Granada y León, las perlas Nicaragüenses

Se fundaron con apenas unos meses de diferencia, son hermanas y a la vez rivales, pero también las dos ciudades más importantes y visitadas de la Nicaragua que se empieza a abrir al mundo para enseñar todas sus riquezas…Granada y León gozan de un vínculo particular…Visitamos estas dos urbes, coloniales y bellas en las que os vais a querer quedar.

LEÓN, LA SEÑORIAL

El Conquistador Francisco Hernández de Córdoba fue el fundador de las dos con pocos meses de diferencia. De él precisamente toma el nombre la moneda nacional. Murió en León, ajusticiado después de que fuera acusado de traición. Y por León vamos a comenzar nuestro recorrido, por su inmensa Catedral, la más grande de Centroamérica. Tras sus torres achatadas se esconde una basílica con 32 cúpulas repartidas por 5 naves. Aunque la vista más curiosa es la que se contempla en el tejado: un inmenso mar de formaciones cónicas surcando la cubierta. Al lado del campanario, 2 atlantes de grandes dimensiones y una vista privilegiada sobre la Plaza Principal por la que trascurre la vida a paso lento. Bajamos de nuevo a la Catedral donde se expone el ‘Cristo Negro’, considerada una de las estatuas más antigua de Nicaragua con más de 400 años y el ‘Cristo bajado de la Cruz’, obra de gran devoción popular ya que hay quién cree que tocar el marco de la imagen otorga buena suerte y energía. Aquí están enterradas hasta 25 personalidades importantes del país, pero sin duda el más conocido es el insigne Rubén Darío, poeta universal y Príncipe de las Letras Castellanas. Su entierro duró una semana y sus restos mortales se encuentran guardados tras una lápida con su firma y un León triste y cabizbajo, símbolo de la ciudad que le vio crecer y morir. Darío vino con su madre a vivir a casa de unos tíos después de que el matrimonio de sus progenitores se rompiera. Aquí pasó el intelectual gran parte de su infancia…Fue en una casa que hoy se ha convertido en un museo visitado por turistas y escolares de todas las edades.No se pueden hacer fotos de las habitaciones (allí se encuentra la cama en la que falleció), aunque cada una de ellas os ayudará a comprender una faceta distinta de este nicaragüense universal que sin carrera universitaria, se codeó con la intelectualidad de todos los países en los que vivió y en los que recaló como diplomático. Un hombre de una sensibilidad especial que nos ha dejado grandes obras para la lectura. Claro que el mejor homenaje que se le puede hacer es ‘patear’ su ciudad y recorrer el Mercado Central, lleno de puestos de frutas, verduras y todo tipo de artilugios necesarios para el hogar; y después disfrutar con un ‘raspado’, un delicioso dulce típico a base de leche, fruta y azúcar…Y si tenéis suerte entreteneros con una exhibición de danza de ‘Sol de su tierra’, un grupo folklórico que os encantará…León da para mucho: Más de 13 iglesias, entre ellas la de la Merced, la Recolección, la del Calvario y la de San Juan entre otras; el Museo de la Revolución, el Teatro Municipal José de la Cruz Mena o el Fortín de Acosasco desde donde las tropas de Somoza controlaron la ciudad, son otros de los puntos clave de León, la de Nicaragua, también llamada ‘la Universitaria’ o ‘la Metropolitana’, una de las dos ciudades por las que hay que obligatoriamente hay que pasar cuando se pisa el país.

GRANADA, LA COLONIAL

‘La Gran Sultana’ tiene el encanto de la ciudad que ha sido apenas tocada desde hace décadas. La magia de imaginarte a los burgueses y señores de siglos pasados caminando por sus calles y plazas, ‘platicando’ y socializando entre edificios coloniales. La Catedral es el principal, obviamente…Majestuosa se alza en el Parque Colón o Parque Central, fundado en el siglo XIX y ornamentado con una gran fuente de estilo europeo traída desde el Reino Unido. La Seo es moderna, la que contempláis se finalizó en el siglo XIX porque tenéis que tener en cuenta que la ciudad fue castigada duramente en el incendio del pirata William Walker, aunque esa historia vendrá más adelante…Por lo pronto tenéis que saber que la Basílica es nueva pero muy venerada por los lugareños porque dentro se encuentra la imagen de la Patrona de la Ciudad, la Purísima Concepción. Pegada a la parte trasera del templo hallaréis una gran casa, la de los ‘Pellas’, la familia propietaria del Ron Flor de Caña, para mí el más delicioso del mundo. Fue la más elegante de la ciudad, aunque hoy en día funciona como Banco. Para seguir entendiendo las importantes fortunas que en su vía habitaron estas calles acercaros a la Casa de los Leones, uno de los ejemplos más importantes de arte barroco y también a la actual Casa de la Cultura, que fue el antiguo ‘Club’ en el que se reunían los adinerados del siglo XIX.El actual Ayuntamiento, también ubicado en la misma plaza fue una mansión donada, que ahora funciona como edificio público, pero cuya visita es interesante. Las Calles de La Libertad, de La Calzada y La Real Xalteva son las más importantes y en ellas encontraréis tiendas, comercios e iglesias como ‘La Merced’, basílica de larga y azarosa vida. Levanta en el XIV con materiales sencillos como la paja y la madera, fue reconstruida posteriormente y saqueada por el Pirata Morgan primero y quemada por el filibustero William Walker, un hombre que vivió en Granada, en un precioso edificio que actualmente es el ‘Hotel la Gran Francia’, pero que no tuvo piedad con el lugar ni sus habitantes porque lo prendió fuego antes de abandonarla.Las vistas que os ofrece la iglesia desde lo alto son estupendos…El esfuerzo de las escaleras merece la pena. La ciudad que veis fue muy disputada entre bandidos, saqueadores y tropas extranjeras, así que a nadie le sorprenderá que uno de los edificios más antiguos sea el Fortín de la Pólvora, el único que queda de pie de las 3 construcciones militares que hubo.Walker también pasó por el Convento de San Francisco, actual museo de arte precolombino, y antiguo cuartel del filibustero que atemorizó a la ciudad pero en la que dejó una huella imborrable que también podréis encontrar muy bien explicada en guías como la de Anaya Touring que a mí me marcó gran parte de la ruta. León y Granada, Granada y León. Da igual el orden, da igual la época, no os podéis perder dos ciudades tan hermosas, tan diferentes, tan abiertas y con tanta riqueza de todo tipo…Ellas solas bien valen emprender un viaje de miles de kilómetros por todo lo que os pueden ofrecer. ¡Buena estancia!

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *