‘Edo Wonderland’ o sumergirse en el Japón medieval

Hay un lugar en Japón en el que uno se puede sentir medieval. Un lugar en el que está permitido vestirse con ropajes antiguos, entrar en la casa de un samurái, practicar tiro con arco montado en un caballo y pintarse como una Geisha. Ese lugar se llama Edo Wonderland y hoy vamos a pasearnos por él. No es un parque temático al uso tal y como nosotros lo entendemos, pero sí es un terreno de 50 hectáreas dedicado a los usos y costumbres de la era dorada del periodo Edo, conocido como ‘Genroku’. Está a pocos kilómetros de Nikko, importante ciudad a la que se llega tras dos horas en tren desde Tokio y es una delicia que os llenará el álbum de fotos. Probad a vestiros con kimono o yukata antes de entrar y a partir de ese momento dejaros llevar…

Dentro del reciento hay actividades de todo tipo relacionadas con los quehaceres diarios de ese momento histórico. Por ejemplo, vamos a aprender cómo se maneja una espada samurái. Nos darán clase y luego podremos practicar con algunos de estos guerreros en vivo…Y ya que estamos, vamos a visitar una de sus casas…Veremos dónde comen, dónde duermen y la simpleza de sus habitaciones…Uno de los ‘acting’ más recientes y a la vez más exitosos es el de tiro con arco desde un caballo. Es gratuito, pero hay que inscribirse en una lista porque las plazas son limitadas…Era uno de los ejercicios que requería más disciplina y entrenamiento: aprender a dar en el blanco mientras cabalgábamos sobre un jamelgo.

Pero antes de hacerlo es probable que os encontréis con Juan Luis, un francés que ha vivido en España y que hace un año decidió comentar su aventura japonesa calzándose un traje de samurái. Nos dice que está contento, que le gusta el país y que todavía estará un tiempo en Oriente haciendo fortuna… Si tenéis curiosidad en toda la estética Geisha no debéis de dejar de maquillaros como una de ellas. En una de esas casetas podéis reservar cita a un módico precio. El carmín de los labios proviene de una planta llamada ‘sunfflower’. Es amarilla con las esporas rojas y son estas las que se recogen para elaborar el pigmento.  Su intensidad es moderada así que hay que aplicar varias capas para conseguir el tono deseado. ¡Animaros que es increíble maquillarse como una oriental!. 

Los recién casados son habituales de Edo Wonderland, pero también los niños para quién se han pensado distintas actividades orientadas al disfrute y la interacción de los pequeños. Por ejemplo, pueden convertirse en policías Edo, ‘okappiki’, y portar su porra, ‘julte’, para cazar delincuentes. También está en su mano aprender la disciplina de los espadachines y convertirse en un atacante de primera dominando las técnicas ‘kenjutsu’. Para pequeños y mayores está la Prisión Kodenma, un centro de detención de criminales, el Templo Jigoku, lleno de fantasmas y demonios, y la Exhibición Kanuchi Swordsmith que revela todos los secretos de la Katana, la espada de guerra más fuerte de toda la historia…

Aunque sin duda las estancias más populares son las que tienen que ver con los ninjas, especie de agentes secretos cuasi invisibles que según la leyenda dominaban toda suerte de artes marciales para escabullirse o atacar a los enemigos del país nipón. Su casa Kai Kai Ninja, está llena de secretos y de espacios móviles que tendréis que descubrir, y su exhibición es una de las más demandadas por sorprendente e inquietante. Cada hora tenéis un pase…Aseguraos de coger sitio porque siempre se llena. 

Igual de importante que el viaje son las personas que nos encontramos en el camino. Antes os he presentado a Jean-Louis, ahora quiero que conozcáis a Michael No. Australiano de padre coreano es una persona que durante toda su vida ha bailado entre culturas muy diferentes. Llegó a Japón hace 7 años y lleva en ‘Edo Wonderland’ 6 temporadas trabajando para que el parque sea conocido fuera de la provincia de Tochigi. Toda una proeza cuando se trata de unir dos mentalidades tan diametralmente opuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *