaipur son imprescindibles. Por cierto, el Heritage acaba de poner en marcha un plan perfecto para las tardes invernales: el ritual del té acompañado de scones recién horneados, una copa de champán, sándwiches variados y una irresistible selección de dulces. Todo ello servido en exquisitas vajillas inglesas clásicas. ¿Quién puede resistirse?

Plan divertido con amigas. Acaba de abrir sus puertas Pathio en uno de mis lugares favoritos de la capital: la plaza de Santa Bárbara.  Un restaurante de cocina mediterránea con una carta muy divertida y algunos guiños internacionales. ¿Lo más característico de este establecimiento? Un ambiente desenfadado, ideal para disfrutar de una comida agradable y de su selección de cócteles ambientados con la mejor música con DJ en directo. Tiene diferentes ambientes, desde una zona lounge que da la bienvenida al local con sofás para compartir copas, tapas y raciones, hasta otra zona formal para las mesas del restaurante. Al fondo de la sala y en diferente altura cuentan con gran reservado para eventos privados, además de la cocina vista que preside el salón. También tiene terraza abierta durante todo el año. Lo mejor es pedir platos para compartir (como la ensaladilla meneada con huevos a baja temperatura, los tacos de pollo especiado con salsa de tomatillo verde y aguacate, flor de alcachofa a la plancha con romescu, canelón Wanton de rabo de ternera con salsa suave de boletus, el tiradito de presa Café de París con encurtidos o la picaña a la brasa con patatas confitadas). ¡Y tienes que disfrutar la velada disfrutando de una copa en buena compañía!