¿Cuántas veces hemos oído lo de “madre sólo hay más que una”? Yo, millones de veces y me imagino que vosotros también.  Una madre no se puede sustituir por nada del mundo, por eso tenemos que cuidarla, valorarla y respetarla cada día de nuestras vidas.

A veces pienso en lo difícil que es serlo, ¿verdad? Las dudas que les deben entrar acerca de si lo  están haciendo bien o no, etc. Está claro que no existe un  manual que  nos enseñe  “cómo ser una buena madre”, aunque sí es cierto que hay millones de libros que nos dan una orientación, pero todo es muy relativo. Casi todas tenemos en nuestro interior  ese instinto maternal  (algunas más desarrollado que otras, eso está claro) que  va floreciendo en el momento que nos ponen a nuestro bebé en los brazos.

El caso más cercano que tengo es el de mi hermana Mónica que fue mamá hace dos años y ella siempre me dice que es una sensación que no se puede describir con palabras.  Pero independientemente de que seamos  madres o no, todos y todas tenemos una madre. Las madres nos dan esa fuerza para enfrentarnos al mundo. Yo he tenido la suerte de tener unos padres maravillosos, han sabido educarnos, respetarnos y a su vez darnos la libertad para desarrollarnos. Por eso cada día que me levanto,  doy a las gracias a la vida por tener unos padres maravillosos y de poder seguir disfrutando de ellos.

Desde aquí os invito a que no dejéis  pasar ni un solo día  sin decirles lo mucho que les queréis.

Bueno, y si estáis pensando en hacerle algún regalito a vuestra madre, os dejo algunas ideas por si os pueden ayudar…¡¡¡Espero que os sea útil!!

 

Bolsos:  Matties Bags

 

Velas: La grande de Baobad y la pequeña #conmuchosoul es de Slowlove

 

Cepillo limpiador para el rostro de Clarisonic y Aceite Corporal Monoí de Tahiti Hei Pia

 

Cactus decorativo: Fnac

 

Pulseras, reloj y pendientes: namdalay.com

 

Libro: “Haz tu propia cosmética natural” ( ecocentro )